Deslices

Deslices

jueves, 27 de febrero de 2014

Cada uno de los latidos del alma


“Cada uno de los latidos del alma”
Perfil de Paco de Lucía.

Entre las dos aguas de un país tan lleno de contrastes, Paco de Lucía encarna uno de esos faros sobre los que se labra la identidad cultural de España. Talento autodidacta, en esa tradición individualista, solitaria, introvertida, que se cría en la sombras de la piel de toro, el andaluz trazó una senda musical que llegó mucho más allá del flamenco, donde fue maestro esencial tanto en solitario como en su celebrada asociación con el arte salvaje de Camarón de la Isla. Pero ese territorio se quedó pequeño, en un ansia de viajar a nuevas sensaciones que encontró una confluencia con el jazz de la mano de sus duelos con otro esencial, el prodigioso John McLaughlin. Si Enrique Morente era un mar donde desembocaban las músicas en el filo, Paco de Lucía fue un torrente en el que el duende dibujó un paisaje digno de ser visitado una y otra vez, para descubrir un nuevo color en cada encuentro.

Y como en tantos otros prodigios, su carácter abierto y humilde. Un hombre que hallaba el camino de su expresión personal, de su mundo, en las notas de la guitarra. Cuando se recuerda al hombre amable, parco en palabras, no puedo si no pensar en uno de mis ídolos guitarreros del rock: Tom Verlaine. Casi autista en su comunicación con el resto del mundo, cada segundo sobre su guitarra es capaz de expresar todo lo que se acumula en ese complejo trayecto que discurre entre el corazón y el cerebro. A veces, lo que trasluce bajo nuestros actos, en nuestras relaciones con el resto del mundo no logra la traducción que se esconde en lo más profundo del alma, en los latidos que realmente nos mueven. “La pureza es hacer lo que sientes, no lo que está establecido”, dijo, en una de esas sentencias que proceden del interior más escondido. Y en ese misterio se vive y se encuentra una comunicación íntima cuando se escuchan sus pálpitos traducidos en música que es mucho más que arte, en el rincón oculto bajo el que se esconde la verdad de cada alma.

MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el jueves 27 de febrero de 2014

Blue Nile "The downtown lights"

">

miércoles, 26 de febrero de 2014

Paco de Lucía (1947-2014)

">

lunes, 24 de febrero de 2014

Borrón y cuenta nueva


Crónicas de Vestuario. –
“Borrón y cuenta nueva”

Después de otra semana agitada, de dimes y diretes, de plazos incumplidos, de fichajes inconclusos, de caras nuevas al mando, de una agitación nada beneficiosa, llegaba el partido ante el Real Avilés con la necesidad de convencer y convencerse. Aún hay tiempo para lograr el objetivo, aunque se parezca a una lucha contra el crono donde ya no hay margen para el error.

Consciente de las urgencias azules, el Real Avilés salió mordiendo, con una tremenda intensidad que obtuvo premio pronto en la culminación del juego del eléctrico triángulo ofensivo de Uribe: el magistral Álex Arias, Omar e Ito. Partido encarrilado para los blanquiazules que no cejaron en su empeño aunque, con el paso de los minutos, fueron perdiendo punch. El Real Oviedo, a diferencia de tantas veces esta temporada, fue paciente y trató de situar el encuentro en un ritmo distinto al que le proponía su rival. Fue tocando con más pausa hasta hacerse con el control del juego, más o menos hacia la mitad del primer tiempo y acabó por ser Alain Arroyo quien rematase un centro de Susaeta, el más destacado del equipo. Los blanquiazules trataron de reaccionar con casta y orgullo y apretaron en unos minutos finales donde la clase de Álex Arias a punto estuvo de hallar puerta.

El Real Oviedo se encuentra en un proceso crucial de la temporada. Ha dejado escapar demasiadas oportunidades ante rivales menores, muchos puntos en su propio terreno y el futuro apenas le deja más margen de error. Es por ello que ha de imponer la confianza en sus propias posibilidades, olvidarse de miedos y trazar los partidos en el terreno donde puede vencer. La segunda mitad fue suya, al saber aprovechar el paso hacia atrás que dieron los avilesinos, que lo fiaron todo a su peligrosa contra. Fue ese el momento de marcar el ritmo de encuentro que más le conviene al cuadro azul, ayer de naranja. Toque e intención, penetraciones por banda y aprovechamiento de su excelente juego a balón parado. En una de esas incursiones, Álvaro Cuello se metió hasta la cocina y dio el pase de la muerte a un Señé que no perdonó. Sin embargo, con ese 1-2 favorable, el once azul regresó a su mundo de dudas. En vez de seguir marcando el ritmo, se dejó invadir, de nuevo, por la fogosidad de unos avilesinos siempre dispuestos, todo orgullo, a morir matando. Momentos de apuro innecesarios donde no se aprovechó para cerrar el partido, una de las constantes de la temporada a corregir en este tramo decisivo.

Los resultados de la jornada han sido favorables: empate del Rácing de Santander y derrota en casa del Guijuelo. En una semana, otro momento de la verdad, decisivo, frente a los chacineros. Una nueva oportunidad para esta cuenta nueva. Esperemos que, con todos unidos, la tendencia casera se invierta con una victoria que podría ser auténtico oro.


MANOLO D. ABAD  
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 24 de febrero de 2014

sábado, 22 de febrero de 2014

Magisterios


Vetusta Blues. –
“Magisterios”

Somos lo que hemos vivido, sí. Y en esa vida, en ese camino que hemos recorrido, en esa cuenta atrás contra el tiempo, está el momento de nuestra formación. Para algunos, el instante en el que poder situarse en un lugar en la vida; para otros, tiempos que almacenar como enseñanza en el intelecto para enfrentarse a todo lo que vendrá después. Estamos aquellos a quienes nos han marcado, en diferentes etapas de nuestra existencia, momentos, lecciones, magisterios de profesores, materias que no aparecían en los libros, enseñanzas que formaban parte de un territorio fuera de las aulas, la demarcación de la vida. Recuerdo ahora a Don José Ramón –no recuerdo su apellido, por desgracia- nuestro tutor en 8º de E.G.B. en San Pedro de los Arcos y una frase que se marcó para siempre en mí: “Hay que tener personalidad”. Sí, por encima de todo y de todos, esa fue la primera gran lección para enfrentarme a todo lo que me iba a encontrar más allá del área protegida del colegio y de las aulas.

Luego, en esa etapa de la adolescencia en que uno busca un camino, en que tratas de encontrarte a ti mismo, hallar a ese alguien que te aliente en tus inquietudes, que descubra tus capacidades, resulta fundamental para no perderse en ese torbellino emocional propio de la edad. Debo reconocer también la suerte que tuve con Don Isaac González, llorado profesor muerto en terribles circunstancias en 2002 en Oviedo. Él me encauzó a la historia, la literatura, el cine, en unos momentos en que las encrucijadas, las dudas no hacían sino multiplicarse en mi vida. Inolvidables sus cine-clubs donde vi por primera vez “Grupo Salvaje” o “Harry El Sucio”. Mi camino comenzó a dirigirse a un objetivo concreto. Sin él, todo hubiera resultado más difícil.

Ya en la Universidad, perdido en tiempos muy agitados, con una explosión creativa en las aulas, ese Xixón Sound que muchos pretenden hacer creer que no existió, en todas esas turbulencias que pude vivir en la primera fila del Chanel, encontré dos profesores que me animaron, que me devolvieron la ilusión. Vicente Domínguez, hoy Vicerrector de Extensión Universitaria y Comunicación, era capaz de hablar de Paul Weller y “Apocalypse Now” mientras cursábamos Historia de la Filosofía, sin que nada chirriase. Con José Girón Garrote viví un año de ensueño, clases que eran una verdadera delicia, donde participé y me sentí partícipe. Había una magia especial, mi amiga Mickey Van Helden, Erasmus holandesa, me lo confirmaba día a día. Disfrutar de las clases, incitar al estudio, al conocimiento y al pensamiento crítico, eso se conseguía en las clases de Girón.

Ya en la vida profesional, toca un aprendizaje continuo. Para evitar a los mediocres y sus miserias que siempre tratan de salpicarte, sus venganzas, su miseria moral, sus intentos de hundir a quienes no son como ellos y sienten el pálpito de su vocación, esa que intuyeron los buenos profesores y que jamás podrán descubrir los que se guían sólo por la codicia y la presunción.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición de papel del diario "El comercio", sábado 22 de febrero de 2014.

jueves, 20 de febrero de 2014

Savages "Waiting for a sign"

">

martes, 18 de febrero de 2014

Afghan Whigs "Algiers"

">

The Fall "L.A."

">

lunes, 17 de febrero de 2014

En los límites de la realidad


Crónicas de Vestuario. –
“En los límites de la realidad”

Buscar explicaciones lógicas a lo que le sucede al Real Oviedo en su campo es una tarea ardua y que, en tardes aciagas como la de ayer, cuesta aún más. ¿Cómo un equipo que ganaba 2 a 0, jugando un buen partido, termina empatando y pidiendo la hora? Parecía que estábamos asistiendo a aquella película por episodios del año 1982, “En los límites de la realidad”, que dirigiesen John Landis, Steven Spielberg, Joe Dante y Georges Miller. Porque lo del Real Oviedo en el Carlos Tartiere en esta temporada es digno de protagonizar un capítulo de “Expediente X”. Que vengan Mulder y Scully a investigar y echen una mano.

La apuesta del destituido Carlos Granero fue diferente. El Real Oviedo prescindía de su referencia ofensiva más clara –Cervero- para contar con un Sergio García que brilló como nunca en el Nuevo Tartiere vistiendo la camiseta azul (la temporada anterior había destacado en otro estupendo encuentro defendiendo los colores del Zamora). No sólo fue él, Alain parecía correr con más sentido y Señé y Susaeta provocaban ocasiones de peligro para un Marino que jugó un partido serio, honesto, sin racanerías y con la convicción que muchas veces parece faltarle al equipo azul.

Sergio García marcaba el segundo al inicio de la reanudación y todo parecía encarrilado para que público y jugadores disfrutaran de la victoria. Pero, incomprensiblemente, el Real Oviedo entró en el “modo zombie”, mientras el Marino crecía poco a poco. Y llegó el empate, la sentencia a un Carlos Granero que no ha conseguido darle equilibrio y personalidad al conjunto azul en sus meses al frente de la nave oviedista. El equipo ha sido irregular, ciclotímico, inestable y con la vulnerabilidad a flor de piel. Le ha faltado carácter y no ha sabido demostrar su condición de favorito en demasiadas ocasiones. Si a ello le unimos la inseguridad defensiva, la poca fuerza exhibida en su propio campo y la nula contundencia cuando se debía machacar, tenemos este desenlace.

El Real Oviedo tuvo la oportunidad de reivindicarse ante su público machacando a partir del 2-0 a un Marino honrado, cuya fe le llevó a sacar un punto del Nuevo Tartiere y prolongar sus buenos resultados ante los grandes de la categoría. Pero no: regresó el modo zombi, ese extraño conformismo, ese repliegue inexplicable y una falta de aplomo para mandar y dominar como debe hacerlo un equipo que se postula como líder de la categoría.

Aún queda tiempo para enmendar esta situación. Para que reflote la esperanza en la afición y este grupo de jugadores demuestre de una vez por todas su capacidad. Supongo que eso mismo habrá pensado el director deportivo Joaquín del Olmo y el consejo de administración. Aún queda tiempo para llevar a buen puerto la nave y a no tener que recurrir a Mulder y Scully para explicar partidos como el de ayer.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 17 de febrero de 2014

Nacho García "Lo inevitable"

">

domingo, 16 de febrero de 2014

Oviedo vuelve a sonar


Vetusta Blues. –
“Oviedo vuelve a sonar”

Hace una década Oviedo vivió uno de los episodios más vergonzosos de su historia reciente: un período de año y medio en el que se prohibió la música en vivo en el casco antiguo. Amparado por el entonces Concejal de Cultura y Deportes, Alfonso Román López, se abrió un sonrojante tiempo de silencio para la música en vivo en el Antiguo que acabó desembocando en el movimiento ciudadano Oviedo No Suena. Quién no recuerda la procesión de más de 600 personas vestidas de negro desde la estación de trenes hasta el Paseo de los Álamos. Todo se diluyó después, entre organizaciones, una subvención municipal y el regreso, a finales de 2005, de los conciertos a locales emblemáticos para el latido del ocio en la ciudad como la Santa Sebe, La Antigua Estación o La Calleja La Ciega.

Oviedo tardó en recuperarse. Atraer de nuevo a público a los conciertos, retomar contactos para que las bandas vuelvan a detenerse en la ciudad, no son asuntos que puedan establecerse ni asentarse de la noche a la mañana. Pero sí, a día de hoy, diez años después, esa muesca sólo permanece como un capítulo lamentable en la biografía de un político –que cuenta con varios, otro futbolístico de esa misma época, por ejemplo- y como el fin de algunas formaciones de rock tan prometedoras en su época como Dogfight, que ni tan siquiera pudieron presentar ante su público su álbum debut.

Parecen buenos tiempos para la música en vivo, no quizás como en Londres o en el Reino Unido donde los trámites desaparecen para los locales de pequeño aforo, pero sí para que la vida nocturna de la ciudad logre un aliciente con el que dinamizarse y huir del verdadero peligro, el ocio de botellón y garrafa, el de locales cuyo único atractivo es el de servir de abrevadero sin ningún tipo de escrúpulos.

La llegada de promotores de conciertos con capacidad de trabajo, con una intención de carrera de fondo, facilita también la presencia de actuaciones interesantes de atistas nacionales e internacionales. Gente como La Radio de Cristal, Discos Humeantes, El Cohete, Nómadas en Acción o EP Management, entre otros, sitúan a la ciudad de Oviedo en el mapa. De los empresarios de la miseria, los de las carpas ridículas donde se adocena el público sin poder contemplar conciertos de sonido cochambroso, de esos que van dejando la estela de tierra quemada tras de sí, en la deslizante y peligrosa frontera de lo público y lo privado, de esos, mejor no hablar.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el domingo 16 de febrero de 2014

sábado, 15 de febrero de 2014

The Verve "One day"

">

miércoles, 12 de febrero de 2014

The Verve "The Thaw session"

">

The Doors "The crystal ship"

">

martes, 11 de febrero de 2014

Jet Black Berries "Tomb of love"

">

lunes, 10 de febrero de 2014

Poder blanco


Crónicas de Vestuario. –
“Poder blanco”
La final de la Copa del Rey de basket nos deparó el gran encuentro esperado: Barça vs Real Madrid. Un Barcelona que venía al alza, recuperado y con intenciones. Si su cuarto de final fue un paseo, la semi le puso en una órbita diferente, porque al Valencia sólo le hace falta un poco de experiencia para llegar a lo más alto, que gente como Doellman tome la responsabilidad en los momentos importantes y decida. De eso el Real Madrid anda sobrado y el Barça fue incapaz de neutralizarlo.

El Real Madrid, valiente, sabedor del partido que el Barça iba a plantear, decidió –quizás no le quedaba otra- vencer en su terreno al conjunto azulgrana. En la batalla de la dureza defensiva, del básket control de Maljkovic que es la inspiración del entrenador del Barça, Xavi Pascual. Renunciando al baloncesto de rebote y contraataque, el Real Madrid buscó a los azulgranas en la guerra de guerrillas y consiguió vencer. No hubo alegría en la final, aunque el espectáculo no faltó: Dorsey se encargó de ello. Pero los blancos sabían que en la dureza mental y muscular estaría el destino del partido. Así pudimos disfrutar de un Mirotic que va pidiendo a Orenga estar en la gran cita del Mundial, con una intensidad y un despliegue de virtudes que han de hacer olvidar a Ibaka.

Decía Pearl S. Buck que “de todos los peligros, el mayor es subestimar al enemigo”. Pablo Laso no lo hizo. Es más, como una lección para un futuro que llegará – Euroliga, play-offs de la Liga- decidió combatir a su rival en su terreno: en el juego pegajoso, en un ritmo lento o cortado, en el trabajo físico, en sistemas preconcebidos. Y venció, por los pelos, pero venció. Esta vez apareció Marcelinho y no Navarro, pero también Draper, destacado en ese trabajo que no da puntos en las estadísticas, pero que todos los entrenadores desean. El Barça ha sacado fuerzas de flaqueza y ha sido un rival digno, aún a pesar de que su maquinaria no termine de funcionar y dependa de ciertas pinceladas, un Lorbek aquí, un detalle de Nachbar allá… Pero falta esa química que te da un equipo como el Madrid, que fluye libre, que desatasca las situaciones peores con una libertad que no se ve en los acartonados azulgranas. Ahí es donde radica la diferencia: en ver a un Llull levantarse sin complejos y resolver el partido con la convicción que sólo te otorga quien cree en ti.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 10 de febrero de 2014

sábado, 8 de febrero de 2014

Obra cultural


Vetusta Blues. –
“Obra cultural”

No puedo evitar sentir cierta nostalgia cuando en mis paseos ovetenses transito por la calle Argüelles y contemplo el cartel “se alquila” y el “se vende” en el edificio que albergó la Obra Social y Cultural de Cajastur. Muchos momentos de mi vida personal y profesional permanecen asociados a ella y observar ese inmueble cerrado me produce una gran desazón. Las artes escénicas asturianas, a través de los premios Oh! han concedido un galardón honorífico a Regina Rubio y Belén Yugueros por su labor en dicha Obra. No puedo por menos que reconocerles un extraordinario mérito, a ellas y a asesores como José Luis Cienfuegos, que lograron traer a Oviedo y a Asturias un brillante crisol de manifestaciones artísticas y culturales mientras estuvieron al frente de dicha institución.

Teatro, música, literatura, cine tenían un espacio preferente en una programación diseñada con clase, conocimiento y buen gusto. La crisis, la maldita crisis y sus fusiones y confusiones se llevaron por delante esta Obra Social y Cultural que comenzara a desmantelar el último director de la misma, José Vega. Una pena, pues este referente cultural no ha encontrado nadie que siquiera pueda acercársele como sustituto. El coqueto Centro Cultural de la entidad ahora llamada Liberbank, permanece en un discreto desuso, a la espera de acoger ciclos como “Intersecciones”, que durante años nos brindaron una primavera floreciente de cultura, con conciertos interesantes, el cine que ya apenas puede verse en una sala o encuentros literarios como uno de imborrable recuerdo para mí con Pepe Colubi de maestro de ceremonias y tres escritores de la calidad de Lorenzo Silva, Javier Cercas y el llorado Félix Romeo. Que la siembra de semillas culturales es un arte que requiere tiempo lo prueba el que, aquel día, entre el público, sólo estuviéramos ocho personas. Después, aprovechando mi amistad con el bueno de Pepe, compartí sidras con los tres escritores a los que hice llegar un ejemplar de mi revista “Interferencias”. Recuerdo charlar en el emblemático Ovetense con Romeo, que de aquella estaba dirigiendo el programa de televisión “La Mandrágora” sobre P.J. Harvey, cuya foto ilustraba la portada de mi revista y que el escritor aragonés acababa de entrevistar. Intercambios, encuentros, una efervescencia cultural que una ciudad como Oviedo necesita. Ese es el alimento de sus calles y sus esquinas, tan literarias, y de sus habitantes que ven como languidecen en un letargo insoportable las opciones para disfrutar de la literatura, la música, el cine o el teatro. 

Mi enhorabuena a los premios Oh! por recordar a estas dos mujeres que tanto bien han hecho por la cultura asturiana a través de una Obra social y Cultural que fue modélica, ejemplar.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 8 de febrero de 2014

Dentro de la gran ola


Crítica. Música. –
“Dentro de la gran ola”
THE SADIES
Acapulco, Gijón.
Jueves. 6 de febrero de 2014.
Más allá de las portadas de revistas musicales, de los cabezas de cartel, de las próximas grandes sensaciones, de la estúpida espiral heredada –¿o traída a rastras por vete a saber qué intereses?- de la más execrable prensa musical británica, permanecen los valores seguros, aquellos que ofrecen noche tras noche sesiones que llegan al corazón, que dejan a quien se ha gastado su dinero en taquilla satisfecho y con una media sonrisa eufórica en su rostro. Los canadienses The Sadies pertenecen a esa especie que muchos querrían exterminar. Porque, al igual que en la vida, están quienes alcanzan sus logros por la vía fácil o de algún capricho del azar, y aquellos que han de demostrar su valía con argumentos, convencer en cada nueva ola que se presente, recorrerla, vencerla hasta situarse dentro de ella y poder afirmarse.


Podía haber sido una noche más de un grupo como el de Toronto, envuelto en una gira plena de fechas por España, pero no. Poco a poco, el público fue dejándose envolver por la magia guitarrera de los hermanos Good, atizada por una base rítmica incansable y certera con Sean Dean al contrabajo y Mike Belitsky a la batería. Guitarras que tan pronto evocaban surf como psicodelia o garaje, lisergia de esencias Neil Young, nuevo rock americano que me despertó escuchas perdidas de bandas estadounidenses de mediados de los 80 como Guadalcanal Diary o Jet Black Berries, o arranques de instrumentales de country que casi parecían alumbrados por el espíritu de Jason & The Scorchers. Como sus impolutos trajes, de impecable planchado, así eran los trenzados guitarreros de Dallas y Travis, sentidos o furiosos, espaciales o surferos, pero cargados de fuerza y espíritu. Una lección para cualquier músico; una delicia, verdadera bendición para los amantes del rock sincero, sin excusas temporales ni guiños a la efímera moda.


Poco a poco, el guión se va cambiando. La intensidad de grupo y público va subiendo de tono. Llega el primer bis, mientras alguien del público le explica en inglés a los hermanos el significado del ya clásico “otres tres”, y los canadienses se arrancan en otras tres, un par de furiosos instrumentales… y tras las tres, otras tantas. Sudorosos, embriagados por ese encantamiento que puede llegar a producir el rock en sus noches más especiales, se marcan un segundo bis apoteósico, vibrante, enlazando canción tras canción, versiones desaforadas del “Can´t only give you everything” o “Baby please don´t go” para enardecer al centenar y medio de presentes y alcanzar un bendito climax tras dos horas sobre las tablas. Una maravilla.

MANOLO D. ABAD

Fotos: MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el sábado 8 de febrero de 2014



jueves, 6 de febrero de 2014

Entrevista con Nistal


NISTAL: “Esta gira es un repaso de mi vida a través de mis canciones”

El músico asturiano abrió ayer en Oviedo cuatro fechas en su tierra de su gira nacional por pequeños locales y en domicilios particulares.
Ricardo Nistal regresa a su tierra para presentar su cuarto álbum “No es fácil ser hombre” (2013) en una gira íntima y que cuenta con el aliciente, polémico, de celebrar muchos de sus conciertos en domicilios particulares. Así la inició en su residencia actual, Madrid, el viernes 31 de enero y ayer en Oviedo, en el café Paraíso. La razón de haber tomado ese camino es “que por un lado estaba harto de todos los problemas y complejidades que conlleva una banda. Sus gastos, hacer números, cuadrar cuentas, etc, etc, que al final sólo te hacen perderte en un mundo de números y te hacen olvidar por qué haces música y disfrutarla. Por otro, tras el anterior disco mi última formación se había ido de forma amistosa y pensé en volver a dejar la música. Sin embargo, luego me planteé que ésta podía ser la mía: por fin podría hacer lo que me diera la gana cuando me diera la gana y encima me cuadrarían las cuentas. Y ahora, vuelvo a disfrutar realmente, de nuevo, de la música”. En una escena tan distorsionada como la indie, el haber tomado una decisión así ha logrado encender la polémica. Otro asturiano, Fran Nixon, fue el promotor de esta innovadora vía y, hace unos días, defendía en su blog esta opción de la siguiente manera: “Tocar en la intimidad de un hogar para veinte personas que se han gastado tres mil pelas en la entrada, no es cutre, es genial”. Además de una serie de inteligentes consideraciones sobre músicos treintañeros que tratan de seguir comportándose como adolescentes y cuyo principal argumento es la referencia a su técnica individual. “Estoy al cien por cien de acuerdo con Fran”.

Tras la aventura de Babylon Chat, Ricardo Nistal comenzó una andadura en solitario que ha plasmado en cuatro álbumes de muy distinta índole. Del folk-rock a la americana de su debut “10 motivos para viajar de noche (2005), con producción de Igor Paskual, al más rockero en clave indie con producción de José María Rosillo de su segundo “Y vosotros sin saberlo” (2007) hay un camino que acaba por desembocar en su personalísima e intransferible visión personal, plena de ironía y sensibilidad, de “Al Norte de aquí” (2010) y su reciente “No es fácil ser hombre” (2013). La producción del nuevo trabajo a cargo de su excompinche en Babylon Chat Héctor Tuya incide en una desnudez austera “la cuestión de la simplicidad se la manifesté a Héctor desde un principio. Quería grabar sin demasiadas pistas, yendo a la esencia pero sin renunciar a arreglos con empaque y hermosos”. Y las críticas ante tan arriesgada postura no tardaron en llegar “yo ya estoy en otro punto con el que dirán. Antes me rayaba, quería agradar a la humanidad. Ahora yo sólo trato de hacer lo que me gusta. Y me va mejor así. Porque cuando te has planteado ya cuatro veces entre discos dejarlo, sabes que cuando vuelves es para quererte a ti mismo. Lo demás es accesorio”. Volviendo la vista atrás, a aquellos tiempos de vino, rosas y glam en Babylon Chat, de esa permanente lucha por salir del anonimato, de las ilusiones de la juventud, ¿qué queda ahora de aquel chaval? “Algunas cosas: ilusión, conservo el pelo, mi gusto por las armonías y en el fondo la capacidad de sorpresa. Tratar de cuidar las letras (eso lo aprendí de Igor)…”.

“No es fácil ser hombre” no sólo es el título del álbum, sino de una de las canciones del nuevo álbum, donde retuerce tópicos y busca una dimensión que puede levantar ampollas, sobre todo en ese sector que interpreta el rock como una prolongación de… casi al modo de lo que sucede al volante de un automóvil “no lo es, no es fácil ser hombre. No es fácil ser nada. No es un alegato a favor de los hombres pero sí a favor de la gente que pelea por sus sueños. Es un disco escrito en la época en que vivía solo y pese a que son etapas duras, se forja uno como persona en soledad. Muchos hombres me han dicho: ¡eso del supermercado me ha pasado a mí también!”. Las citas: 6, Toma3, Gijón (20:30h); 7, Ca´Lila, Oviedo; 8, Noreña. Allí se encontrarán “las canciones como se suele decir en su estado puro pero además y ahí está el añadido la historia contada del origen de cada canción, lo que ocurrió realmente entre bambalinas. No dejará de ser un repaso a mi vida a través de las canciones”.


MANOLO D. ABAD
Fotos: LUIS FIERRO y PATRICIA ABRIL
Publicado en versión más reducida en el diario "El Comercio" el jueves 6 de febrero de 2014

martes, 4 de febrero de 2014

The Sadies "Cut corners"

">

lunes, 3 de febrero de 2014

Dream Syndicate "Still holding on to you"

"

Yeah
it's been written in stone
you're gone and you're not coming home
but I know that it's true
and there's really not a lot I can do
but baby
I'm still holding on to you
I'm still holding on to you

Wow yeah
you know what people say
they say the man gives a little
and then he takes it away
but I know that it's true
and there's really not a lot I can do
but baby
I'm still holding on to you
I'm still holding on to you
yeah I'm still holding on
(guitar)

I said last night
I dreamed they came for my soul
yeah the room was hot
and her skin was cold
Oh no no no
and I heard them called my name

I'll still be waiting for you
still holding on to you
oh carry me down that row
still holding on to you
down where the angels won't go
still holding on to you
I'll still be waiting for you
still holding on to you
oh carry me down that row
still holding on to you
down where the angels won't go
still holding on to you

Urgencias


Crónicas de Vestuario. –
“Urgencias”

Otra derrota más, una nueva decepción en casa, lo que ya está suponiendo un lastre demasiado grande para un equipo que, en esta ocasión, mereció un mejor final. Pero las urgencias del Real Oviedo exigen unos resultados que en el Nuevo Tartiere no terminan de llegar. Enésima oportunidad desperdiciada y nueva tormenta sobre la entidad, justo lo que menos se necesita para alcanzar el ascenso, que cada vez se parece más a la búsqueda de Eldorado por Lope de Aguirre. Quizás haya que llamar a Werner Herzog para filmar esta desesperada epopeya azul, envuelta en una inexplicable locura que sólo podría transmitir el rostro turbador de Klaus Kinski. Esta tarde se vio a un equipo que lo buscó pero que no tuvo remate.

La mañana del desgraciado medio partido a puerta cerrada frente al Rácing de Ferrol, comentaba con mi compañero Ramón Julio García la necesidad de una victoria aplastante en casa para alcanzar la seguridad de la que lleva adoleciendo el equipo azul en esta temporada en su estadio. La goleada llegó, pero a domicilio. Y son esos goles, esa capacidad de anotar y machacar lo que le falta a este Real Oviedo ante su público. Y las necesita, porque cada minuto, cada jornada que pasa es una menos en esta cuenta atrás. Urgencias, no ansiedad. Una urgencia perentoria, desesperante, que parece imponerse sobre cualquier otro argumento, sobre cualquier explicación lógica que aclare el porqué de esta incapacidad para vencer ante su hinchada.

Ahora que el Grupo Carso ha tomado las riendas, aunque a mi amigo Pablo Moro no le guste mucho, ya no quedan más excusas, más dudas. La seguridad institucional debe transmitirse a todos los estamentos del club y desprenderse de todo complejo, soltarse. No perderse en el “chau, chau” que popularizara Luis Aragonés como sinónimo de “bla, bla, bla” y ganar, ganar, y ganar y ganar y ganar. Y eso pasa por crear ocasiones de gol. Con un Diego Cervero que jugó de cara a portería brindando múltiples espacios a sus compañeros, como el legendario Horst Hrubesch -aquel tanque del Hamburgo-, el once azul fue incapaz de terminar la mayoría de las jugadas con un disparo a puerta. En las escasas ocasiones en las que lo hizo, se rozó el gol ante un conjunto gallego que venía de una racha negativa y con problemas de meses sin cobrar. Pero llegaron a otras “urgencias”, las de este equipo que parece reanimar a quienes llegan casi muertos, y se cumplieron los peores presagios.

La temporada regular es larga pero mientras la victoria en el propio terreno siga siendo un lastre, poco podremos alimentar la esperanza de alcanzar el anhelado ascenso. Cada vez quedará menos tiempo, cada vez habrá más urgencias y cada vez más nos sentiremos como el ofuscado Lope de Aguirre a la busca de un inalcanzable Eldorado.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 3 de febrero de 2013 

The Cult "She sells sanctuary"

"

Las cabezas que se dan la vuelta
hacen arder mi espalda
y esas cabezas que se dan la vuelta
hacen arder mi espalda

La chispa de tus ojos
me mantiene vivo
La chispa de tus ojos
me mantiene vivo

Y el mundo, el mundo da vueltas
y vueltas

El mundo, el mundo, sí,
el mundo me arrastra a la ruina

Las cabezas que se dan la vuelta
hacen arder mi espalda
y esas cabezas que se dan la vuelta
hacen arder mi espalda

La chispa de tus ojos
me mantiene vivo
La chispa de tus ojos
me mantiene vivo

Estoy seguro que en ella
encontrarás tu santuario

Nick Cave & The Bad Seeds "Nobody´s baby now"


I´ve searched the holy books
Busqué en los libros sagrados
I tried to unravel the mistery of Jesus Christ, the saviour
Traté de desenredar el misterio de Jesucristo, el salvador
I´ve read the poets and the analysts
Leí a los analistas y los poetas
Searched through the books on human behaviour
Busqué en los libros sobre la conducta humana
I travelled this world around
Viajé por todo el mundo
For an answer that refused to be found
En busca de una respuesta que se negaba a ser hallada
I don´t know why, I don´t know how
No sé por qué y no sé cómo
But she´s nobody´s baby now
Pero ahora no es la chica de nadie

I loved her and I guess I love her still
La amé entonces y creo que aún la amo
Hers is the face I see when a certain mood moves in
Suyo es el rostro que veo cuando me siento de cierta forma
She lives in my blood and skin
Vive en mi sangre y en mi piel
Her wild feral stare, her dark hair
Su salvaje y feroz mirada, su pelo oscuro
Her winter lips as cold as stone
Sus labios invernales, fríos como una piedra
Yeah, I was her man
Sí, yo era su hombre
But there are some things even love won´t allow
Pero hay ciertas cosas que ni siquiera el amor soporta
I held her hand, but I don´t hold it now
Tuve su mano, pero no la tengo ahora
I don´t know why, but I don´t know how
No sé por qué y no sé cómo
But she´s nobody´s baby now
Pero ahora no es la chica de nadie

This is her dress I love the best
Este es su vestido que más me gustaba
With the blue quilted violet across the breast
Con el violeta enguatado sobre su pecho
And these are my many letters
Y estas son mis numerosas cartas
Torn to pieces by her long-fingered hand
Hechas pedazos por sus largos dedos
I was her cruel-hearted man
Yo fui su hombre de corazón cruel
And thought I´ve tried to lay her ghost down
Y aunque he intentado enterrar su fantasma
She´s moving through me, even now
Ella aún vive dentro de mí
I don´t know why, I don´t know how
No sé por qué y no sé cómo
But she´s nobody´s baby now
Pero ahora no es la chica de nadie

Philip Seymour Hoffman (1967-2014)


Luis Aragonés (1938-2014)


sábado, 1 de febrero de 2014

Hugo Race & The True Spirit "Keep it on"

">

Neuman "Crab kiss & Final Song"

">

Xixón Sound recordado en el pasado Anuario de la Música Asturiana


20 AÑOS DE XIXÓN SOUND

Parece que fue ayer y ya veinte años. El pasado 14 de diciembre de 2012 se celebraba en la sala Acapulco el vigésimo aniversario del Bar La Plaza con las actuaciones de Nacho Vegas y la reaparición de Manta Ray en un concierto único, especial. Y parece mentira que, veinte años después, todavía exista alguna lumbrera que niegue la mayor y trate de reducir el alcance que tuvo todo aquello. Sí, los asturianos somos especialistas en eso, en tirar piedras contra nuestro propio tejado, en negar las evidencias y en minusvalorarnos en la comparación con todo aquello que viene de fuera. Los eternos complejinos de provinciano.


Sea por a o por b, siempre en la perpetua duda de todo lo que sucedió entonces, mayormente alimentada bien por algunos que no se enteraban de nada entonces (y aún hoy siguen en las mismas) o bien por quien ni siquiera vivió ninguno de esos conciertos, de esos momentos y se empeña en rehacer la historia a su antojo. Lo que nadie puede robar ni cambiar son los hechos. Como aquel fin de semana con el festival “Córtate el pelo, cambia de vida” (como la famosa camiseta), en las cercanías de Ceares, en La Coría, en octubre de 1993 con grupos invitados como los madrileños Psilicon Flesh o los vascos Pop Crash Colapso y bandas como Holiday Fleet (¡aún tengo en la memoria a Paco Loco destrozando a hachazos la batería y a Juan Berreiro haciendo lo propio con un taladro a su bajo!), The Heartbeats, Calamity James, Eliminator Jr., u otros más conocidos por el profano como Australian Blonde o Medication. Como las intensas giras que, por muy poco dinero, se montaban Australian Blonde para dar a conocer su primer álbum, o las menciones en Concurso de Rock importantes en su día como el Bilborrock para Kactus Jack o Manta Ray. Los conciertos semanales, cada jueves, en el Chanel y los viernes en el Monster; las Semanas Culturales del Campus de Humanidades por donde pasaron la mayoría de las bandas de entonces o los concursos de rock universitario que acabarían convirtiéndose en el Indivasión primero, aquel apoteósico festival con The Crew, Tommy Crimes y The Undershakers a concurso y El Inquilino Comunista (el postconcierto con ellos duraría hasta más allá del alba), Los Planetas y Australian Blonde de estrellas el 12 de mayo de 1995 y que acabaría convirtiéndose en el festival multidisciplinar Oviedo Múltiple. O, incluso, mucho más atrás en el tiempo, cuando ni siquiera existía el Xixón Sound, el debut de Penelope Trip en el Pub La Catedral de Oviedo el 8 de junio de 1990 en la presentación del fanzine “La Línea del Arco” (germen de lo que luego sería el sello Elefant del berciano Luis Calvo, por entonces estudiante en Oviedo) junto a The Dark, Screaming Pijas, Aborígenes y Esta Noche Tampoco. Por eso me resulta grotesco, hasta insultante, cuando llegan desinformados listillos a cuestionar algo que ocurrió y puso a Asturias de nuevo en un mapa del que habían desaparecido una década antes, con la eclosión de Ilegales, Modas Clandestinas o La Banda del Tren… Un invento de la prensa musical barcelonesa, dicen.

Las pruebas de esa pervivencia las marca el presente. Hoy, Paco Loco, uno de los personajes fundamentales en el Xixón Sound, es un reconocido productor al que acuden grupos de todo el mundo. Lo mismo le sucede a Jorge Muñoz-Cobo, cuyo estudio es lugar de peregrinaje habitual para bandas estadounidenses, australianas o europeas, que sigue al frente de sus Doctor Explosion y que vive una segunda juventud como componente de The Ripe. Los músicos que, veinte años después, siguen enrolados en nuevas formaciones, como Pedro Vigil con los extraordinarios Edwin Moses, Fran Nixon, Pauline en la Playa, Ronny con los Real McCoyson y Las Nurses, por supuesto Nacho Vegas…


Pues con todo esto y más, mucho más, algunos siguen queriendo hacernos creer que todo aquello no existió ni lo vivimos. Seguro que no fue más que un sueño. Seguro.

MANOLO D. ABAD
Foto Manta Ray: José Antonio Vega
Foto Medication: Manolo D. Abad
Foto Dr. Explosion: Joan Fitó