Deslices

Deslices

lunes, 30 de junio de 2014

sábado, 28 de junio de 2014

Aquel verano en el Apolo


Vetusta Blues. –
“Aquel verano en el Apolo”
La perspectiva de la memoria de un tiempo pasado nos ofrece la posibilidad de revivir momentos casi con la misma nitidez del presente. Algo así me sucede cuando, callejeando rumbo a casa, bajo por la calle de la Luna y observo el local que hace unos años ocupaba el Café Apolo. Inmediatamente, como si un resorte se desplegase con toda su fuerza más emotiva, el recuerdo de un verano de ola de calor y de tardes y noches, tras mi trabajo de reportero en la televisión local de Oviedo, transcurridas en ese emblemático café. De tardes y noches disfrutando de las dotes gastronómicas del gran Manolo Villarroel, bebiendo un vino tinto francés de edición especial, escuchando una buena selección de jazz y conversando de literatura, mujeres y vida con mi amigo Rubén Rodríguez y algunos otros colegas (Havel, Lasheras) que se acercaban a disfrutar de las minipizzas, tortillas y demás delicatessen, en esos días sofocantes donde permanecer en mi pequeña buhardilla era una auténtica tortura.

Aquel verano fue decisivo para lanzarme de cabeza a la arena literaria, impulsado por los ánimos de los amigos y por ese ambiente peculiar que transmitía el Café Apolo. Un lugar irrepetible, que fue construyendo su personalidad única no sólo a través de sus propietarios, como Juan Carlos y Eva, sino que fue definiendo la clientela que acudía allí a la busca de un sosiego creativo, una atmósfera donde la conversación fluía y el jazz suave sabía puntuarla. Donde la gente no hablaba a voces y todos sabían escuchar.

Hoy resulta difícil encontrar establecimientos así, lo más parecido puedo encontrarlo en el Café Paraíso, donde la selección musical de su propietario, Jesús Colino, aunque diferente, más orientada al rock y al folk-rock, consigue que las conversaciones no se malogren. No hay, por desgracia, la presencia de la gastronomía de Villarroel, pero sí el aroma de un buen vino de Toro.

El verano en Oviedo, sosegado, tranquilo, es un tiempo de gran creatividad para mí. Es como si todo se detuviera, se tomara un respiro, se congelara en un punto donde uno consigue olvidarse de la ciega competitividad feroz, de los enemigos y sus zancadillas, de las envidias y sus constantes puñaladas traperas, de los mediocres y arribistas que pretenden silenciarte o ningunearte. De unos días para saborear con gusto sin que nadie te los pueda agriar. Como en aquel verano en el Café Apolo.

MANOLO D. ABAD

 Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 28 de julio de 2014

jueves, 26 de junio de 2014

Hoy a las 23:45 h. en TPA


Hoy en TPA en el programa cultural "Pieces" estaré hablando con Vanessa Gutiérrez (foto) de mi nuevo libro "Justos por pecadores". Desde fuera de Asturias puede verse en tiempo real a través de la web de la radiotelevisión autonómica de Asturias www.rtpa.es

miércoles, 25 de junio de 2014

Eli Wallach (1915-2014)


Ana María Matute (1925-2014)


"La palabra es lo que nos salva"
(Ana María Matute)

Echo & The Bunnymen "Shroud of Turin"



I saw him
He saw me
That Turin-stained shroud
In Rimini
He cried
And I cried
We both died
Laughing
Him and me
Why me?
Why Rimini?

I want you
You want me
We both want
The things we'll never be now
We see now
It's sad how
Some things aren't meant to be
For we
Are just you and me
It never happens when you want it to
It never does what it's supposed to do
It's never good enough to see me through
See me through

I love that shroud that you're in
I love that you're maturing
I love that sweet sack you're in
I love your saccharin

I love that shroud that you're in
I love that you from Turin
I love that sweet sack you're in
I love your saccharin

It never happens when you want it to
It never does what it's supposed to do
It's never good enough to see me through
See me through

He saw me
I saw him
We both saw
Beneath each others'
Skin deep-
Er than deep
We both sleep
To dream of what could be
For me
And sing hymns for him and me

It never happens when you want it to
It never does what it's supposed to do
It's never good enough to see me through
See me through

I love that shroud that you're in
I love that you're from Turin
I love that sweet sack you're in
I love your saccharin

I love that shroud that you're in
I love that you're maturing
I love that sweet sack you're in
I love your saccharin

martes, 24 de junio de 2014

Adiós con el corazón


Crónicas de Vestuario. –
“Adiós con el corazón”

Todo este sufrimiento, todo este dolor, ¿para qué? Visto el partido contra Australia, con los cambios debidos y necesarios, se vio a una Roja como la que nos hubiese gustado ver en el decisivo partido contra Chile. No se realizaron esos cambios, no se dio paso a la frescura de Juanfran, Koke o Cazorla y el resultado es un fracaso, un doloroso e innecesario fracaso.

Al menos, tuvimos la posibilidad de despedirnos con dignidad. La de un Villa, máximo goleador de La Roja, estilete constante y con una actividad que tanto echamos de menos en un Diego Costa que ha sido el mayor fracaso que se recuerda. Ni se adaptó al estilo del equipo no ha habido posibilidad de adaptarlo al juego del seleccionado español. Habrá que estudiar si tiene sitio en un futuro once, porque visto a un Fernando Torres como hacía años que no veíamos quizás haya que pensarse muchas cosas.

Se abre ahora un período de reflexión donde hay que plantearse el recambio y la forma en que éste se va a producir. Máxime cuando, a diferencia de otros combinados campeones del mundo en otras épocas, aquí sí hay una generación capaz de suceder al equipo que más gloria ha traído al fútbol español. Uno se da cuenta de la envidia que hemos dado en estos seis años maravillosos cuando escucha a Maradona hablar y tratar de hacer sangre contra La Roja, a tantos y tantos que para sí quisieran haber podido vivir estos años de éxitos. Pelusa, preocúpese de su mediocre albiceleste, mírese el partido contra esa gran selección campeona de todo como Irán, y déjenos en paz. Porque nos levantaremos y este partido contra Australia debe ser el comienzo.

Creo que Don Vicente del Bosque puede ser la persona adecuada para afrontar este cambio si es capaz de asumir un nuevo reto, el de renovar y rearmar el espíritu de una selección de leyenda. Quizás su propia resistencia al cambio haya sido el desencadenante de lo ocurrido, pero si él se ve capaz de llevarlo a cabo, no veo a nadie mejor para construirlo. La cuestión es aplicar una cirugía, mesurada pero también implacable para que no se diluya el ánimo y para que no haya travesía en el desierto. La próxima Eurocopa espera y el tiempo no perdona las dudas.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el martes 24 de julio de 2014,

lunes, 23 de junio de 2014

Sprays, gestos, goles y bares


Crónicas de Vestuario. –
“Sprays, gestos, goles y bares”

Una primera mirada al Mundial 2014 nos muestra una competición extraña y fascinante. Es cierto que las fases previas suelen ser engañosas, que destacan a equipos que luego se difuminan, que en un torneo largo son aquellos que van de menos a más los que triunfan y que cualquier conclusión rápida puede irse al garete en la ruleta rusa que se plantea a partir de octavos. Pero, tras dos jornadas, ya se han visto muchas cosas claras.

La decadencia de los campeones de la pasada edición. No suele ocurrir, aunque ya le ha pasado a Francia en 2002 tras un ciclo casi tan exitoso como España y a los propios italianos en Sudáfrica 2010. Lo peor es lo estrepitoso de la caída. Aunque profundizaremos en ello en próximos artículos, lo que no tiene perdón para Don Vicente del Bosque y su equipo es que había un relevo detrás, una brillante generación que pedía paso y en la que el entrenador castellano no quiso confiar.

Entre lo que más ha destacado es el ver esas barreras bien quietecitas tras una marca de spray. La prueba del Mundial sub-21 funciona y es uno de esos inventos por los cuáles uno se pregunta por qué no existieron antes. Otra de las características, aparte de los modelitos de botas que ya casi no llaman la atención, está en los gestos tras meter goles. Neymar y su pandilla parecen haber impuesto el políticamente correcto gesto de los dos índices al cielo, muy de estos tiempos despiadados de hipocresía y mentira. ¿Al cielo, a un familiar, a quién? Una nadería muy interesante para rodar un spot publicitario. Vacío y propicio para un montón de interpretaciones… ¿Dónde están aquellos gestos espontáneos, por favor?

En la sustancia de lo visto, se ha comprobado en este Mundial 2014 la importancia del equipo, del trabajo colectivo, más allá de figuras y figurines. Porque el fútbol, por si no se habían dado cuenta, es un juego colectivo. Equipos que trabajan solidariamente, con un espíritu de sacrificio en cada uno de sus once jugadores, han sorprendido más allá de las individualidades. Hablo de un seleccionado como Costa Rica, donde todos se mueven disciplinadamente para imponer un ritmo infernal que ha logrado desactivar a colectivos tan brillantes como Italia. O ese México que fundió a los aspirantes máximos de Brasil con una plena exhibición de sacrificio. Un trabajo colectivo para desactivar a talentos individuales como Neymar o Messi. La figura argentina ha logrado esconder los múltiples defectos de una albiceleste mediocre y el brasileño, punta de lanza de un grupo musculoso y nada más, también ha conseguido oscurecer los defectos de un equipo previsible –poco hay que esperar de un tipo como Scolari- que siempre tendrá una ayudita extra, que para eso juegan en casa.

El desastre de los equipos africanos lo evitan onces como el de Costa de Marfil o el de Ghana –muy meritorio su empate ante los poderosos alemanes- pero es sólo un destello. Entre los europeos, Holanda, Francia y Bélgica pintan bien, casi tanto como una Alemania que  ha tenido un aviso, pero que, como siempre en este torneo, acabará brillando. De América, aparte de la revelación de esa Costa Rica tan sorprendente y agradable, un México con buenos argumentos y una Colombia que pinta bastante bien, además de una Uruguay que, si repite la exhibición ante Inglaterra, con esos dos imparables arietes Cavani y, sobre todo, Luis Suárez, tiene muchas posibilidades si es capaz de sobrevivir a Italia. Por supuesto, Brasil y Argentina siempre estarán ahí, la veteranía es el mayor grado en este torneo.

Un Mundial de muchos goles, una herencia que quizás haya que agradecer a La Roja –la española, no esos mediocres chilenos que hicieron sangre de nuestras dudas- por su fútbol abierto y honrado, aunque lo que hayamos visto sea una sombra manierista de un estilo que –estamos seguros- volverá a brillar en la próxima cita europea. Siempre y cuando se aplique la debida cirugía, claro.


MANOLO D.ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 23 de junio de 2014

sábado, 21 de junio de 2014

Horror Hospital


Vetusta Blues. –
“Horror Hospital”

“Horror Hospital” es una película inglesa de 1973 dirigida por Antony Balch y producida por la Hammer, célebre productora británica. Una película de terror psicológico con mad doctor incluido y que la recuerdo como una de las que más miedo me han hecho pasar, a la altura de “El Exorcista” de William Friedkin o “En la boca del miedo” de John Carpenter. Pues bien, este hospital de los horrores me vino a la mente contemplando las imágenes, duras imágenes, de los pacientes de oncología del nuevo HUCA sentados en el suelo, esperando y desesperando. Al tiempo, cómo no, se sucedieron las declaraciones infladas de los políticos o cargos de turno contando las bondades del traslado al nuevo edificio, pintando su mundo de color rosa donde no hay incertidumbres ni padecimientos. Los pacientes de oncología tuvieron que volverse a sus casas, en esa tradición que Larra definió como nadie en aquel artículo suyo “Vuelva usted mañana”.

A pesar de los esfuerzos por maquillar las múltiples lagunas que se han producido en –sí- un traslado de gran envergadura, lo cierto es que la impresión que se está dando es lamentable. La primera batalla, otra más para infortunio de los ciudadanos, es la de los accesos. Decir aquí que no ha habido improvisación, interesada improvisación en virtud de un choque de índole política que sigue castigando a Oviedo, es mentir. Meses mareando la perdiz, en ese combate de intereses políticos vergonzosos del “y tú, más” o del “y tú, peor”, el caso es que se han improvisado malamente accesos a última hora, a ultimísima hora. Si ya Oviedo adolece de unas circunvalaciones decentes, producto de otra de esas batallitas que en el pasado enfrentaron a Vicente Álvarez Areces y Gabino de Lorenzo, historietas de cercos y demás zarandajas que culminaron con el desastre que hoy luce la capital de Asturias, ahora se une un nuevo desastre, el de los accesos al nuevo HUCA.

Lo del sistema informático Millenium está llenando de protestas del personal todos los medios. Difícil de usar, causando multitud de problemas y cuya supuesta efectividad es desmentida por quienes se las tienen que ver con él. Resistencia a lo nuevo, arguyen sus promotores. Habrá que ver cómo se va desarrollando este tema. Es de esperar que vaya subsanándose poco a poco. Lo que sí es de destacar es el gran esfuerzo que el personal del HUCA está realizando, digno de mención especial.

Y mientras, el viejo edificio mantiene un silencio similar al de los planes que hay para él. Sólo tapiar, como con tantas construcciones que se quedan sin uso, a la espera de que alguien decida qué hacer con ellos. Y que, como con la Plaza de Toros de la ciudad, vaya pasando el tiempo y la ruina se apodere de todo mientras los responsables se lavan las manos.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del periódico "El Comercio" el sábado 21 de junio de 2014

viernes, 20 de junio de 2014

Enrojecidos


Crónicas de Vestuario. –
“Enrojecidos”

La resistencia al cambio de Don Vicente del Bosque ha traído como consecuencia uno de los mayores desastres de la historia del fútbol español. Esa resistencia al cambio, a no efectuar grandes transformaciones es la que, finalmente, ha acabado por condenar a La Roja (¿volverán ahora con aquello de La Furia?) a un siniestro total. Conviene, en un mundo tan dado al resultadismo, recordar cómo en la fase de clasificación para la Eurocopa 2008, la España de Luis Aragonés se encontró con dos derrotas inesperadas: en Belfast, ante Irlanda del Norte (3-2) y en Estocolmo, ante Suecia (2-0). El “Sabio de Hortaleza” aplicó la cirugía a la que nos referíamos en estas mismas páginas hace una semana y que Don Vicente no ha sido capaz de afrontar en este Mundial, cerró para siempre las puertas de la selección a Raúl y comenzó una renovación exhaustiva que condujo a un ciclo victorioso que se terminó perdiendo por primera vez ante Chile en el magno escenario de Maracaná. Al tercer encuentro, con la cirugía aplicada por Luis, se venció a Dinamarca en su propio campo por 1-3 con una demostración de altura en una primera parte para enmarcar.

Don Vicente del Bosque es un hombre tranquilo que nos ha llevado a grandes éxitos y al que debemos estar muy agradecidos todos los aficionados españoles al fútbol. Sin crispaciones, con un sosiego tan castellano como una tarde de estío en un pueblo de la Meseta, ha sabido transmitir la filosofía que inculcó Aragonés. Sin embargo, le ha faltado la capacidad para conseguir una renovación -a la vista de la paupérrima imagen mostrada en este Mundial- que se podía haber llevado a cabo, vistos los muchos mimbres que se han quedado en casa. Valores no faltan y ese puede ser nuestro salvavidas de cara a los años que se avecinan, al reto de volver a hacer historia en la Eurocopa 2016.

Por lo demás, el triste partido de Maracaná transmitió miedo y nervios. Más “Miedo” que en aquella vieja gran canción de Los Enemigos. Y, por regalarnos un poco de música en este día triste, acabó con otro magnífico clásico del grupo liderado por el Josele Santiago: “Na de na”.

Hicimos buena a la voluntariosa Chile, nada del otro jueves, aprovechándose de la debilidad, la incertidumbre e incluso la indolencia del combinado español. Después de una catástrofe como la de Holanda: dos cambios. ¡Dos cambios solo, por favor! Koke, Cazorla, Mata, Villa, mordiéndose las uñas en el banquillo mientras contemplaban el enésimo pase errado de Xabi Alonso (quien, por cierto, en el último tramo liguero se había marcado varios de éstos suicidios), con un once que seguía repitiendo la segunda parte ante Holanda. Una de las frases habituales del mundo del fútbol reza aquello de que “el fútbol es un estado de ánimo” y eso no se lo aplicó Del Bosque. Con sólo dos cambios en la alineación, una invitación al continuismo, a la rutina, que sólo podía conducir al abismo, el estado de ánimo era derrota. Estoy seguro que si su renovación hubiera llegado a cambiar ocho piezas (Iker Casillas incluido), habría transmitido la idea de una revolución que hubiese podido lograr mucho más que esta triste y dolorosa despedida. O, al menos, nos habría quedado la sensación de haber intentado algo diferente. Y quizás haber conseguido aplazar esta grandiosa decepción.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el viernes 20 de julio de 2014

jueves, 19 de junio de 2014

El Piojo de Felipón


Crónicas de Vestuario. –
“El Piojo de Felipón”

Parece fácil pero no lo es: dejar a los pentacampeones mundiales con el tanteador a cero y la sensación de derrota e incertidumbre no es algo al alcance de cualquiera. Pues bien, México -selección que hace tan sólo unos meses vagaba por los estadios de la CONCACAF y que se clasificó in extremis- lo consiguió bajo la dirección técnica de Miguel El Piojo Herrera. El seleccionador mexicano le dio una lección táctica al atribulado Felipao, ese individuo incapaz de reconocer errores -propios o ajenos- henchido de una insultante autosuficiencia, un dechado de virtudes entre las que ni se encuentran las variables tácticas ni otro intento de fútbol que varíe de la ecuación “músculo + Neymar”, a la que se aplicó sin éxito frente a los centroamericanos.

Un magnífico portero como el flexible Guillermo Ochoa, una defensa con tres centrales bien colocada bajo el mando del veterano Rafa Márquez (su cuarto Mundial, ahí es nada) y muy sacrificada en las ayudas sobre la gran estrella brasileña, un centro del campo con tres entregados al trabajo de cortar cualquier atisbo de espacio para Neymar, y el estilete del jugador del Villarreal Giovanni Dos Santos lograron dejar a los brasileños con cara de… con esa cara, sí.

De acuerdo, que en el toma y daca, la canarinha tuvo buenas oportunidades de anotar, incluso al final, con ese enorme Thiago Silva, de lo mejor del musculoso grupo de Felipao, pero, si los mexicanos hubieran tenido a un Peralta como el del primer día, también hubieran podido dar la sorpresa que se había intuido en la inauguración ante los croatas y que sólo el “amigo japonés” fue capaz de desbaratar. Aquí no hubo “amigo turco” y, por mucho que Fred, Alves o Marcelo se aplicasen a la piscina, el árbitro otomano no picó. Suerte tienen los brasileños de que su último partido será ante Camerún, a la que se vio en su primer encuentro desorientada y sin capacidad en la vanguardia, porque los sudores de Felipao podrían haber aumentado. Y parece difícil que Eto´o sea capaz de obrar un milagro para la leyenda de un Ghiggia –sí, el del Maracanazo- que, parece, va a volver a aparecerse en las pesadillas de los anfitriones.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el jueves 19 de junio de 2014

domingo, 15 de junio de 2014

La gran humillación naranja


Crónicas de Vestuario –
“La gran humillación naranja”

Los finales de ciclo son así: llegan con la fuerza de un desamor, sin nostalgia, con el peso brutal de los hechos. Un 5 a 1 y lo visto en una segunda parte digna de los peores desatinos de La Roja  -entonces, La Furia- es una demostración tan brutal que hasta un tipo de la cordura y el temple de Vicente Del Bosque va a tener que tratar con la cirugía debida. El salmantino ha tratado de apurar el momento de las decisiones claves con la paciencia de sabio tranquilo pero la fuerza de los hechos le ha estallado en la cara en el peor escenario posible.

Para empezar, el motor. Al grandísimo Xavi Hernández ya debemos de comenzar a escribirle unas loas elogiosas por habernos llevado a lo más alto, a la cima del fútbol mundial, pero su ritmo adolece de la necesaria fuerza para acometer empresas de músculo y vigor como las que propuso Louis Van Gaal al frente de una naranja no mecánica, pero sí sacrificada y potente. Tiene a un señor llamado Jorge Resurrección –hasta su nombre viene que ni pintado- que ha conducido al Atlético de Madrid a una Liga donde han roto el bipartidismo blanco y blaugrana. ¡Anímese, ponga a Koke, dele galones, el futuro de España está en sus jóvenes y capaces botas! Es el momento de aplicar cirugía, de acordarse de los asturianos, de esa segunda unidad que siempre ha estado ahí, del enorme Santi Cazorla, de un Mata que sabe lo que es llegar a un equipo como el Manchester United plagado de problemas y brillar y de un Villa campeón de Liga y, que nadie lo olvide, es el español que más goles ha marcado con esta camiseta. Lo de Piqué no me lo esperaba, como la mayoría de los españoles, pero sus continuas lagunas piden la cordura de un Javi Martínez con capacidad y garantías. Disculpen que señale a Azpilicueta, un recién llegado, pero su desempeño me trajo al recuerdo los peores días de Arbeloa. Ni subió por banda ni defendió. Juanfran, campeón de Liga y subcampeón de Champions, esperando  en el banco… Poco más se puede añadir. 

Tras la sacudida no me quedó otra que irme a un bar con la plataforma televisiva donde jugaban Chile y Australia –muy triste esto de andar un viernes noche  a la busca de un local- para quitarme la sensación agria de lo visto. Y para tratar de convencerme que Del Bosque, a quien, como bien escribía el grandísimo Santiago Segurola, le debemos tanto, vaya a ser capaz de levantar esto, de redescubrirse, de encontrar la llave del orgullo y de trazar la senda de un futuro que ya es hoy, explotado por la fuerza del músculo naranja, como una indeseada revelación que debe configurar una resurrección de La Roja. Que es posible, que la esperamos y para la que hay mimbres. Paso a la segunda unidad, Don Vicente.


MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el domingo 15 de junio de 2014

sábado, 14 de junio de 2014

El amigo japonés


Crónicas de Vestuario. –
“El amigo japonés”
En 1977, Wim Wenders firmaba una de sus más desasosegadoras películas, “El amigo americano”, basada en una novela de la no menos turbulenta Patricia Highsmith. En ella, el malvado Ripley, interpretado por un sensacional Dennis Hopper convencía a un humilde fabricante de marcos (eminente el genial Bruno Ganz) para cometer un asesinato. Treinta y siete años después, en el Mundial de Brasil 2014, la jornada de apertura se teñía con la vergüenza del primer arbitraje lamentable a favor de una dubitativa canarinha. El encargado del dislate, del favor en forma de penalti, el árbitro Yiuchi Nishimura. Un amigo japonés. Dados los antecedentes de este tipo de sospechosa torpezas, o favores, llámenlo como quieran, es de suponer que a Nishimura le espere un horizonte esperanzador. Si a Sandor Puhl en el Mundial de 1994 después del atraco a España en cuartos de final frente a Italia, con la sangrante nariz de Luis Enrique como testigo del robo, le entregaron las llaves de la final de esa edición, a Nishimura, tras su brillante faena de aliño –no sólo fue la pena máxima, sino montones de bien buscadas faltitas y la permisividad con las entradas de los brasileños- ante los tercos croatas que se empeñaron en disputar el encuentro ante los anfitriones, es más que probable que se reserve algún encuentro de lustre (¿la final, quizás?).
El caso es que el partido inaugural nos dejó las dudas de una Brasil todo músculo al servicio de la fantasía de Neymar frente a una Croacia guiada por la clase de los grandes Rakitic y Modric, pero arruinada por un cancerbero lamentable, lento y sin reflejos como Pletikosa. Con razón se especulaba con la posible titularidad del meta del Mónaco, Daniel Subasic, algo a lo que Kovac, el seleccionador croata, no se atrevió y que acabó penalizando a la selección balcánica.
Mal empieza este Mundial 2014, con los ánimos en la calle muy alterados y con la misión del fútbol de actuar como apagafuegos de la calle. Uno empieza a evocar las imágenes del Argentina 1978 y a acordarse de todo lo extraño que sucedió en aquella edición. Y, entre lo más extraño, aquel 6 a 0 de Argentina a Perú, que evitó, precisamente, que los brasileños llegaran a la final de esa edición, tutelada por la dictadura del General Jorge Rafael Videla. Jugadores peruanos que no habían actuado en ningún otro encuentro de ese torneo y jugaron ese encuentro decisivo -uno de ellos Manzo que llegó a agacharse en uno de los remates a gol de los albicelestes- otros más conocidos como Héctor Chumpitaz que llegaron a admitir el soborno, un guardameta como Quiroga… nacido en Argentina. Aquel cúmulo de irregularidades entre las que se dio el que el propio Videla bajara al vestuario peruano en compañía de Henry Kissinger, y sellase el pacto con la también dictadura peruana con un crédito no reembolsable para la adquisición de cuatro mil toneladas de trigo a granel, forman parte de una de las historias más sucias y oscuras de los Mundiales. Esperemos que con la excusa de contener una revuelta social en Brasil no tengamos que volver a asistir a episodios tan lamentables como los del “amigo japonés”. Y, por supuesto, que si nos cruzamos con la canarinha tampoco tengamos que volver a evocar historias tristes de arbitrajes lamentables de las que ya coleccionamos unas cuantas.

MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 14 de junio de 2014

Espíritu San Pedro de los Arcos


Vetusta Blues. –
“Espíritu San Pedro de los Arcos”
Resulta curioso comprobar cómo en estos tiempos de sociedad de la información, de máxima facilidad para hacerse con fuentes con las que nutrirse, lleguen a difundirse u obviarse hechos de fácil constatación. Ahora que está próxima la coronación de la nueva Reina de España no deja de ser extraño descubrir que en su biografía prácticamente nunca aparece su año escolar en párvulos del Colegio San Pedro de los Arcos de Oviedo. Y es que antes de cursar estudios en el Colegio La Gesta, Doña Letizia Ortiz pasó un año en párvulos, a las órdenes de Doña Mari y Doña Anuncia. Desconozco los motivos por los que este dato prácticamente nunca aparece en las biografías, las múltiples historias de la vida de la futura Reina de España.
Para muchos de quienes cursamos estudios en San Pedro de los Arcos supone un gran honor haber pertenecido a una institución humilde pero de la que han salido grandes seres humanos. No voy a relatarles las historias de muchos de ellos, sólo recordarles algunos de quienes por allí pasaron y que hoy les son conocidos. Como el ex jugador del Real Oviedo y otros muchos clubes y actual entrenador del Rácing de Santander, Paco Fernández, ejemplo de trabajador sensato y brillante, que hace sólo unos meses logró ascender a la entidad cántabra a pesar de estar envuelta en un sinfín de problemas económicos y estructurales; o como el productor televisivo Carlos Navarro –con quien compartí pupitre en 5º de la EGB- de quien conocerán sus exitosos programas en TPA “Mochileros” y “De Folixa en Folixa”; o como el director de cine Tom Fernández, que acaba de estrenar su tercera película “Pancho, el perro millonario” y a quien todos recordaremos por su emotiva ópera prima “La Torre de Suso”. Hay muchos más ejemplos de gentes que salimos de San Pedro de los Arcos, una entidad que nos dio carácter, personalidad y de la que, repito, nos sentimos muy orgullosos de haber pertenecido. En mi caso los diez años que fueron de párvulos a octavo de la EGB.
No entiendo esa laguna en la biografía de la futura Reina de España, Doña Letizia Ortiz. Me niego a pensar mal del hecho de que ese año haya desaparecido de su vida,… o que lo hayan hecho desaparecer por vaya usted a saber qué intereses. El caso es que muchos de los atribulados biógrafos de la actual Princesa hayan sido incapaces de darse cuenta de este garrafal error y lo obvien un día tras otro es muy sospechoso. En una sociedad donde acceder a las fuentes de información resulta tan fácil, es cuanto menos extraño que se desconozca un dato que ocupa muchos meses de la vida y formación de la que está llamada a ser uno de los personajes fundamentales de la historia de España.

MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición depapel del diario "El Comercio", el sábado 14 de junio de 2014.

viernes, 13 de junio de 2014

Entrevista en el magazine "Biblioasturias" en la sección "5X5"



Escritor, periodista, crítico de rock y crítico cinematográfico, Manolo D. Abad (Oviedo, 1968) tiene una larga y variada trayectoria tras de sí:entre 1987 y 2008 escribió para la revista Ruta 66;  entre1998 a 2004 editó y dirigió la revista cultural gratuita Interferencias; ha trabajado comoasesor musical de la RTPA (Radiotelevisión autonómica del Principado de Asturias) y habitualmente es colaborador del diario El Comercio, y de publicaciones de carácter cultural como Post Magazine, Literarias y Clarín.
 Si bien hace un año presentaba para Biblioasturias la que era su primera novela, Elevator (Turbulencias, 2012), actualmente está en plena promoción del volumen de relatos Justos por pecadores (Turbulencias, 2014), con el que regresa al género que le dio a conocer como narrador al publicar primero Vasos sucios en la madrugada (Septem Ediciones, 2008) y luego Viajes al fondo del precipicio (Turbulencias, 2012). Además, ha participado en libros colectivos como Songbook (Ruta 66 Ed., 2006), Mensajes de un mundo dibujado (Septem Ediciones, 2007), Palabras con Ángel (AEA, 2008), Una noche de verano (AEA, 2010) yLeyendas Urbanas (Laria, 2012).

1.  Proponga un menú literario: entrada, plato principal y postre.
De entrada, algo sabroso, que nos despierte el hambre:  Mujeres de Charles Bukowski. Plato principal, con fundamento: El asesino dentro de mí, de Jim Thompson. De postre, algo estimulante,  Mi tío Oswald, de Roald Dahl. Y me permito regarlo con un buen vino, profundo y con sabor añejo:  El Túnel, de Ernesto Sábato.
2. ¿Cuál ha sido el último libro que ha sacado en préstamo de una biblioteca?
Los alcohólicos,  de Jim Thompson.
3.  ¿Qué escena literaria le viene en este momento a la mente?
Cuando Pablo Castel ve por primera vez a María Iribarne. En el tercer capítulo de El Túnel de Ernesto Sábato.
4.  ¿Se ha enamorado de algún personaje literario?
No, quizás a través de la visión de una actriz en una película, sí,  pero desde un libro, no.
5.  Sugiera una tríada de poetas.
Pelayo Fueyo, Antonio Machado, Charles Bukowski.
6.  ¿Cuál ha sido la (o las) Biblioteca de su vida?
La Biblioteca Pérez de Ayala de Oviedo. En mis años de Universidad pasé más tiempo allí que en las aulas del Campus de Humanidades.
7.  ¿Con qué libro despertaría el amor a la lectura en un adolescente?
Puuuf, me pondré de ejemplo: Para mí fue crucial Pío Baroja y varias de sus novelas que había desperdigadas en casa de mis padres.  
8. Cite tres novelistas a seguir por cualquier lector.
No creo en eso de autores para todos los públicos y, básicamente, tanto lo que leo como lo que escribo es “para mayores de 18 años”, si se me permite la expresión. Así que: Francisco de Quevedo, Raymond Carver y Jim Thompson, por ejemplo.  
9.  Proponga una medida a favor de la difusión de la lectura.
Soy realmente malo como político. Quizás conseguir una interactuación entre la literatura y otras disciplinas como la música y el cine. Una adaptación de los clubs de lectura a las aulas tampoco estaría mal.
10. ¿Quiénes son sus compositores o músicos favoritos?
Tantos… citaré tres: Nick Cave, Echo & The Bunnymen y Adrian Borland (The Sound).
11.  ¿Alguna lectura ha marcado especialmente su vida?
El extranjero de Albert Camus, que leí primero en francés en la Alianza Francesa de Oviedo.  Escupiré sobre vuestras tumbas  de Boris Vian.  El gran reloj  de Kenneth Fearing.  Días de guardar  de Carlos Pérez Merinero.
12. ¿A qué autor rescataría del olvido?
A Mark Behm y a Kenneth Fearing.
13. Seguro que podría recomendarnos la visión de al menos tres películas.
El silencio de un hombre (Le samuraï) de Jean-Pierre Melville; “Crash” de David Cronenberg, no confundir con el mismo título de Paul Haggis;  El cielo sobre Berlín  de Wim Wenders.
14.  ¿Qué poema interpreta sus sentimientos?
Harían falta muchos, puesto que los sentimientos cambian.
15.  ¿Cuáles son sus nombres favoritos?
Ahora supongo que Román, así se llama mi sobrino-ahijado. De mujer, Alzira, el nombre de mi madre y de mi hermana.
16.  ¿A qué lugar salido de la imaginación de un autor le gustaría trasladarse?
Prefiero lugares reales.
17. Sus artistas más admirados son… (referido a pintores, escultores, fotógrafos, arquitectos… etc.)
Nick Cave (músico), El Greco (pintor), Jean-Pierre Melville (cineasta).
18.  El último libro que ha comprado ha sido…  
Crematorio  y En la orilla  de Chirbes y Quince días para acabar con el mundo de Manuel Astur.
19. ¿Puede el e-book reemplazar al formato clásico?
Eso parece. Pero para mí el papel seguirá siendo siempre mi formato. Me canso de leer en la pantallita de marras muy pronto. Y, en cambio, estaría horas y horas delante de unos libros.
20.  ¿Podría decirnos cómo ordena su biblioteca personal?
Tanto los discos como los libros por orden alfabético de los autores.
21. ¿Dónde desearía vivir?
La lectura sirve para ser más libre
Me gusta Oviedo, el lugar donde vivo.
22 ¿A qué persona viva admira?
A María Alzira Rolland Andrade, mi madre.
23A su juicio ¿cuál es la mejor obra literaria adaptada por el cine?
Estoy con mi amigo Jesús Palacios en que son las adaptaciones libres las mejores. Así que  Crash  de David Cronenberg sobre varios relatos de J.G. Ballard;  Apocalypse Now de Coppola sobre El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad o Blade Runner de Riddley Scott sobre Sueñan los… de Phillip K. Dick.
24.  ¿Qué está leyendo actualmente?
Estoy releyendo Postales negras de Dean Wareham, uno de los mejores libros sobre el mundo del rock, alejado de las estrellas y su parafernalia. Dorian Gray 2.0  de Marcelo García y Juliet, desnuda de Nick Hornby.
25. ¿Para qué sirve la lectura?
Para ser más libre.

La entrada: http://www.biblioasturias.com/cincoxcinco-manuel-d-abad/

jueves, 12 de junio de 2014

Hombrespájaro "Una vez más"

">

miércoles, 11 de junio de 2014

Echo & The Bunnymen "Supermellowman"

 
Will you walk through my storm
Can I be your one and only
Will you talk me through 'till dawn
Never felt so lost and lonely

When night turns into morning
And you don't know how long you must wait
As life came without warning
Your destiny will come too late

In the pool of my life
Kissing the ground that made me
Ancient rules wrong from right
Wish I'd found you when you could save me

When night turns into morning
And you don't know how long you must wait
As life came without warning
Your destiny will come too late

Can it ever be the same
Will we ever dream again
Walk through the sweet, sweet pain of love

No one ever broke the bough
the cradle fell anyhow
There's angels in the thunder clouds, above

When night turns into morning
And you don't know how long you must wait
As life came without warning
Your destiny will come too late

sábado, 7 de junio de 2014

Clásicos renovados




Vetusta Blues. –
“Clásicos renovados”
Renovarse o morir, suele decirse, aunque no siempre tenga que ser así. A veces basta con marcar un territorio propio, personal, y trazar unos pequeños retoques acordes a los nuevos tiempos. Sea así o no, hace unos días vivimos el cierre de un local hostelero emblemático en la ciudad y la apertura de otro que significa el paso delante de todo un clásico de Oviedo. El primero, el Alkor, reducto adolescente de partidas de futbolín y cartas, de cerveza barata, de colegas habladores, de tabaco y alguna chica, ha sucumbido a los tiempos de botellón, ahora que todo consiste en excursiones al supermercado más cercano para aprovisionarse de licores de alta graduación con el que neutralizar cualquier atisbo de conversación y descender, cuesta abajo y sin frenos, al estado etílico más rápido y profundo.

Casi al mismo tiempo que el Alkor cerraba sus puertas, la buena gente del Campa abría un nuevo local, un amplísimo recinto para expandir ese buen rollo suyo, precios populares y un lugar que ya se ha convertido en imprescindible para muchos ovetenses.

Allí estaba con Fran Elías, todo un clásico del rock asturiano, degustando una bandeja de ibéricos y unos chipirones a la plancha, con unas cervezas, recordando los viejos tiempos de unos históricos algo olvidados: Modas Clandestinas. Me había traído una copia de trabajo del segundo álbum de su nuevo proyecto The Traveling Zoo, con el que, dos décadas y media después, ha vuelto a la pomada de composiciones, grabaciones y ensayos. Ya su primer trabajo me había impactado, él que siempre se caracterizó por la elegancia en los arreglos y grandes canciones como ese “Summertime in Willow Street” que hice sonar mucho en la programación de RPA hace un par de años. El segundo álbum de The Traveling Zoo es otra maravilla del rock compuesto con sensibilidad, arreglado con elegancia, expuesto con la sabiduría de un clásico que hace, como sólo los grandes pueden, lo que le da la gana. Y eso nos permite disfrutar de una veintena de canciones magnífica, para compartir en pequeñas distancias en sus instantes íntimos (la psicodelia suave a lo Robyn Hitchcock del eminente “What a lovely day”) o para escuchar a todo trapo con electrizantes guitarras a lo Editors o Chameleons en ese vibrante single que es “Invisible”, el tema que da título al álbum.

Y es que estos seis meses de 2014 en Asturias han dado para una estupenda cosecha de rock con interesantes trabajos de bandas como V8 Ford, Stanley Road, Blues & Decker, Mota Blues, Muñeco Vudú, Johnny Penicilina y Los Frixuelos Eléctricos, Flying Padres, Los Ruidos o esa delicia que son Peralta. Y, entre ellos, un clásico renovado como Fran Elías y sus Traveling Zoo. Otro clásico, Juan Martínez y sus “guadiana” Los Ruidos que también se han marcado un estupendo trabajo digno de mención. La fuerza de las nuevas ilusiones en nombres que han marcado muchos de los grandes capítulos de la historia reciente de la música asturiana.
MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 7 de junio de 2014

miércoles, 4 de junio de 2014

"Justos por pecadores en TPA Noticias"

El sábado 31 de mayo de 2014, Toni Rodero firmó esta pieza televisiva sobre mi cuarto libro "Justos por pecadores" para el informativo de fin de semana de TPA (la televisión autonómica asturiana) que conduce Beatriz Fernández.

http://www.rtpa.es/sociedad:-Manolo-Abad-presenta-su-libro-%27Justos-por-pecadores%27_111401543414.html


martes, 3 de junio de 2014

The Pribata Idaho"Spain is pain"

">

Dum Dum Boys "Run run run"

">

lunes, 2 de junio de 2014

Ivan Brzic (1941-2014)


Lagartija Nick "Lo imprevisto"

">

domingo, 1 de junio de 2014

Kafka y la Plaza de Toros de Oviedo


Vetusta Blues. –
“Kafka y la plaza de toros de Oviedo”

Decíamos ayer, casi como cuando Fray Luís de León, tras salir de un injusto encarcelamiento, volvía a dar clase en la Universidad. Y, sí, de poco sirve lo que decíamos ayer cuando uno se encuentra con una pared tan infranqueable como la de la burocracia más perniciosa. Sabíamos, intuíamos, que iba a suceder lo que, finalmente, ha acaecido. Si el 23 de noviembre dedicábamos un artículo –el segundo- a la olvidada Plaza de Toros de Oviedo, con la esperanza de que fuera recuperada de su ruina, de su patética ruina, siete meses después comprobamos cómo la respuesta de los responsables sigue siendo la misma: pasar. Pasar, pasar y pasar. Ahora que se disputa Roland Garros, nada mejor que un cruce de informes; saque y seis meses después, respuesta y otros seis meses más, nueva reunión de la atribulada Comisión de Patrimonio; de revés, otro más y así como en “El Proceso” de Franz Kafka, a la busca de un papel perdido, a la negativa de una decisión nunca tomada, al bonito devenir de una burocracia enroscada en sus mentiras y que sigue parasitando a los ciudadanos.

La inacción, bien vestida de informes, de un trueque de informes con el que marear la perdiz. Vamos a ver, señores, hay un proyecto claro, y desde este diario –con brillantes reportajes de mi compañero Gonzalo Díaz-Rubín- se han mostrado las opciones para evitar la ruina de la Plaza de Toros de Oviedo y convertirla en un recinto aceptable para un montón de eventos. Pero no, no vale nada. ¡Crucémonos informes cada seis meses en este castillo kafkiano! Que transcurra el tiempo, que la ruina siga abriéndose paso y, tras este partido de tenis intolerable por quienes queremos soluciones, llegue el momento de ejecutar la arqueología de la ruina de aquellos que dejaron morirse por inanición un buen proyecto. Y que la bola siga rodando inasequible a la ruina y la podredumbre.

Me niego a creer en cercos, en conspiraciones, pero, contemplando la manera de actuar de ciertas gentes, supuestamente indicadas para tomar decisiones, empiezo a pensar si no están equivocados. La vergüenza, esta vergüenza que está sucediendo con la Plaza de Toros de mi ciudad me da asco. Asco también me da pensar que, quizás en este próximo mes de septiembre, en ese chamizo con carpa donde van a hacinar a miles de personas, con mal sonido, pésima visión y unas condiciones tercermundistas pueda haber una desgracia (Dios no lo quiera). Y entonces, seguro, estos tipos que se están pasando vergonzosamente la pelota –vía “informes”- se rasgarán las vestiduras. Seguro que ellos no se sentirán responsables porque nunca lo han sido.

MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 31 de mayo de 2014