martes, 30 de abril de 2013

Echo & The Bunnymen "New direction"

"

Out on a limb 
did you see what the cat dragged in 
take it on the chin 
catching fire on a roof of tin 


You've learnt to speak and you're professing 
the right to teach us our direction 
but I found out on close inspection 
true imprefection 


I'm looking for a new direction 
Where in the world am I?
I took the word the word was resurrection 
and then you took me out to climb 


Higher and higher 
higher and higher 
higher and higher 
Kissing the spires 
higher and higher 
higher and higher 
higher and higher 
Souls on fire 


Inside of my head 
I heard what the good Lord said 
"Beware" he said 
if you don't you might end up dead 


You suck the air right out of me 
but though you suck you cannot see 
that life and living are not free 
though you live you do not breathe 


I'm looking for a new direction 
where in the world am I?
I took the word the word was resurrection 
and then you took me out to climb 


Higher and higher...


I have changed 
but still my heart 
remains intact 
and true love stays 
but will our hearts 
retain their lack of 


No sense and no direction 
Who in the world am I?
I took the word the word was resurrection 
and then you took me out to climb 


Higher and higher...

Manta Ray "La vida continúa (zu gabe)"

">

Soleà Morente y Los Evangelistas "Malagueña de la Trini"

">

MF/MB/ "Casualties"

">

House Of Love "Feel"

"

You see a sign
It comes to you
And whatever you say
It was in his eyes

At twenty-five
and sick of life
and not the time
to say "I care
to see the sign
of a million eyes"
but not the way
to say "I need
to feel the love
to feel the love"

As safe as sand
we know this world
To slide away
this need to die

At twenty-five
and justified
to loose the time
and say "I care."
It's not a crime
to find the will
but it's not the way
to say "I need
to feel the love
to feel the love"

viernes, 26 de abril de 2013

"Ya en desnudez total"



YA EN DESNUDEZ TOTAL


Ya en desnudez total
extraña ausencia
de procesos y fórmulas y métodos
flor a flor,
ser a ser,
aún con ciencia
y un caer en silencio y sin objeto.

La angustia ha devenido
apenas un sabor,
el dolor ya no cabe,
la tristeza no alcanza.

Una forma durando sin sentido,
un color,
un estar por estar
y una espera insensata.

Ya en desnudez total
sabiduría
definitiva, única y helada.

Luz a luz
ser a ser,
casi en amiba,
forma, sed, duración,
luz rechazada.

Idea Vilariño

jueves, 25 de abril de 2013

The Triffids "Save what you can"

">

Well it doesn't look much like we'll see the new year
Cos all the bright young faces are here
And I can't see us rising to their occasion any more
No, not their Christmas cheer

Time is against us, even love conspires to disgrace us
And with things being what they are ...
Yes and things being what they are

Oh my friend, we used to walk in the flames
Now somebody's taken my arms
The shadows are taller. you're missing your halo
With your face in the half-light you Iook like a stranger

You made me catch my breath just then
You made me catch my breath
Is that you:... is that still you?

If you cannot run, then crawl
If you can leave, then leave it all
If you don't get caught, then steal it all
If you don't get caught. then steal it all
Steal it all

The final time we touch
I watch as you enter the church
You turn and you wave, then you kneel and you pray
And you save of yourself what you can save

If you cannot run, then crawl
If you can leave, then leave it all
If you don't get caught. then steal it all
If you don't get caught. then steal it all
Steal it all

And between ourselves, and the end at hand,
Save what you can

Los Enemigos "Ná de ná"

"

David Bowie "Love is lost"

">

martes, 23 de abril de 2013

"Ha valido la pena"

HA VALIDO LA PENA

Todo lo que venga valdrá la pena
Por muy duro que sea
Ya he tenido un sueño en mis brazos y eso es lo
único que importa.

El Ángel (y Karmelo Iribarren, Roger Wolfe, David González). "Disociados" (Ya lo dijo Casimiro Parker, 2013)

Pistones "En una racha de viento"

"
Eres un sueño nada más,
abro los ojos y te vas

Eres un fantasma en una racha de viento,
algo que se escurre,
un rápido movimiento.

Quiero imaginarte,
componerte otra vez,
manejar con los hilos,
tus manos, tus pies.

Vuelve a aparecer,
quédate un poco más
no tuvimos tiempo apenas de hablar.


Eres un sueño nada más,
abro los ojos y te vas
Me quedo solo.

Apoyado en el borde
de una larga escalera.
Subes paso a paso,
para que yo te vea.

Comienzo a bajar
acercándome a ti.
Pienso en todas las cosas
que voy a decir.
Pero llego al final,
sin poderte encontrar.
Caminaba dormido
y volví a despertar



Eres un sueño nada más,
abro los ojos y te vas
Me quedo solo.

Pistones "Nadie"

"
¿Qué esperas, qué piensas?
¿Qué bala te atraviesa?
Recuerda quién eres
antes de que despiertes.

Aún no lo has controlado
Tu sueño es peligroso
Y no, no sabes qué hacer
nadie te va a comprender.

Las horas no pasan
se enredan y te atrapan
las calles, vacías,
se vuelven y te miran
la mirada constante
alguien va por delante

Y no, no sabes qué hacer
nadie te debe coger.

Nadie, nadie, nadie
debe de coger
nadie, nadie, nadie,
te va a comprender.


¿Qué esperas, qué piensas?
¿Qué bala te atraviesa?
No sabes quién eres
La noche te retiene

Hay algo en tu interior
que te hace seguir
y no, no sabes qué hacer.
Nadie te debe coger.


Nadie, nadie, nadie
debe de coger
nadie, nadie, nadie,
te va a comprender.

El cielo se abre
la luz entra muy suave
la noche termina,
también tu pesadilla


Aún no lo has controlado
Tu sueño es peligroso
Y no, no sabes qué hacer
nadie te va a comprender.



Pistones "El Clan"

"

El clan ha caído
habrá un nuevo director del vicio en la ciudad
La noche es como un rito
cae la tarde en el hotel
pensando en quién pensar.

¿POR QUÉ NO ERES MÍA?
Dime sí o no, tal vez quizás,
en otra vida pueda yo escoger
la suerte final.

Las horas pasan muertas
cuando el tiempo no quiere correr
no dejo de pensar
y todas las preguntas se van a quedar
sin responder
conmigo y con mi paz.


¿POR QUÉ NO ERES MÍA?
Dime sí o no, tal vez quizás,
en otra vida pueda yo escoger
la suerte final.


El clan ha caído
habrá un nuevo director del vicio en la ciudad


¿POR QUÉ NO ERES MÍA?
Dime sí o no, tal vez quizás,
en otra vida pueda yo escoger
la suerte final.
Pueda yo escoger la suerte final.


lunes, 22 de abril de 2013

Cancer Moon "Call it fear"

"

viernes, 19 de abril de 2013

La Bien Querida "Más fuerte que tú"

">

Hoy en Oviedo


jueves, 18 de abril de 2013

Cancer Moon "Cruella Devil"

">

miércoles, 17 de abril de 2013

Los Bichos "Lluvia y luna"

">

martes, 16 de abril de 2013

Josetxo Ezponda (1963-2013)



"

Rufus T. Firefly "Incendiosuicida"

"

¡El nuevo vídeoclip de Rufus T. Firefly!

lunes, 15 de abril de 2013

Corcobado y Manta Ray "Hoy no existo"

">

Soup Dragons "I´m free"

">

viernes, 12 de abril de 2013

Stone Roses "This is the one"

"

A girl consumed by fire
We all know her desire
From the plans that she has made
I have her on a promise
Immerse me in your splendor
All the plans that I have made

This is the one
This is the one
This is the one
This is the one
This is the one

She's waited for

This is the one
This is the one
This is the one
Oh this is the one

This is the one
She's waited for

I'd like to leave the country
For a month of Sundays
Burn the town where I was born

If only she'd believe me
Bellona Belladonna

Burn me out or bring me home

And this is the one
This is the one
This is the one
This is the one
This is the one
She's waited for

This is the one
This is the one
This is the one
Oh, this is the one
This is the one

I've waited for

Oh this is the one
Oh this is the one

This is the one
I've waited for

This is the one
Oh this is the one
Oh this is the one
This is the one
I've waited for

This is the one
This is the one
This is the one
Oh this is the one

This is the one
I've waited for

It may go right
But it might go wrong
This is the one
This is the one
She's waited for

And this is the one
This is the one
This is the one
This is the one
She's waited for

And this is the one
Oh this is the one
Ah this is the one
This is the one
I've waited for

jueves, 11 de abril de 2013

Graham Parker "Between you and me"

"

All I knew were the lights in the harbour,
All I saw was the flash in my head, yeah,
And that's all that's left between you and me, oh yeah,
Said that's all that's left between you and me.
Next thing I knew I was being carried out to sea
Somebody whispering, ";Hey what is wrong with me?"; yeah.
And that's all that's left between you and me, oh yeah,

Said that's all that's left between you and me.
Say, did you realize when this bit came to be ?
Yeah it's always in somebody's eyes
When they really don't want to see, yeah.
All I knew was the storm crashing arou-ou-ou-ou-ound,
Nothing more than silence, not even a sound, yeah.
And that's all that's left between you and me,
Said that's all that's left between you and me
And that's all that's left between you and me, yeah yeah yeah,
Said that's all that's left between you and me, bop bop
Between you and me, bop bop, between you and me, bop bop,
Between you and me, bop bop, between you and me, bop bop

miércoles, 10 de abril de 2013

Echo And The Bunnymen "Drivetime"

">

martes, 9 de abril de 2013

Autumn Commets "Baltimore"

">

José Luis Sampedro (1917-2013)


"La libertad vuela como las cometas. Vuela porque está atada. Usted coja una cometa y láncela, no vuela. Pero átela a una cuerda y entonces resistirá al viento y subirá. Cuál es la cuerda de la cometa de la libertad: la igualdad y la fraternidad. Es decir, la libertad responsable frente a los demás."
(José Luis Sampedro)

Morrissey sobre Thatcher


“Thatcher es recordada como la Dama de Hierro solamente porque poseía características completamente negativas, como su permanente tozudez y su incapacidad de escuchar a los demás.

Cada movimiento que hacía estaba cargado de negatividad: destruyó la industria manufacturera británica, odiaba a los mineros, odiaba las artes, odiaba a los luchadores de la libertad irlandeses y los dejó morir, odiaba a los ingleses pobres y no hizo nada por ayudarles, odiaba a Greenpeace y a los activistas por el medio ambiente.

Fue la única líder política europea que se opuso a la prohibición del comercio de marfil. No tenía astucia ni calidez e incluso su propia coalición acabó por expulsarla. Dio la orden de volar El Belgrano (buque argentino) aún cuando este se encontraba fuera de la zona de exclusión de las Malvinas… ¡y se estaba alejando de las islas! Cuando los jóvenes argentinos a bordo de El Belgrano estaban sufriendo la más horrible e injusta de las muertes, Thatcher le hizo el símbolo de la victoria a la prensa británica.

¿Hierro? No. ¿Barbárica? Sí. Ella odiaba a las feministas pese a que en gran parte fue gracias al progreso de este movimiento que el público británico llegó a aceptar la posibilidad de que una mujer pudiera llegar a ser primer ministro. Pero por culpa de Thatcher, nunca más habrá una mujer al poder en la política británica. En vez de abrir una puerta para las mujeres, la cerró.

Thatcher será apreciada sólo por los sentimentalistas que no sufrieron bajo su liderazgo, pero la mayoría de la clase trabajadora británica ya la ha olvidado, y los argentinos estarán celebrando su muerte. Como resumen de los hechos, Thatcher era el terror sin un átomo de humanidad.

Morrissey

lunes, 8 de abril de 2013

"El lenguaje de la lluvia"


EL LENGUAJE DE LA LLUVIA
                                                                     de El amor sigue sin ser contemporáneo (2009)
      ¿estás bien conmigo?

       sí.

¿y   no te aburres?

       no.

       pero no estamos haciendo nada.

       Sí estamos haciendo algo.

       ¿el qué?

       estamos juntos.

David González (y Karmelo C. Iribarren,  El Ángel, Roger Wolfe). "Disociados" (Ya Lo Dijo Casimiro Parker, Madrid, 2013).

Muchas gracias, David, por el libro, tus poemas y la dedicatoria. Un abrazo, colega.

Sara Montiel (1928-2013)


sábado, 6 de abril de 2013

Bigas Luna (1946-2013)


viernes, 5 de abril de 2013

Mind the gap, don´t fall!



Hay que saber reírse de uno mismo. Aquí Nick Cave lo hace en este vídeo-clip (¿toma falsa?) incluído en "Live at Paradiso"... (No se pierdan el descojone de sus dos supersoleguis de entonces Blixa Bargeld y Mick Harvey).

jueves, 4 de abril de 2013

Entrevista con Jess Franco (y III)

Tercera (y última) parte de la entrevista que mantuve con Jesús Franco en noviembre de 2002 y que publicó la revista "Ruta 66" en su número 191 de febrero de 2003.


-Tu rastro se difumina entre seudónimos en los años 70, unos años difíciles, ¿no?
No reniego de aquella época. En absoluto. Hice un acuerdo, que me interesó muchísimo, con Armin Dietrich, el productor suizo, que me contrató por tres años para hacer una idea que él tenía con respecto a la producción A y B. Me dijo: “Yo creo que eres un buen director y quiero que hagas películas conmigo. Te propongo que hagamos dos o tres B al año, eróticas o de terror, y una con intención de que sea mucho mejor”. Y así fue: hicimos “Jack The Ripper”, “Cartas de amor de una monja portuguesa” y el tercer año íbamos a hacer “Guayana Man”, que era una historia de Jean-Claude Carrière y mía que iba a hacer Klaus. Con Carrière había hecho “Miss Muerte” y “Cartas boca arriba”, además de alguna historia corta… Entonces, ahí es donde se llevaron a Klaus a Hollywood, el proyecto se fue dilatando… Dietrich me dejó mucha libertad, de esa época tengo muy buen recuerdo, tengo tres o cuatro películas que funcionan, hay una película que la están pasando en Alemania, que la ha pasado la televisión alemana en los últimos meses cuatro veces, que es “Blue Rita”. Esa película era de las baratas, pero me parece una de las mejores películas que he hecho en mi vida. Eso no quiere decir nada, hablo de mí. La he vuelto a ver hace un año, una cosa así, y sigue vigente.

-Los juicios sobre tu obra pasan de los extremos: del todo a la nada.
De ninguna manera quiero compararme con John Ford, pero tengo una entrevista que le hicieron en Cahiers du Cinema en que le dicen que ha hecho varios westerns. “Sí, muchos”, contesta, pero le dice al periodista: “¿por qué me dice usted esto?”. Y le responde: “Porque algunos son obras maestras”. “Bueno, eso lo dirá usted, ¿a usted cuál le parece mi obra maestra?”. “My Darling Clementine”. “¡Ah! ¿Dice usted que es una obra maestra? Pues, muy bien, encantado”. Yo digo un poco lo mismo. John Ford le dice en esa entrevista, al final: “Mire usted, cuando un director decide hacer una obra maestra, le sale una mierda”. Uno debe poner su corazón, su energía, en hacer la película que está haciendo y hacerla. Ya dirá la gente si le gusta, si es buena, es mala o qué es.
-El personaje que interpreta John Travolta en “Cómo conquistar Hollywood”, tras ver “Sed de Mal”, comenta que es el ejemplo de cómo un autor con el orgullo suficiente puede convertir un encargo en una obra maestra. Por su propio orgullo.
Conozco muy bien la historia de “Sed de Mal”, me la contó Orson Welles. Un día le dieron el oscar a Henry Mancini por “Sed de Mal” y yo le dije: “Eh, a tu músico le han dado un oscar”. “Mi músico, ¿qué músico?” Henry Mancini por “Sed de Mal”. “Esa no es mi película, no la admito como mía”. Porque el hijo de puta de Robert Parrish, hijo de puta que lo amaba casi de una manera enfermiza, se metió a hacer la sonorización y el montaje definitivo, porque la Metro largó a Orson. Y Robert Parrish se ofreció gratis a terminarla para que no cayera en manos extrañas y para hacerlo lo más fiel posible a Orson y yo se lo dije en aquel momento. Robert Parrish estuvo cojonudo, e incluso la elección de Mancini. Orson a callarse, la música de Mancini es estupenda.

-El proyecto de “Don Quijote” de Orson Welles que retomaste, fue otra aventura, ¿no?
No, esto no fue una aventura. Yo fui un contratado. La Junta de Andalucía estaba preparando algo especial de homenaje a Orson por lo del 92. Decidieron que lo mejor sería si se podía terminar “Don Quijote”. ¡Imagínate la cantidad de gente que quería hacerlo! Hablaron básicamente tres personas: el que iba a ser productor ejecutivo (Patxi Irigoyen), la última mujer de Orson y, luego, por razones misteriosas, Peter Bogdanovich, porque había sido muy amigo de Orson y por no sé qué quería estar en el proyecto. Me llamaron y, para empezar, había que localizar el material de Orson Welles y si yo sabía dónde… Dije que creía saber algo, pero que Orson no me había encargado para nada de todo eso. Me dijeron: “Vamos a hacerte un contrato que consiste en que te pegues un viaje donde debas que creas que debas ir, para buscar ese material; una vez que lo tengas, nos digas cuánto hay y si tú consideras que con ese material se puede hacer una película”. Hice eso, pasé unas aventuras magníficas y encontré, por fin, 120.000 metros, o sea, más de todo lo que Orson hubiera rodado ahora. Hubo que reemulsionarlo, limpiarlo, buscar un laboratorio que pudiera dar unidad a ese material que venía de Hollywood, de Londres, de Milán, de Roma, de diez laboratorios diferentes. En Milán estaban a punto de destruirlo. A todos estos laboratorios él les había encargado revelar, positivar, pero no había pagado la cuenta nunca. No había pagado nunca nada.

Hice aquellas investigaciones y había una parte muy grande que no encontraba por ningún lado. Resulta que esa parte, la última esposa de Orson me dijo que había una mujer que la tenía, era la segunda esposa de Orson, Suzanne Cloutier, que había hecho una de las tres mujeres que hacen de Desdémona en “Otello”. Ella es la más importante, pero hay otras dos actrices más y tienen los primeros planos todas y ni dios ha dudado un instante que sea la misma actriz… esta mujer no quería darnos el material. Fui a Los Ángeles y me encontré con la barrera de que esta mujer no quería soltar y, además, se negaba a verme, se negaba a ver a nadie. Cuando yo, por fin, conseguí con su abogado un encuentro tripartito, ella llegó, se cagó en la puta madre de la última mujer de Orson, la llamó puta. “¿Para qué queréis el material de Orson, para venderlo, para hacer caramelos?”. Por fin, un día, la segunda reunión que hubo acabó fatal, todo esto era en un chalet de Beverly Hills, me fui detrás de ella y le hablé en francés. Ahí la destruí. “Madame Cloutier, je veux vous parler parce que je vous adore…”. Le dije que la había visto con Marcel Carné y, entonces, ya estuvo humana, normal, y me dijo que ella no quería dar el material a la última mujer de Orson. Que no era un problema de dinero, que ella no quería dinero, que había sacado ese material, que lo había pagado. Que lo único que quería era, que en caso de que hiciéramos esto, era recuperar lo que le había costado, que ella tenía todas las facturas, todos los recibos, pero que no quería dárselo a aquella zorra hija de puta. Algo increíble, no sé qué razones tenía ni me quiero meter en ellas. Quedamos en eso. Dijo que lo iba a pensar. Me quedaban tres días más en Los Ángeles y puse una conferencia con los de España para decirles cómo estaban las cosas, que estábamos jodidos si no nos lo daba, porque ella tenía la mayor parte del material. Dos días más tarde, estaba en el hotel y me llaman de recepción, que me estaba esperando una dama, me lo dijo de una manera como de “una que está cojonuda”. Beverly Hills está lleno de hispanoparlantes, el director del hotel era uno de Puerto Rico… Depende quien fuera, me hablaban en inglés o en español. Le pregunté quién era la dama y me respondió: Me ha dicho que es Madame Ustinov”. Bajé y ahí estaba una mujer de unos cuarenta años, bellísima y elegantísima, de puta madre, comprendí lo de “dama”. Me dijo que era la hija de Madame Cloutier, que al año de divorciarse de Orson se había casado con Peter Ustinov. Me dijo que venía en nombre de su madre, que había reflexionado y que me daba el material. Con dos empleados del hotel estuvimos transportando cajas y cajas de una furgoneta grande, llena de material. Había un verdadero tesoro, que se lo había dado a Suzanne Cloutier en Milán porque había dos posibilidades: dárselo si lo pagaba o destruirlo. Lo compró por respeto a Orson y lo llevó a su casa, en Beverly Hills, en un chalet pequeñito y lo puso en el garaje. Luego, pensó en cuidar el material y, fíjate lo que hizo, lo puso como si fuera porcelana de Limoges, entre pajilla, que es lo peor. Ahí sí había material y pasó a ser propiedad de la Junta de Andalucía, la Filmoteca española y el Ministerio de Cultura. Y la hicimos.

MANOLO D. ABAD

miércoles, 3 de abril de 2013

Mariví Bilbao (1930-2013)


Entrevista con Jess Franco (II)


Esta es la segunda parte de la entrevista que mantuve con Jesús Franco en noviembre de 2002 durante el Festival Internacional de Cine de Gijón y que publicó la revista Ruta 66 en su número 191 correspondiente a febrero de 2003.

-Has trabajado con una considerable cantidad de actores de renombre como George Sanders, Eddie Constantine, Jack Palance, Herbert Lom, Akim Tamiroff, Robert Foster… pero quisiera que me hablaras de Klaus Kinski, un actor controvertido y con mala fama, fama de difícil.
Muy bien. Era difícil para los gilipollas. Puedo decirte que hice cinco películas, seis, con él. Klaus y yo nunca hemos peleado. Lo pasábamos muy bien, era un loco peligroso, lo era de verdad y, además, yo se lo decía todos los días. Le decía: “Hacemos dos planos más y te invito a un electroshock”. Un actor cojonudo, con una posibilidad tan inmediata de cambiar de registro. No era difícil de controlar.

-Decían…
Decían, decían… ¡¡¡decían tonterías!!! Porque Klaus era un actor en estado puro, que es siempre un personaje hipersensible, un actor con una intuición… y, a la vez, es un hombre como un niño, con una mente siempre de diez años menos de lo que tiene. Klaus tenía sentido del humor, ¡ya lo creo que lo tenía! Pero, aparte de eso, él llegaba, por ejemplo: “Vaya mierda de película que estamos haciendo, porque acabo de ver un decorado que no me gusta nada”, y yo le contestaba: “Klaus, pero, ¿lo dudas un momento?: contigo de protagonista y yo de director, sólo podemos hacer una mierda”. Entonces, me decía: “Cabrón, va, cállate, déjame en paz”. La verdad es que él se portó siempre muy bien conmigo. Hizo cosas… por ejemplo, cuando rodamos “Jack The Ripper”, él no rodaba nunca más de ocho-nueve horas y conmigo ha llegado a rodar dieciséis horas sin rechistar porque hacía falta terminar en aquel decorado, porque era imposible y él lo comprendió, lo aceptó. Todo lo que pueda decir es laudatorio para él, porque era  un tío cojonudo.

-Otro grande: Christopher Lee.
Pero Christopher es otro cantar, otra cosa muy diferente. Klaus era la intuición, esa cosa felina que tenía, casi ingenua, infantil, de coger rabietas y de decirle “oye, no tienes por qué”, pero con Christopher nuestras primeras películas juntos fueron de él ser de una profesionalidad absolutamente extraordinaria, de saberse sus textos, de tener la composición del personaje clavada, de todo cojonudo, pero siempre una distancia, una especie de frialdad, de muro británico… En los Fu Man Chú está muy bien, pero dentro del cliché de los Fu Man Chú, que además era lo que tenía que ser. Cuando hice, por fin, el “Drácula” de Bram Stoker, ahí lo pasó muy bien. Tuvo miedo varias veces porque como había hecho ya muchos Dráculas y en ninguno  de ellos se le había rejuvenecido, le daba mucho miedo, pero le dije: “Nos hemos implicado en hacer el “Drácula” de Bram Stoker, y el “Drácula” de Bram Stoker rejuvenece”. Lo hizo, ahora últimamente me ha dado muchas más pruebas de cariño, pero, en aquel tiempo, nunca había dicho un “sí, Jess”, sino un “sí, señor”. Cuando acabamos el rodaje de “Drácula”, tres meses más tarde, me llama a mi casa a las doce y pico de la noche por teléfono y me dice: “Te llamo porque he hablado con mi mujer y mi mujer me ha dicho que debería llamarte”. Cuéntame. “Porque he empezado a rodar otro “Drácula” con la Hammer, dirigido por Peter Sadsky y hoy por la tarde le he dicho a mi mujer: desde luego, con Jess es otra cosa. ¡Pues llámale y díselo!”. A partir de ahí, hemos sido mucho más amigos, hemos confiado mucho más cada uno de nosotros en el otro, hay una entente preciosa. La última vez que he visto a Christopher ha sido hace tres meses en Londres, no, en Bruselas, en el Festival de Bruselas. Pero tres meses antes había estado en Londres, porque había un programa en el Channel 4 al que nos invitaron a él y a mí para hablar de nuestras películas juntos. Eso ha sido cojonudo.

-La lista de actrices también es larga y de calidad, pero quería centrarme en dos. La primera Soledad Miranda, que cambió su registro contigo de una forma sorprendente.
Hicimos cuatro películas: la primera fue “Drácula” y cuando yo la elegí para Lucy, a todo el mundo le pareció una locura. Pero yo conocía a Soledad. Soledad era una chica gitana, de Triana, una chica con una intuición y una rapidez mental extraordinaria, sin ninguna formación. Leía y escribía y basta. Habría leído a lo mejor a Alejandro Dumas y se acabó. Pero tenía una especie de luz, de intensidad interior que, en cuanto dejabas expresarla un poquito, ya estaba. Lo que pasa es que el cine español de aquel tiempo era de gilipollas, no tiene ningún mérito lo mío. Te voy a decir una frase maravillosa que me dijo Robert Siodmark una vez que iba a hacer la película de Custer en España, y que yo estaba trabajando con él, me pedía a actores españoles y más actores. Al final, cuando vio a sesenta o setenta, además de trozos de sus películas, me dijo: “Mira, estoy hecho un lío. No sé si son unos genios o unos hijos de puta, porque la verdad es que lo hacen muy mal en esos papeles que hacen. Y esa insensatez de montaje, de director y de película. Pienso que, si en vez de ellos, fuera Gary Cooper, lo haría igual de mal, porque es imposible hacer bien esto”. ¿Qué le di yo a Soledad Miranda? Un poquito de carne, le dije “Toma un papel”, y ella se lanzó como una flecha y lo hizo cojonudo porque tenía una intuición y una sensibilidad extraordinaria.

-Janine Reynaud, otra actriz que no tuvo la oportunidad de brillar más en el cine que contigo y que acabó haciendo vodeviles seudoeróticos con Max Pecas.
Pobrecita. Eso fue culpa de ella. A Janine Reynaud le ofreció la Constantin un contrato de tres años para hacer películas después de “Necronomicon”. Ella hizo una y, luego, ya se creyó la Duquesa de y se piró a hacer una película que le ofrecían en Italia o en no sé dónde. Ahí vino su declive, porque si hubiera seguido con la Constantin la hubieran convertido en una estrella. Tenía todos los elementos para conseguirlo. En “Necronomicon” está cojonuda.

MANOLO D. ABAD

martes, 2 de abril de 2013

Entrevista con Jess Franco (I)

Esta es la primera parte de la entrevista que realicé a Jesús Franco en noviembre de 2002 y que se publicó en la revista "Ruta 66" en el número 191 de febrero de 2003.




JESS FRANCO “UN CINEASTA MALDITO SE CONFIESA”

21:15 horas, Hotel Begoña, Gijón. Llevamos más de dos horas esperando a Jesús Franco y Lina Romay cuando los dos flanquean el hall del establecimiento gijonés con visibles muestras de cabreo. Les han tenido un montón de tiempo esperando en Radio Nacional para hacerles tres preguntas “estúpidas”, en palabras del propio Jess, y ni siquiera se han dignado a presentar a su compañera desde hace décadas. El veterano director ha venido a presentar en el 40º Festival de Cine de Gijón su obra más reciente “Killer Barbies contra Drácula”. Nos piden disculpas por el retraso y comenzamos.

-¿Te sorprende este reconocimiento tardío que te ha llegado en los últimos años?
¿Qué reconocimiento?
-Ahora se organizan retrospectivas sobre tu obra, se valora más tu filmografía, se te realizan homenajes, gente como Robert Rodríguez o Quentin Tarantino te veneran (N. del A.: le dedicaron el guión de “Abierto hasta el amanecer”). Durante muchos años recibiste unos palos impresionantes.
Yo no sé qué es peor, que te den palos o no. Te quiero decir que pasa una cosa: sé que soy un director de esos que llaman ahora de culto, que a mí me gusta mucho porque hace muy fino, pero que quiere decir minoritario. Soy un director minoritario porque además no me interesa ser mayoritario, he tenido posibilidades de serlo y siempre me he negado, porque lo que quiero hacer es el cine que me sale de los cojones. En cuanto te implicas en la gran producción y en todo eso, ya eres un esclavo del productor de turno y te anulan tu personalidad, te anulan lo que tú tienes que decir y te conviertes en un empleado. Yo no quiero ser empleado de nadie y no lo he querido nunca. Por eso me ha sido muy difícil llegar a que haya un grupo, si bien reducido, de gente que le guste mi cine y que se interese por él. Interés que ha salido, como es lógico, de fuera de España, nunca en España. En España colea un  poquito ahora, pero la primera gente que se interesó por mi cine fueron los alemanes, los americanos y los franceses. Y, entonces, ah, ah, ah, aquel hombre… con más de diez años de retraso hablaban de algunas películas mías de diez años antes. Lo que les jodió a los del estamento oficial en España es que, de repente, la cinemateca francesa me hizo un homenaje de la hostia, pasaron veinticinco películas mías, tuve que ir allí, me hicieron un homenaje de esos que casi parecía que me fueran a dar la Legión de Honor… Se ve que en España los regañaron, les dijeron “coño, chicos, daos cuenta que aquí hay un tío que llega y, siendo un director de género, un director B, le pasa esto en la gran sala de la cinemateca francesa”. Eso marca, en París…

-Pero si te comparamos a otros directores de género como Antonio Isasi, que sí tuvieron un reconocimiento comercial, tú empezaste con “Tenemos 18 años”, una película rara, comenzaron tus problemas con la censura… Mucha gente que practicó la serie B en España tuvo cierto reconocimiento comercial y crítico, mientras que a ti lo único que te ocurrió fue que te masacraran las películas…
Sí, joderme la vida, porque yo era yo. Conmigo hicieron una cosa muy maligna…
-Colgarte el cartel de gran promesa y luego cortarte y joderte.
Ahí está. Es decirte: “Por favor, presenta un proyecto y ya verás”. ¡Ya verás cómo me han ido jodiendo! Hasta que ya, un día, dije adiós y me piré y empecé a hacer cine fuera de España.
-Es más perverso, ¿no? Jugar con esa ilusión primeriza, la del que está empezando…
Tengo ahora mismo más ilusión que cuando tenía veinticinco años. Además, me decían, cuando yo me topaba con aquellos hijos de puta “hombre, el hijo pródigo, ¡qué bien que estás aquí! ¿tienes algún proyecto? Preséntalo, ya verás”. Me harté, me fui y Francia me ofreció el poder seguir haciendo cine y hacerlo allí, cine B, pero quienes me dieron la oportunidad de hacer una película mía que funcionó internacionalmente bien a todos los niveles, fueron los alemanes.
-Y ahí empiezan a cortarte aún más las películas en España…
“Vampiros Lesbos” dura veinticinco minutos menos que la versión original…


-“99 Mujeres” también está masacrada hasta el punto de ser ininteligible…
En España eran cuarenta y tantos minutos. Es entonces cuando se crea la leyenda de que hago porno duro. ¡Mentira podrida! Esas películas son unas películas que estaban consideradas, en aquellos tiempos, por la censura americana como de adultos pero no X.
-A Fritz Lang le gustó “Necronomicon”.
Salimos del estreno en el Festival de Berlín, había mucho movimiento, a la gente le había gustado mucho y, de repente, vi a un viejo maravilloso que me decía “¡qué bien! ¡me ha gustado mucho! Lo único que no entiendo es por qué esta película está hablada en alemán, debía estar hablada en español, es más pasional. Mire, si quiere hablamos de ello luego”. Y medio una tarjeta y, claro, yo, en medio de aquello, ni tarjeta ni hostias… Cuando llegué al hotel me acordé que un señor me había dado una tarjeta, un santo que me decía que le había gustado mucho, miré ¡y era Fritz Lang! Le llamé inmediatamente: “¿No se ha acostado usted?” Y me dice que no, le conté que era Jess Franco y me dice “¡Hombre, qué alegría! Si quiere desayunamos juntos mañana y hablamos de la película”. Me explicó que a él no le gustaban nada las películas eróticas y que ésta había ido a verla porque su amigo y, además, ayudante de dirección suyo, Howard Vernon, trabajaba en ella. Él fue para ver a Howard, pero luego le emocionó la película, le había parecido cojonuda. Estuvo contándome unas cosas que me dejó como nuevo. Recuperé toda la moral que hubiera podido perder en los últimos cinco años. Me han pasado algunas cosas de éstas, no muchas, pero son de esas que… Hay hombres que cuando se follan a una mujer maravillosa, necesitan contarlo para hacerse un prestigio y, otros, que son las que se las tiran de verdad, que quieren quedárselo para ellos, la procesión va por dentro, no tienen por qué contarlo. Bueno, pues a mí, cuando me he encontrado a estos maravillosos así, lo que me ha pasado ha sido eso, que yo no tenía que contar nada ni presumir de nada, porque además tenía miedo. Con el odio que me tenía el estamento oficial, si empiezo a presumir de que en el Festival de Berlín no sé qué, me joden la vida ya del todo.

-La envidia, el pecado capital español…
Tú sabes que cuando pasaron “Necronomicon” en Berlín, al regresar, ya sabía que les iba a joder de una manera monstruosa, porque allí estaba la delegación española y eso, intentando meter baza, y los alemanes no les hacían ni puto caso. Entonces, cuando presentaron “Necronomicon” y dijeron “Deutschland site”, pum, un foco en el palco donde estaba yo con el productor, con Adrian Hoven y Janine Reynaud, la ovación y eso, me dije “¡joder, me van a crucificar!”. ¡Pues intentaron crucificarme! Porque esta película que quise hacer en coproducción con España y que estaba planteada para que fuera hispanoalemana, la censura española lo prohibió, la hice alemana sólo. Me fui a Berlín desesperado al coproductor: “Mire, no puedo hacer la película porque me falta el dinero”. Y él ya lo sabía, sonreía. Me dijo: “Ya está, la hacemos nosotros, ¡que les den por el culo!”. Y la hicimos. Lo que yo tenía pensado rodar en España, lo rodé en Lisboa, en Belem, en el Barrio Alto… Cuando llegué a España ya tenía dos denuncias de que yo había rodado la película en España, con escenas pornográficas, y yo me enfadé en serio. En este sentido, he sido toda mi vida como un John Wayne, les dije: “¡Vamos a coger la película a ver si hay un puto plano que yo haya estado rodando en España!”. Estaba rodada en Berlín y Lisboa. No han dicho que hay unos castillos castellanos… ¡¡¡La Torre de Belem, brutos gilipollas de mierda!!!

-Últimamente, en el cine español estamos viendo a gente novel que está reivindicando el poder hacer películas de serie b con autoría, sin necesidad de ningún tipo de excusas…
¡Qué excusas, qué excusas! Te voy a decir una cosa: ese buscarse excusas viene de que en el Festival de Cannes, todos los años hay unos doctos, unos sabios maravillosos, que siempre acaban eligiendo las diez mejores películas de la historia del cine, que cambian poquísimo desde hace sesenta años; pero, entre esas, la mitad, por lo menos, es cine de género. Ellos, que es lo que más odian, resulta que, en cuanto haya dos películas de western de John Ford y de Howard Hawks y haya un “Hundimiento de la cas Usher” o un “Nosferatu” de Lang o el primer “Doctor Mabuse”, resulta que la mitad de la lista, por lo menos, son de género.

MANOLO D. ABAD 

Primera parte de la entrevista publicada en la revista "Ruta 66", número 191, febrero de 2003.