Deslices

Deslices

jueves, 30 de julio de 2009

(San) Michael Jackson (y 3)


Neverland se postula como lugar de peregrinación de numerosos fans que acudirán al nuevo culto. En una sociedad descreída, cínica y amoral como la del siglo XXI resulta cuanto menos chocante que se produzcan estas delirantes manifestaciones de nueva fe. Quizás hasta (San) Michael Jackson pueda curar enfermedades o transformar el color de la piel de sus fieles como había sido el principal deseo consigo mismo aun a costa de destrozarse absurdamente como cobaya de las corporaciones dermoestéticas de turno. Al hilo de estas peregrinaciones absurdas, el diario "El Mundo" tuvo la preclara idea de trasladarse al santuario de Lady Di para comprobar el descenso constante y progresivo en el número de visitas. El tiempo, ese inexorable juez que marca los destinos de la historia y de nuestra existencia, demuestra cómo la estupidez mediática nos invade con su irresistible presente, con su voraz hambre de nuevas noticias, de nuevos pedazos de supuestas grandes vidas que son tan miserables como cualquier otra. Los ídolos de barro ascendidos a las alturas vuelven a caer de las torres de Babel de los medios y las palabras se las lleva el viento, aunque siempre nos quede la hemeroteca para avergonzar a los oportunistas, especimen de periodista en crecimiento proporcional al fatuo sensacionalismo de hoy en día.
La máquina pide más y más, mientras continuamos circulando a la deriva, una deriva que desconoce asideros que nos salven, que nos curen del dolor de las tribulaciones de nuestra existencia, que den respuesta a las preguntas de siempre. ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Adónde vamos? Preguntas hoy apagadas por el ruido insoportable de las noticias de primera plana que consiguen evitar ese enfrentamiento cara a cara con nosotros mismos, sin intermediarios ni interrupciones.

miércoles, 29 de julio de 2009

Las Nuevas Criaturas. XIV (4)



Destino salvaje


Chica desnuda, vista por detrás,


En una carretera


Amigos
exploran el laberinto


Película
mujer joven abandonada en el desierto


Una ciudad enloquecida por la fiebre


Jim Morrison. "Una Plegaria Americana y Otros Poemas" (Plaza y Janés, 1998)

martes, 28 de julio de 2009

Hoy en Zamora


Actuación de Maga, que presentan su nuevo álbum "Aforos Limitados". A las 22 h. en la sala Berlín (C.C. La Marina). Anticipada: 7 €. Taquilla: 9€

lunes, 27 de julio de 2009

La Mordaza y El Ojo



Hoy las manos trazan
Un movimiento
¿a dónde van?
A las cuencas de los ojos
En la oquedad de la visión,
hoy las manos simulan
una mordaza sobre el ojo
lo tapan, dadas a no ver
nada extrañan.
El ojo contra la pared de la mano
sigue abierto
sin entender qué hay que ver
en la piel rugosa, ahora negra.


Teresa Soto. "A Pesar de Todo" (Círculo Cultural de Valdediós, 2009). Varios Autores.

sábado, 25 de julio de 2009

Hoy en Llanos (Aller)



Festival Parrilla Rock con: Sonido Alfredo, Chiquita y Chatarra, Las Nurses, Thee Awesome J´haybers, Losone, Daggers, Frikillers, Tetallica, Montañas, Guadalupe Plata, Guadalupe Plata, Fabuloso Combo Espectro. Entrada: 10 €.

miércoles, 22 de julio de 2009

Hoy en Madrid


Javier Colis y Las Malas Lenguas presentan Temblor, un espectáculo en elque dan rienda suelta a su faceta más teatral mezclando poesía y rock.


Un concierto en el que musican poemas de autores como Lorca, Shakespeare,Machado o Giner de los Ríos, realizan versiones de poetas del rock comoCohen o Dylan e interpretan algunas de las canciones de su disco "OtraNube".


En Caixaforum (Paseo del Prado, 36) a las 21 h., entrada 4€.

martes, 21 de julio de 2009

Sombra



Cuando te digan que caí;
Cuando decirte "te quiero"
Sea algo más que estos lamentos
Oxidados;
Cuando Leonard Cohen deje de fumar,
Cuando libertad no signifique hipocresía;
Cuando no existan los teléfonos;
Cuando mi pensamiento no sea azul;
Cuando la película salga velada;
Cuando la música no se distinga de
La monotonía;
Cuando a un gato se le caigan los bigotes;
Cuando los taxis sustituyan la luz verde por
La roja;
Recuérdame,
Cuando no seas más que sombra.


Carlos Iglesias "Nombres Propios" (ASMA, 2007). Varios Autores. Coordinación: José Havel.

lunes, 20 de julio de 2009

(San) Michael Jackson (2).


La histeria generalizada que campa a sus anchas por este siglo XXI ha encontrado en la muerte del ídolo de barro de la música de consumo Michael Jackson el emblema de la retorcida sociedad que se muestra a través de la dislocada pantalla de los medios de comunicación. Con un despliegue superior al de un jefe de estado, se escenificó su funeral como otro escalón más de la recuperación de una memoria que, a poco que se rasque, resulta de lo más sórdido. Pero aquí se trata de vender: el pasado y el futuro. Me alegré de la legislación española sobre menores cuando vi a la hija de Jacko dar sus primeros pasos en el mundo del espectáculo, bien secundada por un clan siniestro, abyecto. Digo que me alegré porque en nuestro país no sería posible ver el rostro de la menor. ¿Es que no escarmientan? ¿Es que los Jackson, no contentos con haber destruido la infancia de muchos de sus miembros, pretenden continuar la tarea con esta pobre niña...? Niña que también sirve para alimentar la incontenible bola de nieve de rumores: ¿Es realmente su hija? La basura se hace un hueco para extraer más migajas millonarias de los incautos que piquen en el indigesto nuevo culto.
En cuanto a los medios de comunicación, los mismos que habían propuesto primero el linchamiento masivo del pederasta, posteriormente, el olvido de tan siniestro personaje, acabado en lo poco creativo que un día tuvo e inmerso en un presente caótico e indigno, esos mismos medios de comunicación emprenden la loa desmesurada, hiperbólica, de sus hazañas. Porque de música nada, oiga. Se quedan en la superficie, como la mayor parte de las veces, en la anécdota, en el chascarrillo, en la explotación de la superficie, en ese sensacionalismo ya asumido por desgracia y totalmente indigesto para cualquiera con dos dedos de frente. Tengo una recopilación de barbaridades escritas o dichas al respecto, pero no deseo aburrirles más de la cuenta con ello. No puedo, sin embargo, obviar la de un sujeto que hablaba del buen gusto de Jackson, ¡por haber comprado los derechos de las canciones de los Beatles! Una vez más, confundiendo churras con merinas. Recuerdo, además, la poca gracia que les hizo a los componentes vivos del grupo británico dicha adquisición...
Y el proceso de canonización del infausto personaje camina viento en popa a toda vela, claro. Si no, al tiempo.

domingo, 19 de julio de 2009

El Túnel



El americano alzó la pistola con dificultad. No lo veía, pero sabía dónde estaba por los gritos y los pasos. Una cortina roja le enturbió los ojos y no disparó. Los golpes de los tacones de El Bujías eran audibles.
La ametralladora comenzó antes que el reflector. Lo vio girar en medio de un cono de luz, como si bailara, caer al suelo y luego levantarse. La luz se mantuvo fija en él y pudo ver cómo movía una pierna antes de quedarse completamente inmóvil.
"Tenían los reflectores", fue lo último que pensó.


Juan Madrid "Un trabajo fácil" (Barcelona, Alfa Ibérica, 1984).

sábado, 18 de julio de 2009

Recuerda que eres mortal



En la mente de Salinas se amontonaban las palabras de la chica y las que recordaba del comisario Rebollo, de Max, de su visita a Font Romeu. Todo se movía por entre un vaivén de dudas, "qué difícil encontrar terreno firme en el que apoyarme. He sufrido esta sensación cada vez que me han endosado asuntos de droga. Todo parece falso. Mentiras de laboratorio junto a mentiras delirantes... Y vaya lío con Ernesto: que si le gustaban sólo las drogas exóticas, que si se empeñaba en llamarlas naturales, que si lo de la cocaína le valía para que le pusieran la etiqueta, que si no tomaba droga sintética, que si la consideraba un sucedáneo. -Súbitamente irrumpió la imagen de Sonia-: La doctora esa admitió que usaba china white en su cocina de droga y... Ernesto murió precisamente de un subidón de china white... ¿Por qué me lo diría esa pajarraca...? Quizá por miedo de que localizásemos a su proveedor... O por miedo de que cantara alguno de sus clientes y la muy cuca haya preferido adelantarse a los acontecimientos. Pero..., ¿de qué cliente podría tener miedo? ¿Quién estará metiéndose ese trueno en vena...? ¿Quién? Porque..., Lic, está claro que es un cañonazo que te deja hecho polvo... Vamos a ver, ¿quién está hecho polvo? -Y tomó cuerpo una idea-: Max. Max está destrozado, parece ido...


Pedro Casals "Recuerda que eres mortal" (Plaza y Janés,1998).

Hoy en Gijón


Métodos de Danza fue uno de los grandes grupos del rock asturiano en los 80. Hace unos meses, reaparecieron en el Felguera Friends Festival y ahora se presentan en la Carpa del Noise en la Semana Negra de Gijón a partir de las 19:30 h.

viernes, 17 de julio de 2009

Una mujer en la oscuridad



Se le torció el tobillo y se cayó. El viento del sur, que soplaba colina abajo azotando los árboles del borde de la carretera, apagó su exclamación hasta un suspiro y le arrebató el pañuelo haciéndolo desaparecer en la oscuridad. Ella se fue sentando despacio, apoyándose en la grava con las palmas y girando el cuerpo hacia un lado para liberar la pierna que se le había quedado debajo.


A sus pies, en el camino, yacía su zapato derecho. Al ponérselo se dio cuenta de que le faltaba el tacón. Miró atentamente a su alrededor y luego empezó a buscar el tacón, a gatas colina arriba, cara al viento, con una mueca de dolor cuando tocaba el suelo con su rodilla derecha. Abandonó pronto e intentó romper el tacón del zapato izquierdo, pero no pudo. Volvió a colocarse el zapato y se puso en pie, de espaldas al viento, recostándose contra la violencia del viento y la propia pendiente del camino. El vestido se le pegaba a la espalda y revoloteaba ante ella. El pelo le azotaba las mejillas. Apoyándose en la punta de su hinchado pie derecho para compensar el talón perdido, siguió cojeando colina abajo.


Dashiell Hammett "Una mujer en la oscuridad" (Ed. Debate, 1988).

jueves, 16 de julio de 2009

Escenas de un Crimen



-¿Tienes novia? ¿Más guapa que esa? ¿Te preocupa ella?
-Vamos a casarnos. El domingo.
-Ya. Anula la boda. Déjala que viva su propia vida.
(Suena un móvil)
-¿Su jefe?
-No tengo jefe. Steven es mi socio.
-¿Su socio?
-Mi socio. Sí, Steven.
-¿Es un pez gordo?
-Yo, en tu lugar, le llamaría.


"Escenas de un crimen" (2001). Director: Dominique Forma. Intérpretes: Jeff Bridges, Jon Abrahams, Noah Wyle, Madchen Amick, Peter Greene.

miércoles, 15 de julio de 2009

Días de guardar


-¿Ha visto usted cómo iba provocando esa? -me pregunta el taxista, un canijo con muchas patillas y unos dientes con más sarro que la hostia.
-Ya lo creo, ya -le digo por decir algo.

Mal asunto. Coge confianza y pega la hebra conmigo.

-¡Ay, si yo le contara! -exclama. Luego agrega: - ¿Adónde vamos?

Joder, siempre hago las cosas al revés, siempre me da por poner el carro antes que los bueyes. Es una mala costumbre que tengo. A ver si me conciencio de una puta vez que los taxis se cogen después de que uno haya decidido adónde coño va.

-¿Adónde vamos? -me insiste el tío.
- A Capitán Haya -le respondo a vuela boca.

Pone en marcha el coche y repite por si no me enteré antes:

-¡Ay, si yo le contara!

Si hay algo que me jode en esta vida es un tío que anda con secretitos y suspenses. Coño, si tienes algo que contar, cuéntalo. Como lo pienso se lo digo. Con su poquita de mala leche y todo.

-Coño, si tiene algo que contar, cuéntelo.

Me mira de reojo y no sabe cómo reaccionar. Mingurri habemus. A éste lo pesca el Menéndez con los ojos cerrados, que ya es decir.

-¿No me iba a contar algo? -le pregunto con la misma acritud de hace un segundo.

Está un momento callado, pero un bocazas es un bocazas. Así que, tras rumiarlo, me suelta en plan Ortega y Gasset:

-Las mujeres son la hostia.

Muy original, sí, señor.

-Son la hostia -dice pluriempleándose y haciendo él mismo de eco.
-¿Por qué dice usted eso? -le pregunto, pasándome de gilipollas.
-¿Es que acaso no tiene ojos en la cara? ¿No ha visto a esa que bajó?
-Claro que la vi. ¿Qué le pasaba?
-¿Que qué le pasaba? -me remeda-. Que iba pidiendo guerra, eso le pasaba.
-¿Usted cree? -le pregunto, incrédulo.
-Si hubiera querido, me la hubiera tirado...
"Encima de mingurri, farolero", pienso.
Ve mi cara de incredulidad y se marca otra de "¡Ay, si yo le contara!". Luego aclara:
-¡Los polvos que habrá conocido este coche!
-¿De verdad? -le pregunto, interesado.
-¡Hombre! -exclama él.
-¿Y por qué, entonces, no se fue con ella y se la fumó?
-Pues porque tenía que trabajar.
Encima de mingurri y farolero, currante.

Carlos Pérez Merinero "Días de guardar" (Bruguera, 1981).

martes, 14 de julio de 2009

Los Alcohólicos



La prendió por los brazos con potentes manos. La obligó a darse la vuelta de un tirón y la apretó, indefensa, contra él. Se quedaron allí, jadeando, el agradable perfume de los cabellos de ella junto al rostro del doctor Murphy, los senos de la señorita Baker estrujados contra el pecho de él, que la atenazaba y le sujetaba las piernas.


Ella se revolvió con intención de soltarse. Lo intentó de nuevo. Y los brazos de Doc se quedaron de pronto sin fuerzas... Ya era inútil dejarlo a aquellas alturas. Lo que estaba haciendo era más que suficiente para acabar con él de por vida. Asalto criminal. Asalto e intento de violación. Ahora ya le daba lo mismo, de modo que podía seguir adelante.


Bien podía... pero incapaz de hacerlo.


Le propinó un último y débil cachete en el trasero y se dispuso a levantarse. Pero la señorita Baker, frenética, se agitó con tal de eludir el golpe. Y de algún modo -el doctor Murphy no supo muy bien cómo ocurrió- se encontró con la señorita Baker debajo de él. Toda la suave y cálida maravilla de aquel cuerpo servía de almohadón al suyo. Y ella lloraba de un modo curioso e indefenso; y las manos ansiosas de la enfermera parecían acariciar más que sujetar.


Y el doctor Murphy -que nunca se había rendido al doctor Murphy que nunca se le había permitido ser-, el mismo Doc que se había sentido impulsado a golpear al apaleador de perros, a apuñalar al camarero insolente y a cobrarse de aquella insolente de Bellevue, aquel Doc -al que nunca se le había dejado en libertad para resolver una situación de forma satisfactoria- tomó el control de la situación.


Los ojos de la señorita Baker se abrieron de par en par a causa de un súbito terror. Luego volvieron a cerrarse, mientras los pechos se le hinchaban y temblaban sobrecogidos por un sollozo estremecedor. Jadeó. Gimió.
Emitió un débil grito.


...Todo pasó, al parecer, tan aprisa como había empezado; pues tanto tiempo había sido rechazado el Doc sumergido. Luego, una vez que se salió con la suya, huyó, dejó que el otro Doc -su cauta, segura y cuerda víctima- se enfrentase solo con aquella inevitable y horrenda música.


Se sentó al borde de la cama, tembloroso, taciturno, avergonzado y presa de cierto presentimiento. No se atrevía a mirarla. Era incapaz de hablar. Sólo acertaba a quedarse allí sentado mirando fijamente al suelo, mejor dicho, mirando fijamente el futuro y la inevitable desgracia que se avecinaba; condena a prisión, pérdida de la licencia para ejercer, pérdida de todo.


Oh, desde luego, ella tenía todo lo necesario para hacerlo. Doc no exgaeraba en nada la gravedad de la situación. A una virgen, cosa que él siempre había imaginado que era la señorita Baker, no le resultaría nada difícil arreglárselas para quitarlo de en medio. Sería inútil defenderse, aún en el caso de que él hubiera tenido ganas de defenderse.
-Bueno -dijo por fin; luego esperó un poco-. Bueno, ¿por qué no dice algo? Haga lo que sea y acabe de una vez.
Silencio.
-Oh -continuó él-, está bien. Me marcharé. Así podrá usted llamar a la policía.
Silencio aún.
-Si quiere llamo yo. Yo... ¿quiere que llame a un médico? Yo...
-Eztúpido -dijo la señorita Baker-. Erez un hombre muy eztúpido. Yo ya tengo un médico.
Y lo rodeó con los brazos.


Jim Thompson "Los Alcohólicos" (Ed. Júcar, 1987).

lunes, 13 de julio de 2009

(San) Michael Jackson. 1


Estos días de junio han sido un vía crucis para quien suscribe, padeciendo todo el bombardeo mediático que la figura de Michael Jackson y su muerte han sembrado en un insoportable regreso a esos tiempos a los que jamás quisimos haber regresado. Porque lo peor de mi vida está asociado a esas anoréxicas melodías descafeinadas que tanto furor hicieron entre las anorgásmicas pijas de nuestra generación. Lo único que justificaba nuestra presencia en aquellos infectos bares pijos era esperar su presencia, mientras nos tragábamos esas melodías de funkie rítmico light, los estúpidos bailes, un insulto para grandes del soul negro como Otis Redding o Sam Cooke, y ya no hablamos del blues de Robert Johnson o Muddy Waters, un compendio de música "negra" (dicho sea sin connotaciones racistas) donde la amalgama de Jacko supo unir funk light, sonido Filadelfia y pop rítmico sin salirse del guión marcado por unas discográficas entonces poderosas, que podían comprar a todos los periodistas del universo con viajes de fantasía a las cunas de la movida.


Pero pasó el tiempo y la gallina de los huevos de oro se quebró, y las indies renacieron. Jacko había aplacado la revolución punk y, sobre todo, su hermano pequeño, el powerpop de Paul Collins Beat, Joe Jackson, Elvis Costello, y tantos otros, pero la desazón entró por un resquicio y, pronto, la gente supo distinguir entre la música de consumo -la variable de lo que había sido el glorioso pop-, el pop y el rock. Y entonces, triunfaron Nirvana y devolvieron al rock su sitio.
Jackson prosiguió su tarea de autodegradación, casi tan flagrante como su música hasta llegar a un punto de no retorno en el que sus adicciones le poseían de tal manera que era imposible vivir. Como él mismo expresó, en una de esas declaraciones que tratan de solaparse, pero que un monstruo de semejante calibre no puede esconder.


Aparte de que sus "logros" musicales sólo hayan servido para degenerar el mundo del pop, hoy transformado en música de consumo; aparte de que su fantasmagórica figura permita renacer a los programas más abyectos de la telebasura; aparte de que ver todo lo relativo a su persona comentado por oportunistas presentadores de telediario, incapaces de cualquier dimensión histórica y pendientes de lo que hace tiempo ya hubiéramos llamado sensacionalismo y hoy es práctica periodística común; aparte de eso, Michael Jackson me sigue pareciendo insignificante no ya en lo musical -responsable indirecto del pop de los 80 anestesiado, morfinómano- sino en aquello que hoy se ha derivado en conocer como telebasura. Y que, a costa de la costumbre, ya no nos espanta como debería.


¡Ah! Y me olvidaba que pronto llegará la canonización del que hasta ahora era un (presunto, y degenerado) pederasta.
Hay que...

domingo, 12 de julio de 2009

Get Carter (Asesino Implacable)



-Fue entonces cuando dijo que se mataría. Luego he visto que hablaba en serio.
-No puedo creerte. Frank no era así. Soy yo el malo de la familia, ¿recuerdas?
-Es la verdad, ¡tienes que creerme!
-¡Maldita zorra! ¡Frank era demasiado íntegro para suicidarse! ¿Quién le mató?
-Yo no sé nada.
-Óyeme bien: La única razón para que hay vuelto a esta mierda es para averiguar quién lo hizo. ¡Y no me iré hasta que lo sepa! ¿Entendido, eh?


"Get Carter (Asesino Implacable)" (1971). Director: Mike Hodges. Intérpretes: Michael Caine, Ian Hendry, Britt Eckland, John Osborne, Geraldine Moffat.

sábado, 11 de julio de 2009

Lo que más quieras



Sin el aislamiento de la música, Hierro se encontraba de pronto inmerso en un mundo que le resultaba incomprensible. Parejas idiotas que hacían manitas y despilfarraban sonrisas y piropos que más tarde echarían en falta, en el amargo automatismo del matrimonio. Madres que empujaban cochecitos con niños, mostrándoles un escenario deteriorado que iba a peor, "míralo bien, nene, porque cuando seas mayor todas estas maravillas serán basureros y ruinas". Hombres poseídos por el furor del trabajo, enloquecidos por prisas e intereses ajenos, cegados por la necesidad de hacer algo para huir de la angustia de no ser nada. Mundo de gilipollas. Cuando Hierro se quitaba los auriculares, ya estaba deseando volver a ponérselos.


Andreu Martín "Lo que más quieras" (Bibliotex, 1994).

viernes, 10 de julio de 2009

Interior Sala de Estar - Bungalow de Helen



Al entrar Johnny. Al fondo, el murmullo de las conversaciones, las risas y el piano, en el que se ejecuta una música bailable (la habitación tiene forma de "L" , de modo que no todo resulta visible desde la puerta). La Rubia cierra.


RUBIA: ¿Cómo te llamas, guapo?
JOHNNY: Carpenter. ¿No vive aquí mi esposa?


La Rubia lanza un grito de satisfacción.


JOHNNY: ¿Qué es lo que te parece divertido?
RUBIA: ¡Eh! ¡Escuchen! ¡Miren a quién encontré! ¡Al marido de Helen!


Un silencio parcial subraya la frase. La gente se vuelve para mirar.


RUBIA: (Cogiendo a Johnny por el brazo) ¡Pasa, precioso! Permíteme que te presente a tu esposa. ¡Helen, querida! ¿Cómo no me habías dicho que tenías algo así?


Se dirigen a la sala de estar donde se encuentra HELEN CARPENTER, de pie junto a EDDIE HARWOOD. Helen es una morena delgada y elegante, muy bonita y que no está demasiado sobria. Cuenta alrededor de veintiocho años; Harwood es mayor: frisa los cuarenta. Es una animal de buen aspecto, sólido, duro. Helen toma conciencia de la situación cuando él la sacude; dedica a Harwood una mirada superficial.


HELEN: ¡Descanso!


Se aproxima a Johnny.


HELEN: Johnny, ¿por qué no me avisaste?
JOHNNY: Quería darte una sorpresa.


La Rubia se coloca junto a Johnny.


RUBIA: (En voz alta, dirigiéndose a los presentes) ¡Quería darle una sorpresa! ¡Es una broma... o es una broma!


Uno de los invitados coge a la Rubia por el brazo y la aparta. Johnny ha dejado a un lado su maleta y ha abrazado a Helen, pero aún no la ha besado.


JOHNNY: (Con gentileza) Hola, Helen. Ha pasado mucho tiempo.
HELEN: Demasiado, Johnny.


Se besan y se separan.


HELEN: Johnny, te presento a Eddie Harwood.
JOHNNY: Encantado de conocerle, Mr. Harwood.
HARWOOD: Me han hablado mucho de usted.


Los dos hombres se estrechan la mano y se miran. El rostro de Harwood refleja una fría sonrisa, un tanto despectiva. Reaparece la Rubia.


RUBIA: (A Helen) ¿No es hermoso?
HELEN: (Con frialdad) Sí.


Helen se vuelve y se retira.


HARWOOD: (A Johnny, como si nada hubiese ocurrido) ¿Quiere beber algo?
RUBIA: No preparado por ti, desde luego. Yo le prepararé una bebida maravillosa. (Se va)


Johnny se acerca a Helen, que se vuelve para mirarle de mala gana.


HELEN: No llevas uniforme.
JOHNNY: Me han licenciado. Piensan que ya he tenido bastante. Buzz y George también están fuera. Buzz fue herido. George tiene los ojos afectados.
HELEN: ¿Buzz y George?
JOHNNY: Solía escribirte acerca de ellos. ¿No lo recuerdas?
HELEN: (Rápidamente) Oh, sí, claro. Es estupendo que hayas vuelto, Johnny. (Eleva la voz) Por favor, venid todos a conocer a mi marido.


El grupo la rodea.


HELEN: Teniente John Carpenter, de la Armada de los Estados Unidos. Acaba de regresar del Pacífico Sur.


La gente se apiña en torno a Johnny.


TODOS A LA VEZ: Encantado de conocerte.

Helen ha de estar muy orgullosa.
¿Cuánto tiempo ha pasado fuera?
Debe parecer toda una vida.
Etc.


Johnny sonríe, da respuestas tontas y termina por volver a coger su maleta.


JOHNNY: (A Helen) ¿Puedo dejar esto en alguna parte?
HELEN: Desde luego. En el dormitorio.


Le indica dónde. Johnny vacila, esperando que ella le acompañe. La muchacha no se mueve. Al cabo, él se vuelve y se encamina hacia el dormitorio. Helen le sigue con la mirada durante un momento... luego ENTRA EN ESCENA Harwood.


HARWOOD: Será mejor que me vaya.
HELEN: ¿Por qué?
HARWOOD: La razón me parece bastante evidente.


Se retira en el momento en que la Rubia llega, con una copa en la mano, buscando a Johnny.


RUBIA: Eh...¿dónde está? ¿Adónde se ha ido?


Mira hacia el dormitorio y se dirige a él.

Raymond Chandler "La dalia azul" (Plaza y Janés, 1987).

Hoy en Gijón


Los mierenses Helltrip poseen uno de los más fieros directos que se pueden disfrutar en la actualidad. Estarán en la Carpa del Noise dentro de la Semana Negra de Gijón, a partir de las 23 h. También actuarán Hangin´ Balls y The Kids Of Sewers.

jueves, 9 de julio de 2009

Hoy en Oviedo


Losone son, sin lugar a ninguna duda, una de las formaciones emergentes en Oviedo más interesantes. Hoy estarán ofreciendo otro de sus conciertos en La Calleja La Ciega a partir de las 23 h., entrada libre. Muy recomendables.

miércoles, 8 de julio de 2009

Masturbación



Al borde de la carretera
has quedado
como un gato atropellado.
Tu esperanza se ha largado con otro.
Y ahora es como si tuviera filo,
hasta las esferas y las primaveras.


Al borde de la carretera
has quedado
como un gato atropellado
y parece que te estás muriendo,
pero no,
es el zumo de la vida,
es el sufrimiento.
Tiras piedras a la espalda
de la fantasía
para que no se vaya
escaleras abajo.
Y por el horizonte
van apareciendo las moscas
que mañana se cebarán en ti.


Al borde de la carretera
has quedado
como un gato atropellado.
Los tractoristas te escupen,
los camioneros se ríen de ti,
los motoristas ni te miran.


Al borde de la carretera
has quedado
como un gato atropellado,
con el sol podrido
y una brillante música
en tus tacones,
que atraviesan los planos pulmones
del verdadero gato atropellado.


Javier Corcobado "Chatarra de sangre y cielo" (Ed. Libertarias, 1991).

martes, 7 de julio de 2009

Cut & Roll


Percibo, en ciertas situaciones, la extraña sospecha de que el contacto sensitivo es el que determina el devenir y la forma de las cosas, de que sólo existe lo tangible. Una percepción que se acentúa en lo desconocido.Detrás de la pared contigua puede haber cualquier cosa, desde un salón con cinco mil personas bailando claqué a una piscina olímpica o una cámara de tortura medieval o un pozo infinito o un agujero que te lleve a otro planeta. Lo que no contactas con ninguno de tus sentidos no tiene por qué funcionar tal y como lo hace tu entorno, ni tan siquiera existir. La parte trasera de las cosas no se dibuja, evitando la geometría redundante. El vigilante que asoma tras la esquina puede haberse materializado allí, sin más, y no tiene por qué haber recorrido el pasillo para situarse en esa posición. Podría haber brotado de la nada, en el instante que pasaste junto a aquella columna e hiciste saltar el trigger, que a su vez activó el script que le dio vida; una existencia condicional. Me descubre y dispara. Muero.


Óscar Gual "Cut & Roll" (Dvd Ediciones, 2008).

domingo, 5 de julio de 2009

Historia y supervivencia


AUSTRALIAN BLONDE
Acapulco, Gijón.
30 de junio de 2009.
La celebración del decimoséptimo aniversario del emblemático Soho no podía haber encontrado mejores protagonistas que «Australian Blonde». Sobre todo, para quienes se empeñan en negar la mayor, pensando que todo lo que ocurrió no sucedió realmente. Ahí queda el testimonio fidedigno de una época dorada, pese a quien le pese. Casi desde el primer acorde de «Control», con la que abrieron, se percibía esa emoción de quien ha superado los altibajos creativos para construir su propio camino. Ahí, en ese lugar donde se pueden cantar con la cabeza bien alta temas como «When I look back» es donde «Australian Blonde» han hallado ese espacio para llenar de magia los (grandes) recuerdos que algunos pretenden borrar. Tras unos dubitativos inicios, en los que cayeron «Chance», «Cool dive» o «Berlin 15», todo comenzó a funcionar hasta que para «Lay it on the line» reclamaron a su antiguo componente Tito Valdés y extraer aún más emocionadas sensaciones. El escueto bis se paró en un orgulloso «Chup chup» y en el esencial «I Want You», con Paco Loco rememorando las diabluras eléctricas que le convirtieron en leyenda. Una demostración de que todo lo vivido ha valido la pena y lo que queda por suceder, aún más.
La foto es de mi buena amiga Violeta Riestra.

sábado, 4 de julio de 2009

Hoy en Oviedo


¡¡¡¡¡Llegó el día!!!!!


Vuelve In-Toxic dj a la ciudad. Cargado de vinilos en una sesión que promete muchas y buenas sorpresas.


Summer Vynil Sessión by In-Toxic dj.


Hoy, sábado, 4 de julio de 2009, a las 23:45 h. en La Calleja La Ciega (C/Martínez Vigil).


¡Para no perdérselo!

viernes, 3 de julio de 2009

Hoy en Gijón


El Soho celebra su aniversario (¡nada menos que 17 añitos en la brecha!) y mi buen amigo Carmelo -The Great Big Boss Man in charge- ha preparado un fiestoncio de lo más especial en la Sala Acapulco: djs, regalos diversos y, por supuesto, la actuación estelar de los enormes Australian Blonde. ¡Ganas tengo de verles otra vez!

¡Imprecindibles!


La movida comenzará a la medianoche... (Más info en: http://www.soho-bar.com/)

Mañana en Oviedo


Summer Vynil Session by In-Toxic dj.


¡Vuelve In-Toxic dj a los platos! En La Calleja La Ciega (C/Martínez Vigil) de Oviedo a las 23:45 h. con una sesión muy especial.

jueves, 2 de julio de 2009

A vueltas con la Fábrica de Gas


La comisión de Patrimonio de la Consejería de Cultura ha resuelto sobre el futuro de la Fábrica de Gas de Oviedo y la conclusión no puede ser más decepcionante: Se protege -casi de modo anecdótico- a unos cuantos elementos de la Fábrica de Gas (gasómetro, chimenea, hornos) y se permite la construcción de 95 viviendas. Solución salomónica y que tira por tierra las esperanzas de muchos ovetenses y asturianos de dedicar ese magnífico solar a la cultura. Aquí no hay medias tintas: O cultura, o especulación. Y, como siempre, se tira por la calle de en medio con un híbrido que no resuelve nada, más bien complica las cosas. Con lo fácil que hubiera sido considerar a todo BIC (Bien de Interés Cultural)...
A los políticos suele darles el ataque de cultura en período electoral, y el ataque especulativo una vez superado éste. En Oviedo, las cosas no pueden ir a peor. Me pregunto: ¿No sería más fácil terminar lo empezado? Pásense por aquel proyecto de 2000 casas en El Caleyu, con el asfalto y la iluminación puestos por el Ayuntamiento... Conjunto vacío, nada, un espacio fantasmagórico que ilumina una nueva quimera. La empresa encargada de su construcción (Urazca, creo que era)... quebró. ¿Y ahora, qué? ¿Nuevos edificios fantasmas en la Fábrica de Gas? ¿Por qué no terminan lo comenzado? ¿Por qué esas empresas ansiosas por construir no acaban el proyecto de El Caleyu primero y dejan la Fábrica de Gas para otros fines?
Comentaba que a los políticos se les hincha el pecho con la cultura en período electoral (como en tantos otros aspectos) para luego olvidarse en cuanto termina el recuento de votos. Sabemos que la ciudad de Oviedo tiene unas carencias culturales flagrantes que saltan a la vista con sólo echar un mínimo vistazo: No hay salas adecuadas para conciertos de tamaño medio (mil o dos mil espectadores) y ni el Auditorio ni el Teatro Campoamor son escenarios acondicionados para el rock o, incluso, para el folk; los grupos de teatro reclaman también sus espacios; no hay locales de ensayo ni para músicos ni para grupos de teatro (y no me cuenten lo de los cuatro locales de ensayo de Otero, estamos hablando de ensayos regularizados y semanales, no ocasionales); las salas de cine han desaparecido del centro de la ciudad y ya no hay solución para ésto, sólo el recurso al coche o el taxi... Si rascáramos un poquito, saldrían muchas más carencias en una ciudad que tiene la osadía de postularse como "ideal para la cultura". ¿Qué cultura?
¿Acaso no hay mayor incultura que dejar paso a la piqueta en un entorno de ensueño para la actividad de los creadores como la Fábrica de Gas?

Karl Malden (1912-2009)


A pesar de su dilatada carrera como actor cinematográfico -que incluye un Óscar por Un tranvía llamado deseo- se le recuerda aún más por su papel en la serie televisiva Las Callles de San Francisco donde coincidió con un joven Michael Douglas.


De familia modesta, su padre era de origen serbio y su madre checa.


Un tranvía llamado deseo, La Ley del Silencio, El Pájaro de Alcatraz, Pollyanna, Parrish o Patton, además de Un Verano para Matar -a las órdenes del director español Antonio Isasi-Isasmendi-, son algunas de sus grandes películas.

Bertrand Tavernier



Había tres salas donde se hacía streaptease en el entreacto: el ABC, el Club y el Normandie. Según reza una leyenda, en una de ellas se proyectó "El Acorazado Potemkin. Yo vi la primera película producida por Georges de Beauregard "Touchez pas aux diams" con Howard Vernon... y streaptease en el entreacto. Se debía restaurar esta costumbre. Esto atraería a la gente al cine. También allí vi "Bob le flambeur" de Jean-Pierre Melville y "La calle de la vergüenza" de Mizoguchi, una película que ponía furiosos a los espectadores. Habían ido a ver traseros y se trata de una película extremadamente púdica. Oí a un espectador salido de sus casillas soltar: "y encima ni siquiera hablan francés".


Jean-Luc Douin "Bertrand Tavernier" (Festival Internacional de Cine de San Sebastián, 1999).

Pasado mañana en Oviedo


¡¡¡Vuelve In-Toxic dj cargado de vinilos!!!


Sábado, 4 de julio de 2009, a las 23:45 h., La Calleja La Ciega, Oviedo.


Summer Vynil Session

miércoles, 1 de julio de 2009

La Bola de Cristal



Que pasados veinte años siga vigente La Bola de Cristal, haya dejado su impronta en varias generaciones que todavía consideran hoy que la influencia del programa fue tan benéfica que le deben lo que hoy son, su capacidad de pensar y razonar, su compromiso con el mundo, el carácter ideológico de su criterio y actuación con respecto a la política y a la sociedad, me producen una enorme satisfacción. Si yo fuera Umberto Eco y hubiera acuñado como él el término de perfecto lector lo utilizaría para calificar a todos los fans del programa de perfectos telespectadores; no porque nosotros nos creamos perfectos autores, sino porque estuvieron ante la pequeña pantalla lo suficientemente atentos como para leer en las imágenes que les llegaban desde ella una declaración de intenciones que englobaba nuestro pensamiento, nuestro talante y nuestra manera de ser. Quiero desde aquí agradecérselo a todos ellos/as.


Lolo Rico " El Libro de La Bola de Cristal" (Plaza y Janés, 2003).