martes, 27 de junio de 2017

lunes, 26 de junio de 2017

viernes, 23 de junio de 2017

Tom Verlaine "Breakin´ in my heart"



Thunder ...
Thunder and lightning
One drop of rain on the back of my hand
How I ... ooh I
How I love to wander
Someone came in the middle of the night
Threw me in a room without walls.
Yes, I love to wander
A cold wind slapped my face
And another time to shut down
Well, my arms they felt so weak and strong
Under your window, well it shone like a light
Tonight the air has teeth
I wish I had another way to breathe
And all you, you ever say
All you ever say
All you ever say, is ..
Stop Breakin' in my heart.
And so it came to pass
Breakin' in my heart
That is, once upon a time
Breakin' in my heart
I saw the color that sent the geese south
Breakin' in my heart
I saw the color, your golden mouth
Breakin' in my heart
I saw the color that whistles far away
Breakin' in my heart
I saw the color; I walked away
Breakin' in my heart
Deep in your dark eyes
Breakin' in my heart
Deep where the daylight searches
Breakin' in my heart
I keep waitin' and waitin'
Breakin' in my heart
About a moment of gold
Breakin' in my heart
Breakin' in my heart
Breakin' in my heart
Breakin' in my heart
Breakin' in my
Breakin' in my
Breakin' in my
Breakin' in my heart.

Ryan Adams "Do you still love me?"


Cincuentenarios reencuentros

Vetusta Blues. -

Cincuentenarios reencuentros”


Sé que es muy recurrente eso de regresar al sitio donde estudiaste tus primeros días y llenarlos de amargura, malos momentos, reproches y complejos. Pero no, la generación cuatro (o cinco) que recorrió completa la formación infantil en San Pedro de los Arcos no sabe de acomplejamientos, de tonterías guays, de remilgos, de días en el diván de un psicoanalista. Éramos tipos naturales, duros, muy duros, acostumbrados a que se pasara de largo a través de nosotros, como si nada hubiese pasado. Estábamos ahí, y salvo Javier Muelas y mi querido Paco Fernández, que regresa al Caudal como entrenador, éramos la generación más vieja del lugar. Carlos Navarro, Marco Antonio Sánchez, Ángel Néstor Castro, Beto, Fernando Marqués y yo, ahí estábamos, casi como extraños. Por otro lado, la vida nos mostró que no hacía falta destacar, que había que sobrevivir.

Sí, sobrevivimos a todo, ¡qué cojones! Y ahí estábamos, recordando en el nuevo comedor que ocupaba una parte del viejo (y siniestro, ríase usted de la saga “Saw”) gimnasio donde corríamos como pollos sin cabeza para evitar un terrible balonazo en un juego siniestro que nos enseñó lo que sería la vida próxima de un modo brutal. Javier Martínez, el bedel y alma de los actos de este cincuentenario nos condujo a los lugares perdidos de ese piso bajo: volvimos a ver las espalderas, el potro (el terrible potro), las colchonetas... El sexteto se sintió bien, como liberado. Volvimos a sentirnos fuertes. Las bofetadas de la vida a nuestra generación fueron terribles. Y aquí estamos, esbozando una sonrisa. Deseando un abrazo femenino, todos, pero sabedores que quizás ya somos demasiado duros como para creer en cuentos de hadas. Afortunadamente, no hemos dejado muchos niños en el camino...

San Pedro de los Arcos sigue transmitiendo los valores de libertad que nos preservaron de tantos males. Los que aún nos siguen impulsando, cada mañana, cuando nos levantamos. Acabamos con todos los organizadores en una mesa en la siempre imponente terraza del Café Cadillac y, antes de tener que irme a completar la jornada laboral, pienso que esos son los valores a transmitir. Libertad, fraternidad, un ejemplo contra todo aquello a lo que nos enfrentamos en el día a día.

Y mi orgullo de haber estudiado, de haber vivido mi formación, once años, con la libertad como bandera y con la educación como orgullo de esa persona que conseguí ser en mi querido colegio San Pedro de los Arcos. Eso será imborrable.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 21 de junio de 2017 

martes, 20 de junio de 2017

Teenage Fan Club "Gene Clark"


Elbow "Gentle storm"


The Lords Of The New Church "Livin´ on livin´"


miércoles, 14 de junio de 2017

Cierre y despedida


Crónicas de Vestuario. -
Cierre y despedida”

Tras el fin de temporada, el triste y decepcionante fin de temporada, no se hizo esperar el rápido adiós de Fernando Hierro. Una despedida ganada a pulso y con todo merecimiento, que bien podría haber sido adelantada tras el bochornoso espectáculo ofrecido ante el Alcorcón en la trigésimo séptima jornada de Liga donde la apatía del once azul se puso de manifiesto de tal manera ante su propio público que ya no cabía duda de que se estaban echando por tierra todas las opciones, como, finalmente, así resultó. Pedimos ese día la dimisión del entrenador azul. Los hechos posteriores nos acabaron dando la razón: en manos de Fernando Hierro no podía mejorar nada y quizás hubiera sido mejor haber buscado un último revulsivo con el que meterse en play-offs. Se optó por un “laisser faire, laisser passer” y, efectivamente, nada se hizo y todo pasó: un nuevo fracaso, casi calcado del del año anterior.

Se había hecho propósito de la enmienda después de los decepcionantes meses de David Generelo al mando de la nave azul tras el Egeagate, ese affaire que terminó con el grandísimo entrenador azul que había devuelto a los ovetenses al fútbol profesional tras no verse respaldado por la dirección de equipo en beneficio de un motín encabezado por José Fernández y Jon Erice. Pero la herida no había cicatrizado, puesto que los mencionados responsables (y otros como David Fernández) se sintieron reforzados y con capacidad para hacer y deshacer a su antojo ante la aquiescencia de la mayoría. Por supuesto, la autoridad de Fernando Hierro careció del suficiente carácter como para tomar cartas en el asunto y hacer que la herida cicatrizase. 



En esta sucesión de buenos propósitos de principio de esta temporada, se habló de un proyecto que se ha mostrado como inexistente. Errático y sin sentido. Por supuesto, la cantera quedó arrinconada como nunca se había visto en ningún entrenador azul en los últimos años. No se ascendió ningún jugador del filial y el preparador malagueño hizo debutar, como un sonrojante testimonio para salvar una estadística que le señalaba con fuerza, a Héctor Nespral a falta de ocho minutos para que concluyese el último partido de Liga. Del Vetusta, ni rastro. Muchos de sus jugadores han emprendido camino hacia otros clubs como Marcos Remeseiro y Emilio Morilla. Un demérito más para el zurrón del exjugador internacional del Real Madrid.



De fútbol, nada de nada. Proyecto no ya fallido, sino una absoluta nada. El equipo de Fernando Hierro ha jugado mal, rematadamente mal, como pocos recuerdan que alguien lo haya hecho llevando la camiseta azul. Sin patrón de juego. Sin intensidad. Sin profundidad. Sin el ritmo necesario para desenvolverse con poderío en una competición tan dura como Segunda División. Sin creación. Siempre a la espera. Siempre a verlas venir. Contando con un zarpazo de genio de Susaeta, una combinación mágica en esa banda derecha entre el vasco y Diegui Johannesson (que negó manteniendo en la grada al asturiano durante toda la primera vuelta). A la espera de un arranque de sus puntas, de Linares o de Toché. Sin planes alternativos. Sin capacidad de reacción. Con una defensa endeble y quebradiza. Sin solidaridad entre sus hombres. Con miedo, con mucho miedo. Patadón y tente tieso, ese fue el plan la mayoría de las veces.



Terminada la suerte de esos zarpazos, acentuando cada vez más los defectos y perdiendo sus virtudes, el cuadro azul hizo el ridículo fuera de su campo ante rivales endebles como el Alcorcón y recibió vergonzosas palizas de equipos que jamás hubieran soñado con ellas. El balance de ser el equipo más goleado de la categoría fuera de su campo expresa bien claro todo lo dicho. Y eso saliendo con planteamientos ultradefensivos, tan sólo transformados cuando la desesperación de los goles incitaba a quemar las naves en busca de un tanto con el que lavar tanto deshonor.


No sabemos qué hubiera sucedido sin el apoyo del Carlos Tartiere. Sin la intimidación de un ambiente extraordinario que decantó muchos choques en casa. Tiempo tuvo para coser un equipo Fernando Hierro, pero ese tiempo transcurrido mostró que no servía, que dirigir una nave como la del Real Oviedo requiere personalidad, experiencia y carácter para saber conjugar ese orgullo, valor y garra que tanto hemos echado de menos en esta decepcionante campaña.



Dice el proverbio: “El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Que no haya una tercera por no saber discernir conforme a la razón, por no haber aprendido de la experiencia. Esperemos, siempre con la luz de la gran esperanza de la afición azul. Pero, sepan también, que quien espera, desespera.

MANOLO D. ABAD
Fotos: JOSÉ LUIS GONZÁLEZ FIERROS

The War On Drugs "Thinking of a place"


viernes, 9 de junio de 2017

James Johnston "I´d give you anything"




Hugo Race "Nightvision"



Nothing pure enough to be
Or clean enough to be
Evergreen
Aura (?) almost too faint/faded (?) to see
Can you keep up the speed?
It’s moving way fast
Can you hold me?
I still feel the same
Through all the tests
I looked around, looked around
But all that’s left
Can you handle the silence?
Or is it too heavy for us to find?
And there’s a white, white sand to see (?)
Radiant silver screen projecting pictures
Of this temporary sin
Can you keep up the speed?
It’s still moving faster than you and me
Turn on your night vision
Raising to the light
Real slow x2
Let the ego dissolve into the know how real slow
Our love grew so hazy
Aura (?) almost clear to see
We wonder why, we wonder how
We wonder how we lost everything
Why whales (?) breathe in dust and clay
You’re the horizon now
You’re way beyond your own ego
Raising to the light
Real slow x2
Let the ego dissolve into the know how real slow
Get inside this ____ body for us to fly
Turn on your night vision

jueves, 8 de junio de 2017

Black Swan Lane "Low"


The Gun Club "Cry to me"


Yes Indeed
Base Our Sympathy
You Were Down
With a Southworn Heart
Deep In Your Tent
Never End
Let Me Be Your Friend
You Can Cry To Me

Yes I've Heard
Of Your Misfortune
Our Misfortunes
Are Nothing New
Yes It's True
I'm Watchin' You
This My Wish Is
To Be With You
You Can Cry To Me
Yeah

So You're Man
He Can't Agree Now
Well Your Man
Ain't Here At All
Love Is Strange
Ain't It Strange
Let's Just Re-arrange
And You Can Cry To Me
Yes You Can Cry To Me

Whoah I Was Thinkin' Of You
Whoah I Might've Called
You Were Sad
Makes Me Mad
Of All the Love You Had
Things You Cry To Me
You Can Cry to Me
All right

miércoles, 7 de junio de 2017

The Stranglers "Adiós (Tango)"


Hoodoo Gurus "Castles in the air"


lunes, 5 de junio de 2017

Amarga despedida


Crónicas de Vestuario -

Amarga despedida”


Aunque las matemáticas se empeñen en seguir otorgando alguna mínima posibilidad de meterse en el play-off de ascenso lo cierto es que el aroma que se desprende es el de las despedidas. Un sabor amargo de despedida a una temporada decepcionante con el rotundo fracaso del proyecto de Fernando Hierro, que quiso fundamentarse en unos números que le han dejado en evidencia. Porque de fútbol poco o nada hemos visto en el cuadro azul en esta campaña. El Real Oviedo ha sido un equipo de un concepto futbolístico miserable y, a la postre, endeble e inconsistente. Sin ideas para manejarse por una categoría donde los lobos acostumbran a afilar sus garras y donde no se concede mucho. 



Del partido ante el Sevilla Atlético poco se recordará más que el dato de la peor entrada del año en el Tartiere, síntoma de las nulas esperanzas que ofrece un equipo que ha sido incapaz de corresponder a la ilusión creada. Los murmullos durante el encuentro sólo se interrumpieron por los silbidos a Erice -a quien también se le cantó la tonada de “vete ya” y al que se dirigió, probablemente, la pancarta que rezaba “Un buen capitán nunca hunde su barco”- David Fernández, Saúl Berjón y, más levemente, a Susaeta. Sólo Esteban se llevó los aplausos del público cuando salió a calentar ante los problemas de Juan Carlos. No se produjo su salida, aunque toda la hinchada azul espera que en Elche pueda despedirse jugando el partido. Como también sería de desear que pudiesen debutar con el equipo algunos jugadores de la cantera, lo que le evitaría al entrenador malagueño pasar a la historia como un preparador que no subió a ningún muchacho del filial. Ese dato ya explica a las claras el rotundo fracaso de Fernando Hierro al frente de la nave azul. Detalles como la persistencia en David Rocha, jugador que es un verdadero desastre táctico, hablan del porqué de este naufragio total de este proyecto que le ha venido muy grande al entrenador azul.



A lo largo de toda esta temporada hemos ido señalando en esta columna todos y cada uno de los problemas que observábamos en el equipo: falta de profundidad, ausencia de control del juego, nula creatividad ofensiva, inexistencia del juego por banda, falta de vocación atacante, endeblez de la defensa, mala situación de los jugadores en el campo, poca solidaridad defensiva, mentalidad paupérrima, débiles en muchos conceptos como las jugadas a balón parado, carencia de velocidad... Todo ello, al final, ha condenado a un equipo que vivió demasiado tiempo de los zarpazos ocasionales, de un esporádico arranque de genio y que, lejos de su estadio, ofreció excesivas veces espectáculos deplorables propios de su falta de mentalidad y actitud y producto de un enfermizo conservadurismo en su principal responsable técnico que acabó convirtiendo al Real Oviedo en una caricatura de equipo, en un conjunto timorato e inseguro conforme iba avanzando el campeonato. Una vez que los números a los que se aferraba Hierro le abandonaron, los azules quedaron reducidos a la nada. Los murmullos, la floja entrada, los silbidos a algunos jugadores indican que se ha matado la ilusión y que, algunas heridas de hechos pasados, han vuelto a aflorar. Le queda ahora a Martín González -al que, esperemos y deseemos que se le deje trabajar- una enorme tarea para transformar a este Real Oviedo de cara a una temporada próxima donde va a hacer falta mucho trabajo para recuperar la esperanza y la ilusión.

MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: JOSÉ LUIS GONZÁLEZ FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio" el lunes 5 de junio de 2017


sábado, 3 de junio de 2017

Programme "Une vie"


El Pregón de las fiestas del Oviedo Antiguo


PREGÓN. -

Hola amigos y vecinos:

Es un gran honor para mí poder pregonar estas fiestas del Oviedo Antiguo.

He luchado por vivir aquí, en mi ciudad.

He pasado momentos muy duros, pero, al final, lo he conseguido.

Son muchos quienes han tenido que emigrar buscando una vida mejor lejos de aquí, como mi hermana (que está ahí abajo). Y todos sueñan con volver algún día. Porque vivir en Oviedo es algo inigualable.

Y entre los lugares mágicos de esta ciudad hay 2 que destacan por encima de todos: el Campo de San Francisco y el Oviedo Antiguo. Dentro de ellos, una atmósfera se apodera de ti, sea la hora que sea y con los más variopintos matices.

El Oviedo Antiguo Antiguo ha sido un escenario preeminente en mi vida: consumí sus noches y descubrí sus amaneceres, florecieron muchos amores, se forjaron grandes amistades, asistimos a grandes conciertos de grupos que hoy son leyenda, nos sorprendimos con muchas grandezas y nos hundimos viendo grandes miserias.

Todo en el Oviedo Antiguo rezuma vida real, esa vida que nos gusta vivir, la que nos separa de esos aburridos amargados que quieren convertir el mundo en un gran centro comercial y en una aburrida, muerta ciudad dormitorio.

Nos gusta la vida de la noche en el Oviedo Antiguo, aunque-como decía la vieja canción de Radio Futura- haya cosas en la noche que es mejor no ver. No ver cómo el botellón hunde a los hosteleros. No ver cómo la juventud, por ahorrarse unos miserables euros, prefiere perder el control en cualquier calle en vez de hablar en tertulia en cualquier bar al son de la música. Cómo prefieren no gastar dinero en cultura y dárselo a las plataformas de telefonía e internet, creyentes, probes, de que todo es gratis. Y ese gratis os conducirá a la ciudad fantasma, porque nadie querrá montar un bar si sólo lo queréis como meódromo. Y os quedaréis solos. Y, entonces, os quejaréis.

Porque sin música en vivo no hay vida. Sin comercio cercano, no hay vida. Porque sin el barrio, sólo hay una mentira virtual que no tiene nada que ver con levantarse por la mañana y cruzar un saludo con nuestro vecino más cercano.

Esos que desean volver a un siglo 18 de silencio con las comodidades del 21 deberían desaparecer, en beneficio y no molestar. Porque ni saben lo que es la vida ni desean saberlo ni jamás podrán saber lo que es, lo que supone vivir en sociedad.

Esos acostumbrados a imponer. Esos que con sus asociaciones opacas sólo aspiran a ser celebridades, a que les dediquen en la prensa local una página con foto para luego pavonearse por unas calles que no les merecen. Tenemos que recordarlos, aunque no nos guste hacerlo, porque representan lo peor del ser humano: la vanidad, la estupidez del burro que es burro no por su condición sino por su inquebrantable testarudez

Mi ciudad favorita -aparte de mi confeso amor por Oviedo- es Bilbao. Allí, en un inédito pacto todos los partidos se unieron para cambiar esa ciudad. La conocí a principios de los 90: llegabas a una calle que hacía las veces de estación de autobuses y, luego, si alguien te esperaba en el casco viejo -como era mi caso- atravesabas el barrio de putas como si tal cosa... Hoy lo han conseguido, con generosidad y compromiso. Aquí en Oviedo, viendo ciertas actitudes, va a resultar imposible.

Los conciertos, ¡ah, los conciertos! ¿qué decir de la vida del Antiguo sin sus pequeños-grandes conciertos? Sin el Chanel de Luis -ahora en la Gran Manzana- del Rubio-hoy en el Sol y Sombra- de Poti, sin el Monster, sin tantos y tantos lugares donde la música en directo ha sonado. Donde vimos a grupos como Death Cab For Cutie que hoy llenan estadios en un formato de 100 personas en La Calleja La Ciega. Donde se alcanzaron las casi 2000 actuaciones en La Antigua Estación y hoy siguen en La Salvaje, La Santa Sebe... La música en directo es vida para una ciudad, la convierte en algo distinto.

Creo en la libertad. Y también en el diálogo. En el respeto. En que las cosas, habladas y matizadas, pueden conducir a un buen lugar. La tolerancia. Todo se resume en una palabra para poder convivir: la tolerancia. Y el respeto. Y la educación. Creo que con esos pilares todo es posible. Avanzar. Crear y creer.

Pero si uno de los interlocutores está en unas manos obscenas, las de la gentrificación, las de intereses espúreos y oscuros, no iremos a ninguna parte. Gente formada en tiempos donde ni se debatía ni siquiera había democracia, pretenden imponernos un modelo fantasma sólo por extraños odios que quien sabe qué esconden.

Olvidémonos de esos. ¡Es tiempo de celebrar!

Como Tierno Galván dijo, con otro sinónimo: ¡Posiciónense!

¡Disfruten! ¡Con libertad y con respeto! ¡Celebremos!

¡Gracias!

MANOLO D. ABAD
Foto: PABLO LORENZANA 

viernes, 2 de junio de 2017

Pregonero


Vetusta Blues. -

Pregonero”


Son muchas las maneras de estar. Son muchas las formas de ser. Si de escribir hablamos, más aún. Aunque existan algunos que se creen iluminados por una varita mágica que les permite abrir zanjas donde marcar qué es y lo qué no es, en un juego trasnochado de pedantes creadores de moda que señalan con su retórica de buñuelo inflado con palabras grandilocuentes un irremediable vacío que queda muy bien como supuesto cultureta engañabobos y que, al final de tanta superchería, queda puesto en evidencia.

Sí, según el vaticinio de uno de estos popes pseudoculturales, de inflamada voz repleta de altisonancia hueca para engañar a incautos de toda condición, lo nuestro era algo con caducidad a tres meses. Una vez no cumplido el designio del ampuloso oráculo, voz ineludible de la cultura vacía, supuestamente maldita, repleta de nombres sin contenido ni contención, llegaba el momento de larvar una labor de zapa mucho más miserable, tratar de que el designio se cumpliese lanzando infundios, generando odios y provocando la expulsión. Ajenos a ello, muchos lectores de quien iba a ser efímero articulista le llamaron para un nuevo reto vital: ser pregonero de las fiestas del Oviedo Antiguo.

Y allí estaremos, viernes 2 de junio de 2017, dispuestos a afrontar una nueva experiencia que llena de orgullo. Porque ser elegido por una asociación como Oviedo Redondo para pregonar sus fiestas es algo muy grande, algo que deseo compartir con los vecinos de mi ciudad, a la que quiero y siento, por la que he luchado por quedarme, en ocasiones hasta extremos irracionales. Una asociación como Oviedo Redondo que lucha por crear un marco de convivencia entre todos, basándose en el diálogo, para mejorar uno de los lugares más entrañables de mi ciudad. Sin personalismos, sin oscuros intereses, sin obsesivas cruzadas contra elementos que dotan de una envidiable vitalidad al Oviedo Antiguo, como la música en vivo, su comercio cercano, como la hostelería tratada con mimo y dignidad, como sus rincones especiales que, en la tranquilidad de tardes rezongonas, pueden remontarnos tanto a la vieja ciudad clariniana como a ese Oviedo que rezuma literatura por sus cuatro costados, pero, en especial, por esos claroscuros de las callejuelas donde perderse que sólo se encuentran allí.

Muchos son los retos a arrostrar para la mejora del Oviedo Antiguo: acabar con los grafitis indiscriminados, con esa lacra terrible, arrasadora, del botellón, con la especulación inmobiliaria, con los “tapados” de la gentrificación -ansiosos por transformar en una muerta ciudad dormitorio un lugar tan lleno de vida sólo por llenarse el bolsillo de la manera más miserable-, con la pobreza que también afecta a muchos de sus vecinos... Pero uno sabe, casi podría afirmar con certeza, que por gentes como las de la asociación Oviedo Redondo no van a faltar soluciones ni diálogo para que muchos de estos problemas puedan mitigarse o resolverse. A pesar de los otros, de las otras, esas opacas organizaciones, más convertidas en plataformas de lanzamiento a la celebridad local de sus cabecillas que en plataformas para hacer la vida más llevadera a sus vecinos.

Un orgullo poder pregonar estas fiestas. Que disfruten todos ustedes. Con educación y respeto a los demás, que eso no debería estar nunca reñido ni con el disfrute ni con la celebración.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El comercio" el viernes 2 de junio de 2017

Desde hoy en Oviedo


Viernes, 2 de junio

CARPA EN EL CAMPILLÍN

21.00 h. – PREGÓN. A cargo del periodista Manolo  D. Abad
21,30 H. – ORQUESTA. GRUPO TAXI

CONCIERTOS

22,30 h. - DELAGUA
00.00 h. - JOHNNY PENICILINA Y LOS FRIXUELOS ELÉCTRICOS
01,30 ORQUESTA. GRUPO TAXI

Sábado, 3 de junio

CARPA EN EL CAMPILLÍN

12,00 h. - SESIÓN VERMUT.

Orquesta de la Escuela Municipal de Música.
Monos de Acero: Rock infantil para todos los públicos
Entrega de premios de la gyncana.

17,00 h. – JUEGOS INFANTILES

21,30 h. – ORQUESTA CARAMELO

CONCIERTOS
22,30 h. EL TRÍO CALAVERA
00,00 h. LA TARRANCHA
01 ,30 ORQUESTA CARAMELO

OVIEDO ANTIGUO
12,00 h. – GYNCANA

Domingo, 4 de junio


CALLES SALSIPUEDES, SAN ANTONIO Y CIMADEVILLA

11,00 – Manifiesto del Hambre

PLAZA LA CORRADA DEL OBISPO Y FEIJOO

14,30 h. – COMIDA EN EL CALLE

PLAZA DEL PARAGUAS
20,00 h. JAZZ EN VIVO

CARPA EN EL CAMPILLIN
21 ,30 h. – ORQUESTA MADASTUR

Lunes, 5 de junio

CARPA EN EL CAMPILLIN
21 ,30 h. – ORQUESTA K-LIBRE

Martes, 6 de junio

CARPA EN EL CAMPILLIN

12,00 h. – COME EL BOLLU CON NOSOTROS. TE INVITAMOS A SIDRA
CON MÚSICA ASTURIANA, TRADICIONAL Y DIVERTIDA.

ADEMÁS,
- Mercadillo artesano.
- Instalaciones infantiles
- DJ’s
- Micrófono abierto
- Juegos tradicionales

jueves, 1 de junio de 2017

De regreso


Vetusta Blues. -
De regreso”

Cuando uno vuelve a la ciudad tras varios días fuera, desconectando de la realidad cotidiana, le cuesta recuperar ese ritmo sosegado que es capaz de brindar a sus habitantes. Sobre todo, cuando uno regresa de una gran urbe como Madrid, que uno pretende beberse a tragos largos, patearla a fondo y vivirla con intensidad, agradece sumirse en la lluvia, en la niebla, en ese ritmo peculiar que Oviedo ofrece a sus habitantes y que tanto sorprende a los forasteros.

Días alejado de las batallas locales -cada vez más enconadas y a las que se ha unido con toda su brutalidad Gabino de Lorenzo- nos permiten obtener otras perspectivas. Contemplar cómo se dejaron pudrir equipamientos de diversa índole sin ofrecer nada a cambio. Uno no deja de pensar como ejemplo en aquel postizo para las fiestas de San Mateo, esa carpa multichachiguay que costó un riñón, cuando se encuentra en el magnífico Wizink Center de Madrid -antiguo Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid- disfrutando de un espléndido concierto de siete grupos, con una acústica perfecta -nada de exceso de volumen perrero- con una visibilidad perfecta desde cualquier ángulo y posición, no como en la carpita de marras donde, superadas las primeras filas, sólo se veían cabezas y cuellos en medio de una bola sónica difícil de soportar.

A uno le llegan los ecos del pase a semifinales del ascenso a ACB del Oviedo Baloncesto y se da cuenta de que costará tiempo encontrar un pabellón adecuado para las exigencias de esa máxima categoría. Que habrá que recurrir al decrépito Palacio de Deportes durante, al menos, una temporada. Todo, porque los proyectos brillaron por su ausencia en veinticuatro años de rodillo, o porque los que se planearon acabaron convirtiéndose en ruina como el spa de Ciudad Naranco, para desgracia de los ovetenses.

Vuelve uno a la ciudad, añorando los paseos por el Campo de San Francisco, recuperado el ánimo, olvidados muchos sinsabores al compás de los Stranglers o Echo & The Bunnymen, grupos a los que, ojalá, hubiera la posibilidad de disfrutar algún día por aquí, dispuesto a seguir en la dirección que uno cree que es la correcta. De esa distancia necesaria antes de retomar el pulso a una ciudad que sigue necesitando claridad ante los grandes, enormes retos que se presentan ante ella, muy por encima de esa política ratonera de broncas y de reproches, de cortinas de humo para tapar vergüenzas (más bien, desvergüenzas). De la necesidad de idear proyectos de alto nivel, de conversaciones y acuerdos con, por ejemplo, ese Ministerio de Defensa encabezado por María Dolores de Cospedal que parece empeñado en que se La Vega se pudra, o de ese gobierno regional que pretende lo mismo para la Plaza de Toros. Oviedo necesita acuerdos, proyectos, un nuevo rumbo, más allá de riñas o de la actitud de algunos de esconder todos los desmanes pasados que, poco a poco, van aflorando a ritmo creciente como una indeseada plaga.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el lunes 22 de mayo de 2017