viernes, 30 de septiembre de 2016

Kings Of Leon "Waste a moment"



All the way from Waco to WeHo with the rabbit on a chain
Drove a little slick car to ten bar with the static on her brain
She's a little burner, burner, gonna throw you to the flame
Little ticking time bomb, time bomb, gonna blow us all away

Oh, take the time to waste a moment
Oh, never ask to be forgiven

Sexy was her boyfriend, with no kin, always running from the law
Every other weekend, weekends with his back at her claw
He's a live wire, wire, shooting sparks in the night
He's a gotta higher, higher, with the beat in his sights

Oh, take the time to waste a moment
Oh, face it where the lines are broken
Oh, name a price to all this living
Oh, never ask to be forgiven

Oh, take the time to waste a moment
Oh, face it where the lines are broken
Oh, name a price to all this living
Oh, never ask to be forgiven

jueves, 29 de septiembre de 2016

Para (no) todos los públicos



Vetusta Blues. -

Para (no) todos los públicos”


Más allá de los triunfalismos propios de la política a la hora de los balances de San Mateo, sí puede afirmarse que a los agoreros les ha salido el tiro por la culata. Mareas, oleadas de gente, abrazando los chiringuitos, participando de lo que deben ser siempre unas fiestas: una celebración popular, no para (supuestas) élites selectas.

Otra cosa bien distinta es el modelo elegido a la hora de la programación musical. Un modelo, digámoslo ya, completamente obsoleto y alejado de los tiempos que vivimos. ¿Que cuáles son los tiempos vivimos en lo musical? Unos, en los que tras la debacle de la industria musical, han convertido el mapa sonoro en un crisol de estilos y aficionados. Ya no se llenan grandes superficies y, en cambio, se consume más música que nunca. El público ha tenido la posibilidad de elegir y lo ha hecho en un sinfín de variables y estilos, lo que ha contribuido a una enorme fragmentación y a un reparto muy diversificado. Ya no intervienen los hits, las radiofórmulas; apenas se ven superventas absolutos capaces de llenar estadios en cada ciudad o pueblo. Algo lógico: la gente ha tenido la posibilidad de escoger sus gustos, de encontrar sus propuestas musicales y, con una industria perdiendo todo su poder (sólo algunos necios o interesados siguen contándonos esa milonga), todo queda a expensas de las posibilidades de abrir tus oidos y quedarte con lo que más te gusta. La industria se ha replegado hacia los “productos” y los artistas más seguros, así como a las reediciones, pero no ha funcionado: cada vez hay más sorpresas al margen de sus tentáculos.

Con este panorama, ¿cómo encarar la programación musical de unas fiestas? Una vez más, los vascos nos han enseñado el camino. Dará igual: porque cuando los responsables del asunto en Oviedo en encuentros ya fundamentales como el Bime, llegan tarde, no se enteran de nada y tampoco les preocupa mucho. Que Bilbao ofrece unas posibilidades gastronómicas muy interesantes y a quién puñetas le importa lo que vayamos a proponer para San Mateo. Si, al final, todos tragarán con un “viva las fiestas” de perdón. Vean si no, el penoso homenaje a Tino Casal, quien, sí, sí y hasta cien veces sí, se revolvería en su tumba viendo a quienes le trajeron de invitados a lo que tenía que haber sido su celebración (al menos, Los Secretos tuvieron la vergüenza torera de marcarse un hermoso y original “Embrujada”). Pero, como cantarían los adalides del rock urbano Topo: “Aquí no pasa nada, todo está bien”. Y no debería ser así. Bilbao propone, en varias de sus plazas, conciertos especializados aptos para cada tipo de público: canción de autor, jazz, folk, rock, clásica. Esa sería la gran posibilidad de futuro: convertir cada una de las plazas -en Bilbao son ocho, aquí creo que con cuatro ya estaría muy bien- en un lugar para el placer de los enamorados o de quienes anhelan un estilo musical. Claro que eso requiere al frente a alguien capaz de ser sensible a esas inquietudes. Que sepa, vamos. No a un sujeto que te liquida a un Macaco por treinta y no-sé-cuantos-mil-euros sin despeinarse. Lo que podría costar -quizás un poco más si hubiera voluntad de ser cuidadoso y marcar la diferencia- una semana de actuaciones en cada uno de esos recintos. Y que no se diga que no somos constructivos: ahí tienen la idea gratis...

Lo que ya está obsoleto es ese gratis total en una plaza de la Catedral convertida en zona de tránsito de gente que se para unos segundos a observar como un marciano la actuación de turno. O como reducto para que los botelloneros se escondan, mientras combinan sus cubatas con el hielo que han pillado a los pobres hosteleros o a los chiringuitos... Ya no existe la música para todos los públicos. Desde la eclosíon de internet, ya nada es universal y uniforme: ya nada es para todos los públicos.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el jueves 29 de septiembre de 2016

martes, 27 de septiembre de 2016

San Pateo. - “Día 5 hasta Último Día: Viajes al fondo del estómago”



San Pateo. -
Día 5 hasta Último Día: Viajes al fondo del estómago”

Supongo que no hay mayor coña que sufrir una indisposición grave en plena celebración mateína. Los rostros se teñirán de una media sonrisa irónica que achacará a los (conocidos) excesos alcohólicos como el mal que ha provocado la susodicha indisposición. Esos chupitos de Thunder Bitch -gracias Alex Serie B-. ..Pues no, que cuando hay una resaca por medio, apenas si pasa un día que nos erguimos con el alma de superviviente que nos alumbra. Que por razones alcohólicas, pocas veces nos hemos confesado con el retrete...

No, no y no. Una gripe unida a una gastroenteritis se empeñó en arrasarnos en la tarde-noche premateína, justo cuando teníamos prevista una sesión de In-Toxic dj en el Fauno. In-Toxic, elegí bien el apodo y bien que tuve tiempo de acordarme en todas las idas y venidas cama-servicio de la noche del martes 20 de septiembre. Eso y unos sudores que me llevaron al borde de la deshidratación. ¡Bonito San Mateo entre sudores, vómitos y una mendaz orquesta ambulante con lo peor del pop latino amenizando la madrugada de los pobres (y dóciles, protesten, joder) habitantes de la Losa! A músicos como Pedro Conde, que se dejan la piel en las calles todo el año, que pagan sus permisos al ayuntamiento de la ciudad, supongo que no les haría ninguna gracia que una orquesta sudamericana, o centroamericana, con un pertinaz deje hacia el reggaeton y al pop latino y, por supuesto, al margen de todo tipo de permiso o normalización, se dedicara a dar la brasa por las calles ovetenses sin ningún tipo de control horario ni de volumen ni de localización (más itinerantes que el Grupo Salvaje de Sam Peckinpah). En fin, el mundo comienza a ser cada vez más de los listillos. Ya lo era de los aprovechados y ahora ambos se unen para que el resto tengamos que padecer sus excesos.

El bendito suero permite que pueda acercarme a trabajar, entre unos mareos que no desentonan entre las mandíbulas desencajadas o los cantarines beodos que tan bien dibujó el maestro Francisco Ibáñez en sus viñetas de “Mortadelo y Filemón”, “13 Rue del Percebe”, “El Botones Sacarino””, “Pepe Gotera y Otilio” o “Rompetechos”. Consigo terminar las músicas para el reportaje con el que se abre la temporada del programa de TPA “Asturias Semanal” y regreso a casa de mi madre entre temblores. A la mía ni me acerco: queda lo suficientemente lejos como para no saber si llegaré...

Pasan los días con el teléfono apagado que -como ocurre en esa habitual Ley de Murphy- al encenderlo despliega una catarata de sonidos, mensajes, whatassps y demás comunicaciones ineludibles para quien esté enganchado a ellos. No los necesito; sólo un poquito más de suero.

Llega el fin de semana con otras tantas ineludibles citas de las que paso, por supuesto. Ya he tenido que avisar al periódico - “El Comercio de Oviedo”- de que no voy a poder escribir el artículo para el suplemento del domingo ni para el de deportes sobre el partido del Real Oviedo donde ha vuelto a hacer el ridículo frente al Reus Deportivo.

Domingo. Ayer me zampé un arroz sin nada -sólo teñido por la cúrcuma- como si fuera el manjar más increíble sobre la Tierra. Eso, y una sopita con un poco de la carne de unos huesecillos, que supo, ya digo, a algo sobrenatural. Nada como estar a una dieta tan particular. Juega el Real Oviedo contra el Cádiz y me acerco al Reloj de Porlier a ver el partido. Beni me recomienda que busque otro lugar, ya que no está seguro -con este carrusel de canales- si lo podrá poner. Aparece Dani y comenzamos a buscar un local donde sepan seguro que dan el partido. Mantiene la comunicación con César Inclán para ver cuál vamos a elegir. Acabamos en la nueva Peña Chiribí (ahora con el añadido El Jorobu) que tiene su aposento en el Quinto de la Tarde, en plena plaza de Riego y donde te atiende Chan, un histórico de los tiempos del viejo estadio y de nuestra añorado fondo y su curva donde tantas alegrías vivimos. El nuevo emplazamiento nos da suerte: ganamos fuera de casa por primera vez en nueve meses. Repetiremos, ya saben, eso de las supersticiones.

Al regresar a mi casa -tras cinco días sin pasar por allí- me doy cuenta que no todo ha sido malo. Me siento renovado, libre de ataduras y dispuesto a lo que tenga que venir como si todo lo negativo que había dentro de mí se hubiera ido al tirar de la cadena en una de las muchas ocasiones en que tuve que vomitar la noche de autos camino del día de San Mateo. Quizás San Pateo haya sido benéfico, al fin y al cabo. ¿Quién sabe? Nos vemos este viernes 30 en La Salvaje (vuelve In-Toxic dj).

MANOLO D. ABAD

viernes, 23 de septiembre de 2016

Resiste San Mateo


Vetusta Blues. -
Resiste San Mateo”

La fiesta aguanta, resiste como un superviviente. Podemos hablar y no parar, toneladas de papel, miles de palabras, criticar la lamentable programación musical que nos ha tocado en desgracia, pero la fiesta resiste. San Mateo sobrevive a todo y a todos. Algo tiene esta fiesta de mi ciudad que es capaz de aguantar hasta los peores hados. Hasta los peores programadores musicales.

Viendo a Blues & Decker en el Concurso de Rock de Oviedo, al que le han dado el nombre de Alejandro Blanco “Espina” con total justicia, pienso en cómo sobrevive la fiesta a todo. Está claro: es necesaria. Más aún ante el panorama con el que nos encontramos. La diversión es necesaria y San Mateo más aún. El cuarteto gijonés vuelve a marcarse otro conciertazo ante muy poca gente. Como siempre, florecerán todo tipo de excusas, que si es lunes, que si hay que trabajar al día siguiente, que si patatín y que si patatán. Es la nuestra una ciudad donde siempre prosperan los amantes de las excusas diversas y donde muchos políticos también florecieron con muchas de esas excusas.

Aguanta San Mateo a pesar de las horribles noticias de botellones infames que perturban a los hosteleros de la ciudad. En una ciudad como Oviedo, la hostelería debería cuidarse, es un patrimonio de los ciudadanos, es un bien que nos merecemos. Lo peor es cuando no se los cuida como merecen. Ahí está el querido Ovetense que se ha quedado sin terraza en estas fiestas. Un lugar entrañable y tan de la ciudad que no nos podemos permitir maltratarlo. Ana y Natalia, las dueñas del local, representan a Vetusta como pocos. Hace unas semanas estuvimos con Petros Márkaris disfrutando de su hospitalidad y estoy seguro que el escritor griego se llevó un gran recuerdo de la ciudad. Nos representan y gozamos de su cariño y de su profesionalidad como hosteleros.

Resiste San Mateo y nos gusta que sea así. Las fiestas de Oviedo son un patrimonio del que no queremos prescindir. A pesar de las nefastas programaciones musicales, a pesar de todas las polémicas. Son algo de nuestra ciudad y como tales nos pertenecen y las queremos aunque, a veces, también nos duelan.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el jueves 22 de septiembre de 2016

martes, 20 de septiembre de 2016

San Pateo. Día 4:Blues & Decker


San Pateo. -
Día 4. “Blues & Decker”

El concurso de rock es un clásico de San Mateo y el Bar Feijoo es ese lugar en el que uno se siente bien, tomando una cerveza, escuchando la música que prepara el gran Javier Mateo mientras Manolo nos sirve otra Voll-Damm que nos llevaremos al escenario donde los grupos actúan.

Tocan Blues & Decker en un lugar especial donde tantos buenos conciertos ofrecieron. Hay poca gente, muy poca y uno lamenta que sean tantos los que se lo pierdan. Son, sin duda, uno de los mejores grupos asturianos, con un directo impresionante y que mucha gente debería conocer. No, no tocan “Second sight”, mi favorita, porque se centran en el nuevo álbum, más rockero supongo que por la influencia de Diego Reyes a la batería, contundente y eficaz como pocos. Las guitarras de Guzmán Lanza siguen siendo gloria pura. Gustavo es un frontman elegante y los bajos de Kike Cuetos se manejan con la solvencia que el grupo requiere.

Estoy cansado, bastante cansado, que la fiesta se empeña en arrastrarnos hasta las últimas consecuencias físicas. Aún así, al llegar a casa, no puedo dejar de escuchar el nuevo trabajo de los gijoneses. Le doy una vuelta, pero acabo cogiendo el de Black Swan Lane, que suena como hace unos meses muchos kilómetros lejos de aquí. No, no voy a hablarles más de lo mismo. Sólo me queda que escuchen esta canción.

MANOLO D. ABAD

Black Swan Lane, una banda magnífica.


lunes, 19 de septiembre de 2016

San Pateo. Día 3. Ella ya no está

San Pateo. -
Día 3 “Ella ya no está”

Me lo dice Julio Riesgo. Deja de hablar de Ella. Me resulta difícil hacerlo, pero la marea mateína quiere seguir arrastrándome hasta el fondo de la noche, aunque el domingo sea un día de respiro. No hay nada en Feijoo y lo que haya en otros lugares no me conduce a nada. No quiero volver a aburrirles con Ella, de modo que apenas tengo nada que contar. Las mujeres hermosas me dijeron adiós hace demasiado tiempo, apenas una consiguió ilusionarme hace unas noches, una sonrisa maravillosa, casi como su conversación... pero todo quedó en nada, como de costumbre.

Vuelvo a recuperar el magnífico “Think I´m in love” de los Spiritualized, recordando aquel magnífico concierto en Gijón, también con el gran Julio Riesgo como bendito acompañante... Él me recuerda que no la mencione tanto, son mil y pico mucho kilómetros y ya debería haber asumido que todo se ha acabado. Como cantan los Spiritualized, no hay nada que hacer, así que por qué empeñarse en transformar la situación.

El Real Oviedo está haciendo el ridículo ante el Geta y yo estoy en uno de mis locales favoritos de la ciudad: el Reloj de Porlier. Allí trabaja el grandioso Beni, un tipo que ha compartido grada en el antiguo Tartiere y al que veo cada quince días en el local donde vemos al equipo de nuestros amores en sus partidos fuera de casa. A veces, también hay tiempo para tomarse unas monumentales ostras, pero he quedado en no hablar de Ella, no debe haber el más mínimo recuerdo... Volvamos a los azules, y seguimos haciendo un tremendo ridículo. ¿Qué voy a escribirles de este desastre? Por fortuna, me han dicho que no tengo que hablarles de los partidos de fuera, de momento, de modo que me lo ahorro y se lo ahorro.

Spiritualized siguen sonando en el equipo y sólo sé que hoy tocan Blues & Decker. Seré breve: no se los pierdan. Aunque Ella ya no esté, aunque tenga este dolor profundo y casi no pueda levantarme y seguir. Sé que seguiré gracias a la música de tipos como ellos, sé que me mantienen vivo y a prueba de balas...

MANOLO D. ABAD

Mi canción favorita de estos grandes: “Second sight”. Una segunda oportunidad es algo maravilloso...
">

domingo, 18 de septiembre de 2016

San Pateo. Día 2: Dormidos



San Pateo. -
Dormidos”

Disfrutar de un almuerzo espectacular y de una goleada -¡toma jorobu!- de “mi” Atleti fueron el aperitivo de una jornada que prometía ser gloriosa. Pongan de banda sonora a mi adorado Iggy Pop y su imprescindible “Tonight” y láncense a la noche con fuerza. Me pongo una de las dos camisetas que le compré al grandioso Cabrero y me dirijo al supermercado para comprar unos mejillones con los que acompañar el arroz que voy a cocinar para que mi querido amigo Lauren García. Yo hubiera preferido pulpo, pero él, bien puteado con cada gol del Aleti a su Sporting por mí, vía whatsapp, ha escogido. Al final, ni uno ni otro: pillo unos hermosos champiñones para chuparse los dedos, que se decía.

No sé si fue el entusiasmo de la adquisición, o los cinco goles o qué, pero me quedo completamente dormido al llegar a casa. Despertarse en un lugar desconocido, ver una hora en el reloj sin saber con qué se corresponde, creo que es una de las mejores sensaciones que se pueden tener en esta vida. “Diez y media”. ¡Santiago Auserón ya debe haber tocado en la Catedral! Querido Lauren, ni concierto ni cena. Lauren García es uno de los más grandes poetas de Asturias, al menos para mí, y está en mi trilogía de grandes de Asturias junto a Pelayo Fueyo y David González. Cocino igual el arroz mientras suenan en mi equipo Echo & The Bunnymen y Black Swan Lane. Me sale espectacular, riquísimo. Llamo a Lauren. Aún hay tiempo para ver a Tito y Tarántula, a quienes ya disfruté hace varios años en la gijonesa sala Acapulco en una de esas magníficas noches de conciertos servidas por el Festival de Cine de Gijón a iniciativa del gran y querido José Luis Cienfuegos.

Bueno, ya estamos en la plaza, aunque debo marcarme un flashback. Ayer estuve en Feijoo en el Concurso de Rock (¿Por qué no lo había este sábado? Esas cosas que me resultan increíbles) para ver a Mota Blues de grupo invitado. Enseguida ví a Irene Riesgo, la viuda de nuestro llorado Alejandro Blanco “Espina”. Hablamos y su entereza me reconforta y me fortalece. Nadie del consistorio se ha puesto en contacto con ella o con la familia para algo relacionado con el concurso que, gracias a mi iniciativa, lleva su nombre. Mi ciudad sigue sin tener remedio, no me cabe la menor duda. Encuentros con buenos amigos, de los de verdad, como Rafa Caballero y Emilio Fidalgo, y una speech de Rubén Mol bastante patética sobre nuestro querido Jandro. El exbatería de Malas Compañías, The Amateurs o Ilegales se marca un solo infumable que me aleja de la zona...

Volvamos a la Catedral... O no. Las guitarras de los norteamericanos le chirrían a Lauren, que tiene una visión de la movida un tanto distorsionada. Quizás debería contemplar el extraordinario documental de Beatriz Alonso Aranzábal que se proyectó en la plaza del Paraguas, cortesía de las segundas jornadas de cine en la calle que montaron los de la asociación Oviedo Redondo. Mi querido amigo Lauren es de los que creen que Joaquín Sabina o Pedro Almodóvar eran el epicentro de la movida. Y no, querido mío, no. Claro que hay quienes tratan de justificar lo injustificable en el lamentable homenaje a Tino Casal que viviremos en las próximas jornadas. ¿Loquillo con el genio de Tudela Veguín? ¡Venga ya!

Me comporto y, a pesar de la insistencia de Lauren y el grandioso Chendo, me recojo pronto. Al llegar a casa pongo la música de la programación de RPA para las noches del sábado-domingo y vuelvo a pensar en Ella. Hay que pasar página, aunque cueste, aunque me cueste horrores y centrarse en otra sonrisa, en otra mujer, alguien que me deslumbre con una sonrisa, con unos ojos, y me haga sentir en un pequeño oasis con el que olvidar todo este dolor en mi corazón. Veo que me he puesto un poco íntimo. Discúlpenme, mañana volveremos con algo más de caña, que es lo que más es gusta a ustedes, querido público. ¿O no? Malotes, no disimulen que llevo el control de las visitas....
MANOLO D. ABAD

La música hoy la ponen Soleá Morente y los Evangelistas. A la pobre Soleá me la están llevando a otros terrenos, cuando aquí brilla con toda su luz en manos de unos jefazos como mi querido amigo Antonio Arias (Lagartija Nick) y Los Planetas.

">

sábado, 17 de septiembre de 2016

San Pateo. Día 1. "La Mateína"


San Pateo. -
Día 1: “La Mateína”

El trabajo me retiene con tal constancia -disfruten de la programación musical de RPA- que me resulta imposible llegar al Ca Beleño a ver a Puri Penín y Kike Suárez celebrando el Harvest Moon por tercer año consecutivo. La experiencia dicta que una buena cena es imprescindible para afrontar las noches largas y dejo que los dos ejemplares de salmón se tuesten al aceite y la sartén. Por mucho que me cueste, hay que comérselos, aunque echo de menos unos salmonetes frescos. No quiero parecerme al gran Petros Márkaris -aunque sé que algo se me ha pegado de él- y trataré de librarles de mis disquisiciones gastronómicas. O, más que probable, no. Digo que seguiré contándoselas. Mi reacción ante cualquier tipo de autoridad e imposición siempre ha sido la misma.

Llego a La Mateína, a la que han situado en un entorno privilegiado. Sólo he de atravesar la plaza del venerable Feijoo -que se ha convertido con los años en un experto rockero- y su estatua para alcanzar el chiringo. En el concurso de rock de Oviedo arrasa uno de esos grupos de death metal cuya voz parece un erupto, pero muy deslavazados, carne de primera fase olvidable hasta en el nombre. Alcanzo la Corrada del Obispo donde hace eones que vi por primera vez a los venerables Modas Clandestinas -grupo a recuperar como sea- y ya me encuentro con mi querido amigo Rubén D. Rodríguez. Hablamos de nuestras cosas, porque Rodrigo Cuevas suena en la lejanía, demasiado lejos para mis oídos e incluso para mis tapones. No abro el estuche de los mismos, porque, inmediatamente, pienso en Ella. En estos meses de vacío y silencio. Quizás sea mejor el vacío y el silencio y olvidar todo lo sucedido... Cuando el corazón late tan fuerte, sobran las palabras.

Celso Miranda me engancha y comenzamos a hablar. Querido y, siempre, lúcido. Ha leído el capítulo 0 de este serial y permanece alerta de sus dos pequeñas que juegan sin parar en la plaza, en esa libertad que tanto anhelamos quienes la hemos vivido. Sin partidismo, sin enconamientos de la izquierda a la derecha: conocer la historia debería hacernos libres, pero en esta ignorancia insoportable no hay lugar para las gentes libres como yo. El bueno de Celso lo entiende, porque él, izquierdista convencido, aprendió la lección de la tolerancia en otros tiempos que parecen demasiado lejanos. Hemos dejado ir las materias humanas -lengua, literatura, historia, filosofía- en virtud de una fuerza de trabajo que sólo conoce unas nociones básicas de lo que es un ser humano. ¿Se extrañan de que vuelvan las violaciones? ¿El machismo? Las humanidades nos enseñan una perspectiva diferente, pero, claro, aquí sólo hacía falta fuerza de trabajo. Celso trata de encontrar a la mayor de sus pequeñas y me alegro de no tener esas responsabilidades. Conmigo morirá mi especie. Tampoco creo que se pierda mucho, seamos sinceros.

Está tocando un grupazo en el Concurso de Rock, con gaita y todo, trato de acordarme del nombre, ¿Melandru, quizás? Vaya que si lo hacen bien. Recuerdo días de jurado. También quienes -cicateramente- hicieron lo posible y lo imposible por echarme del asunto. Al final, todo se desarrolla en una suerte de círculos concéntricos, como me decía hace unas semanas Juan Codorniu -recuperado guitarrista de los espléndidos Lagartija Nick-, una visión histórica más avanzada que la típica circular. Lo malo es cuando el círculo cae sobre ti y cada rincón me recuerda a Ella, que ya no es Ella. Aún quedan días para amanecer en paz, pero sus ojos -como en un sueño- siguen clavados cuando suenan Black Swan Lane en el equipo de música.

Hoy os dejo con Tex Perkins y una de sus bandas. Este individuo -en su concierto gijonés con los irremplazables Beasts Of Bourbon- trató de quedarse con mi camiseta de los Soledad Brothers. No acepté, sólo me lo hubiera pensado si fuera Maika Makovski o una mujer parecida...

MANOLO D. ABAD

">

viernes, 16 de septiembre de 2016

San Pateo. Día 0: "La ciclogénesis y Rivi"


San Pateo. -
Día 0: “La ciclogénesis y Rivi”

El pasado martes (y 13) se desataba la ciclogénesis explosiva -que no es una bomba, sino una “gota fría” atmosférica a lo bestia- en Oviedo como una especie de anuncio de que las fiestas de San Mateo estaban próximas a arribar. No hacía falta que la lluvia nos lo hubiera anunciado ya que las hostilidades políticas se habían iniciado tiempo ha con la figura del concejal de cultura y festejos (también presidente de ese ectoplasma llamado SOF) como diana favorita para un chaparrón de proyectiles a diestro y siniestro.

Con la lamentable programación musical de las fiestas como eje de las críticas, a Rivi le seguían creciendo los enanos de su particular circo. Primero se cayó Manu Chao, luego las barracas y, finalmente, la carga de profundidad en formato doble de la seguridad en la plaza de la Catedral más la contratación de la empresa de sonido y luces para todo ese entramado. Al veterano concejal se le rebautizó como Roberto Sánchez GAMos en las redes sociales, en un evidente guiño a la empresa vencedora del, ejem, ¿concurso? (GAM, por si no lo saben).

El viernes amanece lluvioso, pero David Arango nos tranquiliza y predice que el fin de las hostilidades (digo, de la lluvia) tendrá lugar esta misma tarde. Al amparo del folixeo, quién sabe si se olvidarán las críticas hasta que llegue la primera resaca... Parece improbable, pero... Me refiero a lo de las críticas. La resaca parece que caerá con todo su peso en la jornada del sábado.

Así que con nulas esperanzas de diversión musical arrancamos este diario extravagante donde narraremos las aventuras, desventuras y tribulaciones diversas por estas fiestas de San Mateo, este año más que nunca San Pateo. Uno no es muy de pregones, chupinazos y demás atracciones mogollónico-pirotécnicas, pero está convencido de una tradición la mar de excéntrica en eso de elegir al responsable del discurso prefestivo: hoy es un alcalde de otra ciudad -Santiago de Compostela- a quien traen por aquello de cerrar lazos con el Camino de Santiago, lo que no estaría mal si no fuera porque el susodicho dirigente municipal está en contra de esa manifestación aventurero-religiosa... Pero, bueno, si no dijimos nada cuando una ex-estrella televisiva convertida hoy en fenómeno literario asaltó el consistorio para regocijo de quienes se marearon con su escote, no seremos nosotros los que protestemos ahora. Además, a esa hora aproximadamente, los responsables de la web “¿Pero quién dice que en Oviedo no hay nada?” (con la siempre desbordante de entusiasmo Belén Suárez Prieto al frente) se marcan la tercera Harvest Moon en el Ca Beleño con Kike Suárez y Puri Penín marcándose unas de Neil Young con lo que el plan lo abriremos allí. Después, camino de La Corrada del Obispo al chiringo de La Mateína donde a eso de las 21:30 h.aterrizará Rodrigo Cuevas y, posteriormente, Lady Llagar.

¿Y luego? Dudo que me acerque a ver a Macaco -quien, por cierto, ha roto con la bellísima Kira Miró recientemente- y su muermo de propuesta musical que, en la tradición del “hombre oculto” que ha regresado desde las catacumbas de la SOF con más fuerza y mala educación que nunca, vuelve sin razón posible (¿nuevo disco?¿alguna canción de éxito en estos doce meses?) y repite en las fiestas a precio de “ganga”: 35.622 euros. En fin, para no amargarme mucho pensando cómo se tira el dinero de todos los ovetenses en este tipo de conciertos, me pondré una canción del nuevo álbum de Teenage Fanclub, una joya que jamás veremos por estos lares, donde en San Mateo siempre llueve sobre mojado.

MANOLO D. ABAD


">

jueves, 15 de septiembre de 2016

Mick Harvey "Don´t say a thing"


Nick Cave & The Bad Seeds "Girl in amber"



Some go and some stay behind
Some never move at all
Girl in amber trapped forever, spinning down the hall
Let no part of her go unremembered, clothes across the floor
Girl in amber slumber shuts the bathroom door
The phone, the phone, the phone it rings, it rings, it rings no more
The song, the song, the song it spins since nineteen eighty-four
The phone, the phone, the phone, it rings, the phone, it rings no more
The song, the song it's been spinning now since nineteen

And if you want to bleed, just bleed
And if you want to bleed, just bleed
And if you want to bleed, don't breathe a word
Just step away and let the world spin

And now in turn, you turn
You kneel, lace up his shoes, your little blue-eyed boy
Take him by his hand, go move and spin him down the hall
I get lucky, I get lucky cause I tried again
I knew the world it would stop spinning now since you've been gone
I used to think that when you died you kind of wandered the world
In a slumber til your crumble were absorbed into the earth
Well, I don't think that any more the phone it rings no more
The song, the song it spins now since nineteen eighty-four
The song, the song, the song it spins, it's been a spinning now
And if you'll hold me I will tell you that you know that

And if you want to leave, don't breathe
And if you want to leave, don't breathe
And if you want to leave, don't breathe a word
And let the world turn

The song, the song it spins, the song, it spins, it spins no more
The phone, it rings, it rings and you won't stay

Don't touch me
Don't touch me
Don't touch me
Don't touch me

miércoles, 14 de septiembre de 2016

San Pateo

 

Vetusta Blues. -

San Pateo”


Iba a hablarles de las maravillosas veladas de cine al aire libre en la plaza del Paraguas, organizadas por la asociación Oviedo Redondo que se habían celebrado la pasada semana, con el impulso de los comerciantes del Oviedo Antiguo y sin las prometidas ayudas del concejal de cultura, pero la actualidad manda y en unas horas llegan las fiestas de San Mateo. Que este año, más que nunca, parece que serán las de San Pateo, porque se espera una batalla política encarnizada, porque la programación musical es un desastre de proporciones colosales y porque parece que cada día nos encontramos con un nuevo frente abierto. Todo un San Pateo para San Mateo, no lo duden.

Lo de la programación musical era de esperar cuando el modelo SOF ha quedado obsoleto desde hace décadas. Donde no se valoran las ideas si no es para apropiárselas (bien pensado, que hubiesen copiado el modelo de Bilbao, que no está nada mal). Donde el máximo responsable de la programación, agazapado en la sombra (como siempre, aunque todo el mundo conozca su nombre, apellidos y “hazañas” de diversa condición), no sólo no tiene ni idea de lo que se trae entre manos si no que tampoco le interesa asesorarse debidamente: son “sus” fiestas -con el dinero de “todos”, eso sí- y bien que las llevamos padeciendo desde hace décadas (con la irrupción de Gabino de Lorenzo, que de ahí viene el “hombre oculto”), excepción hecha de la etapa de Agustín Iglesias Caunedo.

¿Ejemplos de su manifiesta ineptitud? Muchos, pero el preclaro -y con diferencia- es el del “supuesto” homenaje a Tino Casal. El genio de Tudela Veguín debe estar revolviéndose en su tumba y quién sabe si no enviará una maldición perpetua a los encargados de perpetrar semejante desastre. Artista rompedor, que anticipó modas y tendencias, un revolucionario en su tiempo, se encuentra con un homenaje donde participa la... ¡orquesta Assia! O sea, un conjunto musical que de rompedor no tiene nada, ya que en su propia esencia se dedica a reproducir temas de éxito de otros. Todo lo contrario a un artista que explora nuevos territorios sonoros, vamos. Lo de Los Secretos y Loquillo resulta aún más inexplicable, pues ambos se sitúan en las antípodas musicales de la movida respecto al espacio de Tino Casal, mucho más cercano a Alaska y Los Pegamoides o su posterior encarnación en Dinarama, por ejemplo. Da la impresión de que eso del “homenaje a Tino Casal” se ha puesto ahí como se podía haber situado en cualquier otra parte, vista la desfachatez y el desparpajo que han mostrado. Hubiera sido muy fácil -si se tuviera un mínimo de idea del asunto, de música y de grupos asturianos- situar a dos artistas rompedores -cada uno en su propuesta- de aquí, pues Tino Casal trató también de apoyar a los de su tierra. Rodrigo Cuevas y Fasenuova podrían ser los elegidos. Decía que Tino Casal trató de impulsar a algunas formaciones astures, aunque quienes más cerca estuvieron de él en sus últimos días fueron Salón Dadá. Pues, miren ustedes por donde, su vocalista publicó hace unos meses un nuevo álbum como Luis Dadá. Pero, claro, para eso hay que tener un poquito de idea de música. Por fin, si no se desea que venga Alaska, su compañera en los Pegamoides y luego en bandas como Parálisis Permanente o los Seres Vacíos, la gran Ana Curra, lleva meses girando con canciones de los mencionados grupos en unos conciertos sensacionales e intensos, rodeada por una banda de lujo, como tuvimos ocasión de disfrutar hace algunas semanas en el Ciares Rock Fest. Pero, nada, como no se tiene ni idea de lo que se trae entre manos, como da igual (es el dinero de todos, así que tan felices) y como estamos en una terrible deriva del “vale-todo-porque-lo-digo-yo-que-soy-el-mejor”, pues a seguir padeciendo este dislate, un mero ejemplo de lo que se avecina en el territorio musical, donde no queda más que echarse a temblar.

Así que: ¡feliz San Pateo a todos! Y que San Mateo nos coja confesados.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 14 de septiembre de 2016

lunes, 12 de septiembre de 2016

¿Valeriana o Carajillo?

 

Crónicas de Vestuario. -

¿Valeriana o carajillo?”


Este nuevo Real Oviedo va mostrándose, poco a poco, en este arranque de temporada y los signos no parecen muy esperanzadores. La temporada es larga, muy larga, como ya sabemos, pero estas primeras jornadas han mostrado unas carencias casi calcadas a las de los últimos meses de la campaña anterior a los mandos de Generelo. A saber: nula capacidad para la creación ofensiva, un ritmo desesperadamente lento, constantes pases inútiles hacia atrás cuando se inicia una jugada, juego previsible, algunos desajustes defensivos en las imprescindibles ayudas y una negación persistente del juego por bandas con los laterales desdoblándose y acompañando en los apoyos. Lo dicho: un guión parecido al del entrenador con la “L” de autoescuela -como lo denominamos desde esta misma columna- de infausto recuerdo para la afición azul.

Uno puede llegar a comprender y, por supuesto, comparte, la obsesión por una seguridad defensiva a ultranza en una categoría donde los errores en la zaga pueden llegar a pagarse muy caros. Si son como los cometidos ante el UCAM Murcia en el precedente encuentro copero, el castigo aumenta hasta convertirse en una enorme frustración. Pero lo que no puede, ni debe, perdonarse ni obviarse en un equipo con las aspiraciones de los azules es la tremenda, desesperante, manifiesta, incapacidad para crear juego ofensivo. Máxime teniendo los mimbres con los que se cuenta en punta. No es ya que los dos medios centros parezcan dos clones de marcado carácter defensivo, poco dados a llevar la batuta y marcar un ritmo de juego que en los pies de Torró se convierte en una sesión pasada por melatonina y que conduce al sopor más absoluto, plena de pases de seguridad hacia atrás o de balonazos inconsistentes; sino que se ha anulado por completo la capacidad para desbordar por unas bandas a expensas de la inspiración de un chispazo de Nando -desaparecido en la primera y con cierta presencia en el inicio del segundo acto, lo mejor de los oviedistas- o de un Susaeta que buscaba sin encontrar un aliado al que asociarse. Pero, claro, a José Fernández ya lo conocemos y... mejor no hablar, pues cuando lo intentó -en dos ocasiones en el segundo acto- el balón acabó por perderse en tierra de nadie. A Varela, en la izquierda, se le ve también timorato y desconectado de un jugador como Nando, rápido y vertical, que debería ofrecer unas prestaciones mucho mayores que las mostradas en la calurosa tarde dominical ovetense.

Y no, Michu no va a resolver todo. Aunque su grata, esperada, contribución se hizo notar. Con esfuerzo, con galones, con una presencia voluntariosa en todas partes. Pero, en un deporte colectivo como el fútbol, no vale sólo con el extraordinario impulso que el gran jugador ovetense aportó. Si no hay ritmo, ni empuje, ni bandas, ni creatividad, seguiremos instalados en la misma vía mediocre con la que nos despertamos al final del pasado invierno. Así que la opción sólo pasa por seguir con este juego narcotizado, pura valeriana para echarse a dormir, “a la italiana” casi diríamos, o despertar con un buen café, darle ritmo, imbuirse de ambición, explorar el territorio de las bandas como camino seguro al gol y transformar este insoportable sopor en algo consistente, con jerarquía y verdaderamente ganador.

MANOLO D. ABAD
Foto: J.L.G.FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio" el lunes 12 de septiembre de 2016

domingo, 11 de septiembre de 2016

Hoy en Oviedo: Rats On Rafts en vivo

En La Salvaje, a partir de las 21:30 h., los holandeses Rats On Rafts. Superrecomendados.



J.I. Delgado, el disc jockey currante


Vinilo Azul. -

J.I.Delgado, el disc jockey currante”


En un mundillo donde los egos traicionan tantas expectativas, presta encontrarse con gente como Delgado, un disc-jockey que se escapa de los tópicos de supuestos glamoures y de narcisismo desmedido, de la refulgente luminosidad de la electrónica. Quizás sea haberse formado en un recinto como La Real a la que llegó muy joven, en 1987, para hacerse un hueco tras los platos. Eran otros tiempos, aún dominaban el funk o el sonido Filadelfia en unas “discos” muy eclécticas, donde los maxi-singles servían remezclas de temas populares y se hablaba de la calidad de su sonido. Vanitas Vanitatis o Studio Oka. Una prehistoria antes de que llegaran el acid o el new-beat para transformar la vida nocturna y estirarla lo más posible.

Tiempos en que en La Real de Oviedo se podían contemplar conciertos de artistas de actualidad en esos inicios de los 90, como Iggy Pop, The Godfathers, Barracudas, The Nomads, The Lyres o los eternos Ramones. Tiempos donde la noche no se había masificado tanto y convivían tipos de público muy variopinto. Ahí aprendió Delgado a guiarse por sus sensaciones a la hora de pinchar, ese imperceptible toque de psicología para dejar satisfecho al público y establecer una conexión a través del ritmo. También aprendió a manejarse en diversos ambientes, a veces teniendo que cambiarse en el coche en fines de semana eternos, exprimidos hasta la última gota de vida tras los platos: de la sofisticación del club de La Real a poner en marcha una boda.

Nunca pensó Delgado que los pinchadiscos -esa inutilizada traducción al español de disc-jockey- acabarían convirtiéndose en los más populares agitadores de masas. Lo suyo era intuitivo y vocacional, no existía el ansia de ser un “personaje” sino en lograr el modo de vida en la noche que siempre había deseado. Así que plantarse en un Aquasella frente a ocho mil personas y ponerlas en funcionamiento no entraba en sus planes cuando hace casi tres décadas se decantó por este camino. A los djs como él, verdaderos y encomiables todoterrenos, esas experiencias les llenan pero sólo suponen un eslabón de una cadena mucho más larga. Recuerda los tiempos en La Real donde “todos ayudábamos a todo”, no sólo en su personal desempeño sino en otras misiones, que, vistas hoy, pueden sonar raras como llevar los dossiers de prensa de los grupos que actuaban en vivo a las redacciones de los periódicos.

Recuperado de un buen susto con el corazón a causa de su pasión futbolera azul, que convive, inseparable, con los múltiples ritmos que almacena en su cabeza y que despliega en sus sesiones, Delgado representa la otra cara del glamour de la música electrónica. Vocacional, todoterreno y sumamente fiable, más allá de los focos. Todo un superviviente.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el suplemento "El Comercio de Oviedo" del diario "El Comercio" el domingo 11 de septiembre de 2016

viernes, 9 de septiembre de 2016

Nick Cave & The Bad Seeds "I need you"



When you're feeling like a lover
Nothing really matters anymore
I saw you standing there in the supermarket
With your red dressing falling and your eyes are to the ground
Nothing really matters, nothing really matters when the one you love is gone
You're still in me, baby
I need you
In my heart, I need you

Cause nothing really matters
I'm standing in the doorway
You're walking 'round my place in your red dress, hair hanging down
With your eyes on one, we love the ones we can
Cause nothing really matters when you're standing, standing

I need you, need you

Cause nothing really matters
We follow the line of the palms of our hands
You're standing in the supermarket, nothing, holding hands
In your red dress, falling, falling in, falling in
A long black car is waiting 'round
I will miss you when you're gone
I'll miss you when you're gone away forever
Cause nothing really matters
I thought I knew better, so much better

And I need you
I need you

Cause nothing really matters
On the night we wrecked like a train
Purring cars and pouring rain
Never felt right about, never again
Cause nothing really matters
Nothing really matters anymore, not even today
No matter how hard I try
When you're standing in the aisle, and no, baby
Nothing, nothing, nothing
I need, I need, I need you

I need you
I need you

Just breathe, just breathe
I need you

jueves, 8 de septiembre de 2016

Exsonvaldes "En silencio"



Jamais je n'aurais cru pouvoir oublier
Maintenant je m'en rappelle à peine
Sur mes yeux se posent des milliers de mains aveugles
Le monde s'écroule pour un rien
Cerré mis ojos con aquel susurro
Metí tu voz en un cajón sin fondo
¿Quién habla de olvidar?
Deseo que encuentres el lugar
En silencio, en silencio
sólo quiero recordar
en silencio
Le temps de savoir ce qu'on voulait
On avait détruit le peu qu'il nous restait
J'ai ouvert grand les bras aux secrets invisibles
Comme si plus rien n'existait
Guardé el recuerdo de saber quién era
En aquel pedazo de papel brillante
Sonrío sin hablar
¿Quién sabe callar sin olvidar?
En silencio, en silencio
sólo quiero recordar
en silencio
Ya ves, ya ves
Si hay algo que olvidar
¿Qué más debo olvidar?
Je n'ai rien dit
Je n'ai rien dit
Mais je voulais m'en rappeler
Est-ce qu'on peut vraiment oublier ?

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Nacho Vegas "El salitre"




Dicen que amainó la tormenta,
Trataremos de dormir,
En nuestros pies, yodo y vendas,
Recuerdan el camino.
Y tú quieres saber si al despertar,
Calaos hasta los huesos,
Algo habrá podido cambiar,
Y yo no quiero mentir.
Llegando aquí,
¿qué más nos puede pasar?
Podemos ir
Y preguntarle a la mar
Para que, nos responda con rugidos,
Para que, nos diga la verdad.
Y si ha salido el sol y no, no es para los dos,
Dime ¿para quién?
O si hoy no sopla el viento por los dos,
Entonces ¿por quién?
¿cómo puedo yo quererte bien?
Si soy mi propio enemigo
¿y cómo recomenzar?
Cuando hay tanto ayer aquí, en mí.
Y ahora di,
¿qué más nos puede pasar?
Podemos ir,
Y preguntarle a la mar
Para que nos responda con rugidos,
Para que nos diga la verdad.
Y te podrán decir, que en el amor
Ha de haber un vencido,
Que en el amor
Ha de haber un vencedor.
Pero óyeme, yo estuve allí
Y sé que no hay más que supervivientes.
Deja que hablen, que yo prefiero oír
Las cosas de la mar.
Llegando aquí,
¿qué más nos puede pasar?
Podemos ir,
Y preguntarle a la mar..
Y ahora di,
¿qué más nos puede pasar?
Podemos ir,
Y preguntarle a la mar..
Para que nos responda con rugidos,
Y nos diga la verdad,
Y sobre todo, para poder
Avanzar bajo el mismo sol ardiente,
Con los juicios que aún nos quedan por perder,
Con el salitre adherido a nuestra piel,
Como jonás en las entrañas del gran pez,
Con algas y con piedras,
Con toda el agua que tragamos al nadar,
Con las mentiras sobre las que tuve la osadía de jurar.
Yo jugué a ser malo y di de bruces con el mal.
Jugué a ser malo y di de bruces con el mal.
Que me perdone el capitán Ahab,
Que me perdone.
Dicen que amainó.. la tormenta.

En la calle y para su barrio


Vetusta Blues. -

En la calle y para su barrio”


Hablar de la asociación Oviedo Redondo es hablar de una entidad activa, muy alejada de otras asociaciones nacidas para “ir en contra de”, para conseguir aún no sabemos qué: si un titular, si una (supuesta) relevancia social o si responder a oscuros intereses. Sólo conocemos de esas asociaciones sus nombres rimbombantes, su empeño en destruir la música en vivo en los locales de ocio, su interés en “limpiar” el Oviedo Antiguo de ciertas cosas entre las que no está el botellón -una de las mayores lacras del ocio nocturno- ni, mucho menos, la miseria de muchos de sus vecinos.

Por eso celebramos que una asociación como Oviedo Redondo responda con hechos a quienes sólo cuentan con un patético “no” para cualquier intento de dignificar su barrio, para esos que sólo desean titulares en los medios, para quienes parecen más interesados en predecir un supuesto caos que en poner remedio a los principales problemas de quienes viven cerca de ellos. El movimiento se demuestra caminando y la actividad que en estos dos años ha desarrollado la activa asociación Oviedo Redondo sirve para desenmascarar a quienes durante lustros llevan anunciándonos el fin del mundo en el Oviedo Antiguo. Principalmente debido a la música en vivo en los locales más señeros. De aquellos que conseguían licencias con gran facilidad y cambiaban de nombre a cada nuevo San Mateo, no hablan. Ni hablaron. Ni hablarán. La culpa es del Diario Roma. La culpa es del Serie B. La culpa es del Fauno. La culpa es del Rocket. La culpa es del Ca Beleño. La culpa es de unos cuantos más que desempeñan honradamente su trabajo. Y esta lista de culpables, de supuestos culpables, es injusta e innecesaria. Ellos hacen ciudad y contribuyen a su singularidad. Como lo hace la asociación Oviedo Redondo, por supuesto.

Repiten con su ciclo de cine al aire libre, en el hermoso entorno de la plaza del Paraguas, con una selección de largos y cortos digna de ser vista. Crear un ambiente acogedor, desmitificar que la noche en el Oviedo Antiguo es una vorágine perpetua y descontrolada, queda bien claro con acercarse a esas proyecciones, que tendrán su punto álgido con el estreno, este viernes, del documental “De un tiempo a esta parte” de Beatriz Alonso Aranzábal, con la presencia de su directora y con una mesa redonda posterior. No hay excusa para faltar: gratis y de estreno. Así, sí. Así, sí que se hace barrio, sí que se hace ciudad, sin permanentes y oscuros “noes”. Con imaginación, creatividad y trabajo de verdad. No con el ojo pendiente del fotógrafo o del cámara, del titular o de la pieza en un informativo. Desenmascarando a los impostores que han llevado demasiado una batuta que ni les corresponde ni se han ganado con trabajo o con honradez. Y cuya credibilidad, digámoslo de una vez, es cero por mucho que a algunos les interese que sean representativos de algo.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 7 de septiembre de 2016.

martes, 6 de septiembre de 2016

Tex Perkins & The Dark Horses "What do you want now"




The Cruel Sea "A simple goodbye"



I can see that you are almost over me
Gonna make it simple for ya, won't stand in your way, baby
Gonna set you free, my darling, gonna cut you loose na, na, na
Won't be the broken hearted, let's finish what we started
Won't try and make you stay, you won't even have to say bye bye
Bye bye, bye bye, a ba, ba, ba, ba, ba, ba
Gonna make it simple for ya, won't stand in your way, baby,
Gonna set you free, my darling, gonna cut you loose, na, na, na
Won't be the broken hearted, my dearly departed
Won't try and make you stay, you won't even have to say bye bye
Bye bye, bye bye, a ba, da, da, da, da, da
Bye bye, bye bye, bye bye, a da, da, da, da, da, da
I can see that you are almost over me
Gonna make it simple for ya, won't stand in your way, baby
Gonna set you free, my darling, gonna cut you loose na, na, na
Won't be the broken hearted, let's finish what we started
Won't try and make you stay, you won't even have to say bye bye
Bye bye, bye bye, a ba, ba, ba, ba, ba, ba
Bye bye, bye bye, bye-bye, a da, da, da, da, da, da

 

viernes, 2 de septiembre de 2016

Iggy Pop "Je sais que tu sais"



jueves, 1 de septiembre de 2016

Echo & The Bunnymen "Meteorites"



Hope… where is the hope in me?
Can it be found… among all the ghosts in me?
Smoke… choking the fire in me…
Will I be found… by someone close to me?

Life’s lost soldiers on the march
Leaving their trenches now…
Nights got cold as life got dark
Freezing the senses now

Lies… I promised you meteorites…
Would form in your eyes…
My comets would treat you right…
Birth… worth being born to see…
Life take it’s toll… cursed by mortality…

Life’s lost soldiers on the march
Leaving their trenches now…
Nights got cold as life got dark
Freezing the senses now

Can it be found… can it be found?
Please be found, please be found, please be found
Please be found… please be found
Please be found, please be found, please be found

Life’s lost soldiers on the march
Leaving their trenches now…
Nights got cold as life got dark
Freezing the senses now

Life’s lost soldiers on the march
Leaving their trenches now…
Nights got cold as life got dark
Freezing the senses now