Deslices

Deslices

miércoles, 30 de abril de 2014

The Chameleons "Shades"

">

lunes, 28 de abril de 2014

El fin de la agonía


Crónicas de Vestuario. –
“El fin de la agonía”

Es el partido que nadie en el Real Oviedo quiere. Enfrentarse al equipo “b” de tu eterno rival es una de las mayores humillaciones que han de padecer todos en la entidad azul en este largo penar de esta última desgraciada década. Mucho que perder y casi nada que ganar (que no sean los tres puntos, claro). Al revés, para los chavales del filial rojiblanco es la oportunidad única de destacar, de hurgar en esta herida que no termina de cerrarse, que sigue manando desde cada uno de los corazones azules. Este 1-4 es el fin de una agonía en una temporada decepcionante, para olvidar y que ni tan siquiera permite tener esa bola extra de alcanzar unos play-offs casi imposibles.

Los errores penalizan profundamente en esta categoría y hoy Javi Hernández –una de las mayores decepciones de esta plantilla- se ha marcado varios que han sido aprovechados con contundencia por los rojiblancos. Y eso que vimos un equipo azul que lo intentó por banda en la primera parte con un Sergio Rodríguez muy incisivo que llevó mucho peligro en la izquierda. Sin embargo, el recuerdo que nos pesa es el de una de las derrotas que más daño pueden hacer a cualquier aficionado azul. Una aciaga segunda parte en la que se tiró por la borda la última esperanza de engancharse a la fase de ascenso.

La historia de la temporada 2013-2014 es la de una permanente agonía, la de una enorme decepción con un equipo que había generado unas expectativas que muy pocas veces se han cumplido y que, al final, acaban con un descomunal fracaso, el de ni tan siquiera llegar a la opción del ascenso. Las dudas constantes, la incapacidad para armar un conjunto sólido, la endeblez defensiva y la inseguridad en los partidos ante su propio público han sido algunas de las características que han llevado a este tremendo desenlace. Cuando las expectativas son tan grandes, la decepción aún es mayor.

Y, otra vez, de nuevo, a encajar el golpe, a rearmarse, a pensar en el futuro, el único asidero que hoy nos queda. Pensar en el mañana, en planificar desde ya una nueva temporada, conseguir que el próximo Real Oviedo sea un equipo compacto, sólido, adecuado a lo que pide una categoría muy peculiar y a la que, lo hemos podido comprobar, muchos jugadores no han logrado adaptarse. Tiempo de mantener la cabeza fría, aunque el corazón duela como pocas veces, ahora que la esperanza –esa que tantas veces nos mantiene a flote- ya ha desaparecido, al menos para esta lamentable temporada.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 28 de abril de 2014

martes, 22 de abril de 2014

Jean-Jacques Burnel "El whiskey"

">

lunes, 14 de abril de 2014

Vía Crucis al play-off (1ª parte)


Crónicas de Vestuario. –
“Vía Crucis al play-off (1ª Parte)”

Encaraba el Real Oviedo la primera de sus cuatro finales a la busca del play-off de ascenso con los peores síntomas. Olvidada ya cualquier posibilidad de acceder como primero, sólo le queda al cuadro azul agarrarse a un nuevo clavo ardiendo, una ruleta rusa a cuatro partidos en el que no hay margen para el error: o todo, o nada.

Se palpaba la tensión en los prolegómenos del encuentro. ¡Qué diferencia con lo vivido sólo un par de días antes en el Auditorio Príncipe Felipe para ver la retransmisión televisiva del Oviedo Baloncesto! El viernes gocé, junto a otro gran aficionado al básket y seguidor del OCB como David Rodríguez, de un ambiente festivo, con un público heterogéneo, de todas las edades, que vibró con la entrega de los suyos. Los de Guillermo Arenas se sobrepusieron a un arbitraje en contra y a una mala tarde en el tiro exterior, a base de mucho coraje, de fe en sus propias posibilidades, las que han convertido al equipo con el menor presupuesto de la LEB Oro en un conjunto con posibilidad de optar a la ACB. Se preguntarán el porqué de este inciso con el deporte de la canasta. Es evidente: porque son un ejemplo a seguir por un once que nunca ha creído en sus opciones, que se ha dejado ir demasiadas veces en esta Liga y que, ahora, ha de jugarse su objetivo a un órdago mortal en el que ni tan siquiera, a día de hoy, depende de sí mismo.

Pero, como esos estudiantes que fían a su clase (y su memoria) todo a una última carta desesperada, casi suicida, llegan los oviedistas y nos brindan la primera goleada en casa de la temporada, la misma que -lo hemos resaltado a lo largo de toda la campaña- necesitaba esta plantilla para afianzarse, para creer en sí misma y sacar adelante el gran sueño del ascenso. Con un Susaeta imperial y el necesario, imprescindible, Jon Erice, el equipo se sintió más cómodo y sentó las bases en la primera parte para creer, para creérselo. El repertorio, variado: primero una falta, después un gran latigazo del futbolista eibarrés y a soltarse y disfrutar en el segundo tiempo. No faltó, eso sí, uno de esos despistes defensivos que tanto penalizan en esta categoría, pero ya no importó. 5 a 1 al final, uno de esos resultados que tanto se han resistido en esta temporada y tanto se necesitaban. Sólo quedaba vivir el momento dulce de este Domingo de Ramos y alzar las palmas en espera de un camino de tres jornadas más para optar a la fase donde el premio no es otro que la resurrección.

Sólo me queda evocar el corolario del hermoso artículo que públicó ayer domingo mi querido Xuan Bello en este mismo diario: “vive y nada esperes del mañana”. Agárrense a esto, vivan, jueguen, luchen y ganen y, sea cual sea el resultado en la próxima final ante el Rácing de Ferrol, no regresen jamás al “modo zombi”. Vivan, jueguen y, sobre todo, ganen.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 14 de abril de 2014

domingo, 13 de abril de 2014

sábado, 12 de abril de 2014

The Church "Under the milky way"

">

viernes, 11 de abril de 2014

Amatorski "Hudson"

">

martes, 8 de abril de 2014

Invitación a la juerga


Crítica. Música. –
“Invitación a la juerga”
WE ARE SCIENTISTS + PINGÜINO

Albéniz, Gijón.
Sábado 5 de abril de 2014.

El colofón al Gijón Sound Festival fue una llamada a la fiesta y la diversión más allá de las deserciones de última hora que no pudieron deslucir esta vuelta de tuerca al concepto festivalero y que ha conseguido activar el ambiente de la ciudad.

Abrieron Pingüino, trío de Cangas del Narcea, con flamante álbum bajo el brazo, pleno de un rock de guitarras enraizado en los talentos americanos de los 90. Sugar, Afghan Whigs o Smashing Pumpkins se asoman en sus vibrantes canciones con brillantez y potencia. Poco importa que no se acuerden de ellos en esos premios que tantos talentos asturianos se empeñan en olvidar y oscurecer, porque Pingüino son una de las formaciones con más proyección de Asturias.

El trío neoyorquino We Are Scientists es toda una invitación a la fiesta. Chris Cain se coloca con su bajo entre el asombrado público y le deja las tablas a Keith Murray para emprender un camino de diversión guitarrera, de un rock plenamente rítmico que se puede emparentar con propuestas como la de Franz Ferdinand. Desatados toda la noche, no se sorprenden cuando un espontáneo toma las tablas para gritar su particular “The Wall” de Pink Floyd en modo locura. Luego le tendrían que desalojar cuando trató de ampliar su momento de gloria en un segundo intento… Entre tanto, los estadounidenses siguieron con su infeccioso rock rítmico, y canciones tan atinadas como “After hours”, “Nobody move, nobody get hurt”, o su más reciente “I don´t bite”, himnos necesarios para celebrar noches inacabables y de plena diversión. Un brillante cierre para una convocatoria que ha logrado activar la vida de la ciudad con una propuesta original en el atiborrado espacio de los festivales.


MANOLO D. ABAD
Foto: M.D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el lunes 7 de abril de 2014

domingo, 6 de abril de 2014

El poder de los hombres de negro


Crítica. Música. –
“El poder de los hombres de negro”
THE STRANGLERS

Sala Albéniz, Gijón.
Viernes 4 de abril de 2014.

Cierto es que el paso del tiempo cercena muchos de los impulsos más primitivos y que, hablando de algo como el punk-rock, esa erosión marca como ninguna otra cicatriz. Sólo se puede resolver la tesitura otorgando al show un aire de vitalidad, un oxígeno interior que Stranglers en una distancia tan corta –todo un privilegio-  fueron capaces de entregar. No hablo sólo de una de esas entradas imparables con tres absolutas maravillas como “Toiler on the sea”, “No more heroes” (himno tan absoluto que puso a sus pies hasta al David Bowie contra quien fue concebido) y “Was it you?”, sino de uno de esos conciertos donde estos perros viejos ofrecieron todo lo que tenían con entrega, brillantez, credibilidad y un talento que siempre les distanció del resto de su generación. Daba gusto contemplar a un Dave Greenfield, ya sin su bigote y esas pintas a lo Frank Zappa que siempre se gastó, en plena vida sexagenaria, disfrutando hasta el límite y dándose un  buen lingotazo a su cubata mientras repasaba el pop sofisticado, elegante, de “Golden brown”, un muy intenso “Midnight summer dream” o los siempre necesarios “Peaches” o “Nice´n´sleazy”. El bajo de Burnel es como un terremoto bajo el cual la explosión punk se quedó en un pequeño fuego de artificio. La excelencia –sorprendidos ante la respuesta de un público entendido y conocedor del repertorio- llegaría con sorpresas como un espontáneo “Walk on by” realmente alucinante y pocas veces abordado desde la deserción de Hugh Cornwell, o ese “All day and all of the night” donde rinden tributo en forma de versión a dos de sus más grandes influencias, pequeñas ante el enorme legado que consiguieron levantar con un espíritu adolescente y fuerza de perros viejos. Tenerlos a centímetros, con la franca verdad que siempre suponen las distancias más cortas, otorgó un placer real para quienes quisieron acercarse y casi llenaron la sala gijonesa.

El Gijón Sound Festival se enriqueció con la aportación de una banda que quizás en España (a pesar de haber brindado en su día un tema como “Spain”) no alcanzó los topes que les situaron en su país como algo tan grande que sólo Queen pudo superarles en entradas en singles de grandes éxitos.

No, no tocaron “La folie”, algo que hubiera sido realmente una locura, y apenas abordaron la etapa post-Cornwell, algo que sí se atreven en sus conciertos británicos, pero la actuación de ayer, plena de una inusitada fuerza, nos devolvió a una de las formaciones que recuerdan el valor de una historia a reivindicar. Un “Always the sun” coreado por un público que ya había dejado la cuarentena tiempo ha, y que se reencontró con sus momentos más salvajes y peligrosos en un instante, valió por todos los momentos tratando de revertir el inexorable reloj del tiempo. En ese diálogo con el público que sólo puede ser explicado en unas distancias tan cortas como las que un local como la Albéniz es capaz de aportar, los Stranglers se crecieron y entregaron los brillos que les han convertido, a través de una vida intensa y plena, en uno de los nombres más grandes de la historia del rock. En una leyenda que, cuatro décadas después, se alza como un monumento a las virtudes del inconformismo, de modos de vida e independencia perdidos en los convencionalismos de unos tiempos trazados por un libro conservador y de la creación con el aliento de los más grandes de la historia, entre quienes tienen reservado un lugar fundamental.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el domingo 6 de abril de 2014 http://www.elcomercio.es/v/20140406/cultura/poder-hombres-negro-20140406.html

sábado, 5 de abril de 2014

Ejemplos


Vetusta Blues. –
“Ejemplos”
Siempre he escuchado un quejido en esta mi ciudad, Oviedo, a la que tanto quiero, sobre la invisibilidad de muchos de sus actos culturales. Y, la verdad, contemplado a través de los años, mi experiencia es que el planteamiento de los actos culturales en Oviedo, de sus eventos, sólo puede ser explicado por el inicio de aquella novela de Chester Himes “Un ciego con una pistola”. Les refresco la memoria o les aclaro, parafraseando: “Un amigo mío, Phil Lomax, me contó que un ciego había disparado con una pistola contra un hombre que le había abofeteado en el metro y que había matado a un espectador inocente que leía tranquilo su periódico al otro lado del paseo”.
Ejemplos me sobran, pero vamos con ellos. Una ciudad que albergaba la peña flamenca Enrique Morente, ejemplo de ruptura y búsqueda creativa, jamás presenció el monumental espectáculo “Omega”. Vaya usted a saber por qué… Oviedo, ciudad literaria donde las haya, repleta de poetas y novelistas dignos de atención es incapaz de organizar unos encuentros literarios que otra población asturiana-Pravia-, con evidentes menos medios, ha llevado a cabo con gran éxito (¡llegaron a reunir en su décimo aniversario, séptimo en la localidad, a cinco premios nacionales de literatura!). En la música, ¡qué quieren que les diga! Sí, está esa ópera que tanto nos cuesta, pero, olvidado (¿quizás porque socialmente luce menos?), hay suficiente materia prima para presumir de creadores rock. Pero se sigue, en un empecinado camino, en prometer quimeras que quedan muy bien en titulares para olvidar pronto: que si un festival alternativo, que si un grande de no sé qué tendencia… La realidad, al final, es un chamizo indeseable en un párking, con sonido pésimo, condiciones para el público tercermundistas y una programación calcada de la de una década anterior antes.
Por eso, por muchas inquietudes musicales o literarias que el alcalde pretenda transmitir, la realidad es un baldío escenario de convencional repetición, de un conformismo provinciano insoportable… Y, mire usted, a 28 km., en Gijón, de repente, se montan un concepto atractivo como el Gijón Sound Festival. Este fin de semana, hoy mismo, apunte, tome nota. Apoyando a los locales que apuestan por la música, con una programación con sentido, con unos promotores como Mestizo Producciones que saben de música y se preocupan de no buscar lo de siempre a precios sobrevalorados, sino de traer joyas históricas como los Stranglers o los Fall, grupos contemporáneos como We Are Scientists o The Tanks, además de un ramillete de bandas asturianas… Tienen el ejemplo tan cerca y están tan ciegos, en manos de empresarios de la miseria cutres y codiciosos que llevan a Oviedo a la tercera regional de la cultura que son incapaces de verlo. En su mano está rectificar y poner orden en este continuado y permanente despropósito.

MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 5 de abril de 2014.

viernes, 4 de abril de 2014

The Stranglers "Norfolk Coast"

">

The Stranglers "Five minutes"

">

jueves, 3 de abril de 2014

The Stranglers "Freedom is insane"

">

The Stranglers "Nice´n´sleazy"

">

The Stranglers "Staighten out"

">

martes, 1 de abril de 2014

Lorraine Ellison "Stay with me baby"

">

El Hombre Burbuja "Por qué no?

">

The Stranglers "Someone like you"

">